Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

F.C.Barcelona vs. Manchester United:

F.C.Barcelona vs. Manchester United:

trainingLa temporada alcanza su fin y con él llega el momento en que se deciden los títulos. Con la Liga virtualmente en propiedad del Real Madrid y la Copa del Rey en manos del Valencia, al F.C.Barcelona sólo le queda agarrarse a la Champions, que no es poco, para lograr la primera satisfacción de las últimas dos temporadas. Con la presencia de innumerables rumores en los medios de comunicación sobre nuevos fichajes, traspasos sonados, novedades en el cuerpo técnico y un entorno algo convulso, no parece que sea el mejor momento para creer en que el equipo es capaz de conseguir, en Moscú, la tercera Champions League de su historia, más si tenemos en cuenta que para llegar a la gran final primero tendrá que superar al que posiblemente haya sido el equipo más en forma de las ultimas dos campañas, el Manchester United. Los de Ferguson, con la Premier en el bolsillo, tratarán de rememorar el doblete conseguido el año 1999 en que levantaron la Copa de Europa en una final inolvidable contra el Bayern de Munich, precisamente en el Camp Nou. Ya la temporada pasada el Manchester se quedó a las puertas de lograrlo, pero llegados a las semifinales frente al Milan de Kaka’, las bajas por lesión de hombres claves en el esquema inglés y la maravillosa exhibición del crack brasileño, les apartaron de disputar la final en Atenas. Visto esto, se podría creer que el Barça lo tiene todo perdido, e incluso parte de su afición no acaba de confiar en la clasificación de su equipo. En esta situación es donde el equipo debe hacerse fuerte. Pocos dan un duro por ellos, la limpia a final de temporada parece segura, y ante los jugadores aparece la eliminatoria contra el United como la gran oportunidad de reivindicarse como futbolistas y reclamar un sitio en el nuevo proyecto. En esta semifinal, los de Rijkaard tienen muy poco que perder y mucho que ganar, y esto, como ejemplificó la final de la Copa del Rey, puede dar un impulso definitivo al conjunto culé. Calidad para ello tienen, ya que hombres de la calidad de los Márquez, Milito, Touré, Iniesta, Bojan, Messi, Eto’o o Henry son capaces de decidir cualquier partido, y aseguran para el espectador un partido espectacular frente a Ferdinand, Scholes, Giggs, Carrick, Rooney o Cristiano Ronaldo y compañia.

Así pues, en frente, los azulgranas tendrán al que posiblemente haya sido el mejor equipo de la temporada. El United, ha logrado aglutinar la efectividad resultadista con altas dosis de espectacularidad en su juego. Su juego gira alrededor de la posesión del balón, del protagonismo en el juego y de la excelencia en unas transiciones que imprimen un ritmo infernal al partido. El camino para que el Barça salga airoso del enfrentamiento contra los de Ferguson, será pues, arrebatarle el balón al equipo del técnico escocés. En el planteamiento frente a los ingleses no puede haber duda, o les cedes por completo el control del balón, pones el autobús en defensa e implicas a todos tus futbolistas en defensa y buscas hacer daño saliendo a la contra, o impones tu ritmo de partido y decides llevar el peso del mismo arrebatándole el esférico a los diablos rojos. Si te quedas a medio camino de ambas opciones estás muerto. Para otro tipo de equipo la primera opción podrá ser válida, pero los jugadores del Barça no saben jugar a defender. Se observa en la facilidad con que se le remonta el resultado cuando con el marcador a favor deciden retrasar líneas y especular con el resultado. Por este motivo, no es recomendable que ante el United los hombres de Rijkaard traicionen su estilo porque, como vimos en la final de Copa entre el Valencia y el Getafe, en ocasiones, en el intento por sacar provecho de las debilidades del rival, causas más daño en tu equipo que en tu adversario. Así, Michael Laudrup conocedor de los muchos problemas que tiene el Valencia cuando tiene que llevar el peso del partido, apostó por entregarle el balón y esperar replegados, sin percatarse que si bien los ches pasan por muchos apuros con el balón, sus hombres, sin él, pierden por completo la referencia de su juego. Ante el United, pues, apostaríamos por un Barça protagonista y dueño del balón, para lo cual el equipo debe trabajar dos puntos fundamentales: como recuperar el balón y que hacer con él.

Planteamiento defensivo:

toureSin el balón, teniendo en cuanta que el United es un equipo que sufre mucho cuando el rival le presiona arriba, los de Rijkaard deben buscar una fuerte presión de la primera línea del ataque a la defensa inglesa y al portero, ya que Van der Sar es un hombre fundamental en el inicio de las jugas de ataque del equipo de Manchester. Así, presionando a los Brown, Ferdinand, Vidic y Evra, y aprovechándose de que el United no cuenta con un delantero referencia en el juego aéreo capaz de pelear con opciones de éxito un balón largo lanzado desde la defensa -la mayor parte de estos balones suelen buscar la cabeza tanto de Cristiano Ronaldo como de Rooney-, el equipo obligará a la defensa rival a buscar un balón largo para superar la presión de los delanteros, ante el cual, la talla de Touré tiene todas la papeletas para dominar. Este planteamiento, no obstante, provoca que de entrada no optemos por la presencia de Messi en el once, ya que tras salir de una lesión y expuesto a una alta intensidad en la presión, corremos el riesgo de que el crack argentino se quede sin fuerzas en el último tercio de partido. Así pues, apostaríamos por la alternativa de los tres nueves, con Henry en banda izquierda, Eto’o por el centro -será importantísimo su trabajo en la presión a los centrales y a Van der Sar- y Bojan por banda derecha, dejando a Messi en el banquillo para utilizarlo como plan B con el partido ya en marcha. En este tipo de partidos de eliminatoria ante equipos de tanto potencial, tan importante es el planteamiento con el que se empieza el partido como con el que se acaba, y poder tener en el banquillo a jugadores capaces de cambiar la cara al partido, hace aumentar las posibilidades de éxito del equipo. Hoy por hoy, en la plantilla azulgrana encontramos a tres jugadores que pueden cumplir con el rol de revulsivo: Iniesta, Bojan y Messi. Los tres se presumen como tres futbolistas muy importantes en el éxito de este final de temporada, pero en esta ocasión, y teniendo en cuenta la fuerte presión que demandamos a los delanteros en la fase inicial del partido y a la reciente lesión del crack argentino, apostaríamos por reservarlo para la segunda parte cuando, si el resultado es negativo y con el United cerrado atrás, su habilidad en el uno contra uno puede ser el arma principal para perforar la defensa rival, y si por el contrario el marcador es favorable a los culés, saliendo al contraataque, en situaciones prácticamente de igualdad numérica con los defensores, su desequilibrio puede resultar letal para la zaga inglesa.

Así, en la salida del balón desde la defensa por parte del United, visualizamos un F.C.Barcelona con las líneas adelantadas, con fuerte presión de Henry, Eto’o y Bojan, los interiores cerrando el pase fácil al centro del campo obligando a los zagueros a mandar un balón largo en el que debe imponerse Touré Yaya. Este escenario, no obstante, obliga a los interiores a un gran recorrido, siendo claves para mantener unidas las líneas del equipo, tanto al inicio de la jugada presionando al mediocampo rival como al final de la misma bajando hasta posiciones defensivas para recoger el rechace aéreo del mediocentro. Así pues, el desgaste al que se verán sometidos tanto Iniesta como Xavi se presume elevado, por lo que la entrada de Deco o Gudjohnsen -podría ser un buen partido para ver de inicio al islandés, ya que posee un mayor recorrido, presencia física y dominio de las transiciones que Xavi- en la segunda parte se presume obligada. Esta necesidad de cambio en la segunda parte de uno o los dos interiores, es un aspecto que los dos hombres que salgan en el once titular deben saber aprovechar. Con un arbitraje Champions en que es difícil ver una tarjeta en los primeros 45 minutos y ante la obligación de un cambio en la segunda parte, para frenar la transición defensa-ataque del United, tendrá una gran importancia que los interiores azulgranas recurran a la falta táctica y de este modo controlar los contraataques ingleses y evitar, a la vez, que avancen hasta posiciones de ataque donde además de aumentar el peligro para la portería de Valdés, disminuirá el peligo de que Touré, Milito o Márquez vean una amonestación que les haría perderse el partido del vuelta en Old Trafford.

ronaldoYa en defensa, los de Rijkaard deberán estar muy atentos al juego de bandas del United, donde Cristiano Ronaldo por la derecha y la sobrecarga con Rooney, Giggs y Evra por la izquierda suponen los principales peligros de los red devils. En el perfil zurdo de la defensa, para frenar al extremo portugués, será importante presentar siempre un dos contra uno con Abidal en la marca cercana con las coberturas del interior -probablemente Andés Iniesta- y el apoyo interior de Milito. En la vigilancia a Cristiano Ronaldo el Barça se verá favorecido por la probable apuesta de Ferguson por un 1-4-3-3 en que Tévez saldrá del equipo en favor de un centrocampista. Sin el argentino sobre el campo, Cristiano Ronaldo se encontrará constantemente solo en banda ya que el lateral Brown no destaca por su aportación ofensiva, a diferencia de cuando el Manchester actúa con Tévez junto a Rooney en la punta de ataque, posición desde la cual el argentino realiza constantes desmarques hacia banda para crear superioridades. Además, ante un rival que actúe con un único ariete, Touré Yaya estará menos atado a una posición cercana a los centrales, por lo que podrá mostrarse más efectivo en las ayudas a banda. Por la izquierda del ataque, el funcionamiento del United es parecido al del Valencia, pero en este caso el trabajo de Villa, Silva y Mata pasan a realizarlo Rooney, Giggs y Evra. Así, el galés fija al lateral, Rooney busca el desmarque hacia portería al espacio entre el central y el lateral y Evra dobla por fuera para evitar que el lateral se cierre.-Ver esquema- Para controlarlo, la baja de Puyol penaliza ya que la intensidad defensiva de Márquez no es la misma que la del capitán, por lo que las ayudas defensivas tanto del interior derecho para tapar los pasillos interiores como de Bojan para seguir al lateral francés serán fundamentales -para dosificarse y estar fresco en fase ofensiva, será iteresante que el canterano intercambiase la posición con Eto’o durante fases del partido-. Finalmente, por el centro del ataque, junto a los inteligentes desmarques de Rooney, el Manchester buscará la llegada entrando desde atrás de Anderson y Scholes, y el disparo lejano de Carrick. Vemos aquí otra vez como la falta de interiores con recorrido en el Barça puede ser una de las principales debilidades de los culés.

Por este motivo, en caso de que a lo largo del partido Ferguson decida modificar el 1-4-3-3 de inicio para dar entrada a otro punta y pasar a un planteamiento más parecido a un 1-4-2-4, sería interesante una variante en la media del Barça que ya hemos apuntado en el blog en otras ocasiones. Se trata de dibujar un centro del campo invertido, es decir, con dos mediocentros y un interior/mediapunta para, de este modo, poder mantener siempre a uno de los dos mediocentros creando superioridad en la parte central con los centrales, mientras el otro se encarga de controlar las llegadas de la segunda línea y de realizar las coberturas a banda. Con esta variación el Barça lograría minimizar el riesgo ante un ataque interior del United que, actuando con dos puntas, se basa en los desmarques de uno de los arietes a la espalda del central atraido por la caida del otro punta a zonas más retrasadas para recibir el balón-Ver esquema-. Con un doble mediocentro, en cambio, los dos centrales podrían guardar su posición ante esta situación y que sea uno de los dos medios el que acuda al encuentro del punta que se descuelga del ataque.-Ver esquema-

Planteamiento ofensivo:

Una vez analizada la manera y el lugar para robar el balón, es el momento de ver que hacer con él para explotar las debilidades del Manchetser United y llevar peligro a la portería de Van der Sar. Con una delantera formada por los tres nueves, será importante que estos ocupen una posición dinámica, en perpetuo movimiento y con constantes intercambios de posición para generar dudas a dos centrales altos y fuertes como Ferdinand y Vidic que sufren cuando no tienen la referencia de una marca clara y deben salir de su posición. A esta desubicación de los centrales sin la referencia del delantero rival, se une la falta de un mediocentro posicional en el centro del campo inglés que sea el controlador de la zona entre la línea defensiva y el mediocampo. En este punto, desde EUMD siempre hemos echado en falta en este United una mayor importancia de Owen Hargreaves, aunque Ferguson parece apostar por situar en esta posición a un Michael Carrick que si bien en los últimos tiempos ha mejorado en su colocación y lectura de una demarcación tan específica y es un hombre importante en el juego ofensivo sobretodo en el desplazamiento en largo, su genética atacante posibilita que esta zona sea uno de los puntos débiles del equipo. Así pues, será interesante que el jugador azulgrana que parta de inicio como ariete juegue con la duda de los centrales y el mediocentro, viniendo a recibir a situaciones más cercanas al mediocampo y habilitar así, a la espalda de los centrales, nuevas líneas de pase hacia Henry y Bojan, si tenemos en cuenta que tanto Brown como Evra son dos laterales a los que se les puede ganar la espalda con relativa facilidad. Los interiores, por su parte, los encargados de lanzar el último pase a la espalda del central, deberán prestar mucha atención al juego de posición para sacar a Anderson y Scholes fuera de la zona del mediocentro para que las caídas del delantero centro culé a la espalda de Carrick hagan salir a los centrales.-Ver esquema-

henryJunto a este recurso, la capacidad ofensiva del Barça debe pasar por el desequilibrio en el emparejamiento Henry-Brown. Tras una temporada muy floja, favorecido por tener enfrente a un rival inglés, el francés tiene la oportunidad de volver a ser el jugador determinante del Arsenal que esperaban ver los aficionados culés. El Manchester United se caracteriza en defensa por el enorme trabajo de todos sus futbolistas, no obstante, hay un futbolista que parece estar liberado del trabajo en la contención: Cristiano Ronaldo. Así, cuando el United no tiene el balón, el extremo portugués apenas apoya en defensa y su retorno defensivo, si existe, se produce prácticamente al trote. Por este motivo, mientras que en banda izquierda Giggs realiza constantemente el dos contra uno en defensa junto a Evra, por el costado derecho es habitual encontrar a Brown en situación de uno contra uno con su par, con la única ayuda, por el interior, de uno de los centrocampistas, generalmente Anderson. Para exagerar más si cabe este aclarado a Henry, será importante que cuando el ataque azulgrana se lleve a cabo por banda izquierda, Bojan centre su posición aprovechando las dificultades de Evra para cerrar, a la vez que Eto’o caiga también hacia el perfil diestro, buscando el dos contra uno a Vidic para evitar que Ferdinand realice la ayuda sobre Henry.-Ver esquema- Por otro lado, cuando el ataque culé se produzca por banda derecha, el punta galo deberá buscar ganar el segundo palo a su marcador, un aspecto en el que, como ya hemos comentado, el lateral inglés flojea y a la vez obligar a Ferdinand a ir a por él dejando un dos contra dos de Eto’o y Bojan con Vidic y Evra.-Ver esquema-

Ataque posicional al margen, en la transición defensa-ataque, el objetivo del F.C.Barcelona debe ser el de aprovechar el espacio que deja Evra a su espalda en sus continuas incursiones al ataque. Para lograrlo, con el equipo en fase defensiva y el ataque del United produciéndose por banda izquierda y Bojan siguiendo en la marca al lateral francés, buscaremos una situación de dos contra dos de Henry y Eto’o con Ferdinand y Vidic, dejando libre a Brown ya que en caso de sumarse al ataque, su aportación al juego ofensivo del United es mínima. Así, una vez recuperado el balón, buscaremos el desmarque del delantero camerunés a la espalda del lateral, a la izquierda de Vidic -su lado débil- con Henry acudiendo lijeramente hacia el perfil diestro para mantener a Ferdinand en el centro de la defensa y generar una situación de uno contra uno de Eto’o con Vidic en que la velocidad y potencia del camerunés puede poner en muchos apuros al central serbio. -Ver esquema- Otro escenario parecido es el generado por las subidas de Ferdinand al mediocampo para buscar la superioridad numérica respecto al rival. En este caso, el hombre que siga al central debe ser Eto’o, quedando Bojan y Henry arriba de manera que el canterano se sitúe cercano a Vidic para fijar su posición. De este modo, en caso de recuperación, la distancia entre el central serbio y Brown será enorme y un pase a la espalda de Ferdinand al espacio creado por su incursión en ataque, puede dejar a Henry prácticamente en un uno contra uno frente a Van der Sar. -Ver esquema-

Ya en la segunda parte, el arma debe ser la entrada de Messi por uno de los tres delanteros para actuar en cualquiera de las posiciones de ataque. Desde la derecha, puede aprovechar a la perfección la espalda de Evra a la contra, mientras que por la derecha, el escaso repliegue defensivo de Cristiano Ronaldo puede propiciar constantes situaciones de uno contra uno frente a Brown. Otra alternativa es la de situar a Messi como falso punta para aprovechar la espalda de Carrick, atraer a los centrales y propiciar la creación de nuevas líneas de pase para las entradas de los hombres de banda. Vemos, pues, como Messi puede ser una de las claves del partido saliendo desde el banquillo, confirmando así, que lo importante no son los once futbolistas con los que empiezas el partido, sino los once con los que terminas. Como ejemplo la Final de París, donde los cambios de Iniesta, Larsson y Belletti resultaron fundamentales para llevar el título para Barcelona.

Alineaciones:

alineaciones

Comments:3
  • Entusiasta 21 abril, 2008

    Este año ha sido clave la desaparición de Deco de las alineaciones.

    No sé si se le ha puesto una cruz desde la directiva, si Frank lo le soporta porque pone en evidencia su poca efectividad táctica o simplemente se borró en su día y ahora no se le va a permitir que entre de titular como si tal cosa.

    De lo que estoy convencido es de que, arriesgralo y perderlo en el Madrigal en liga fué el pricipio del fin. Desaparecido Dinho, se perdió el único que podía substituirlo… desde entonces son una banda, en especial en campo contrario.

    Veremos lo que pasa en champions… pero lo de Deco es inexpicable

    Reply
  • john 28 octubre, 2009

    me pueden decir cuando fue ese partido quiero ver el partido del manchester con la camisa roja vs barcelona con la camisa azul

    porque el nuevo partido de ellos el manchester usa una blanca y el barca poes la original

    diganme como ver ese partido sin nada de musica pliss

    Reply

Responder a john Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.