Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Un campeón en crecimiento

Un campeón en crecimiento

Piqué

Durante la pretemporada Pep Guardiola, cuestionado sobre la posibilidad de que tras ganar el Triplete la motivación del grupo se resintiera, defendió que si bien el equipo logró una temporada inmejorable, ni en uno sólo de los partidos el juego había sido perfecto. El mensaje del técnico era claro, el objetivo es seguir creciendo futbolísticamente, y en ese sentido se deben entender decisiones como el cambio de Ibrahimović por Eto’o. En esta línea, Johan Cruyff en su columna semanal en El Periódico abundaba en esta necesidad del equipo de Guardiola de no conformarse con el nivel que demuestran hoy en día y pretender alcanzar cotas más altas en lo que al juego se refiere.

Por regla general se acostumbra a señalar el éxito como un factor nocivo en la ambición de un deportista. No obstante, es un punto en el que desde EUMD diferimos. No creemos que tras la victoria el deportista se sacie y pierda el hambre, más bien al contrario, pues no hay mejor sensación para un deportista que sentir que ha alcanzado los objetivos por los que ha luchado, y en el caso de los futbolistas, debido a la dimensión mediática de sus victorias, es difícil creer que ningún jugador desee abandonar la nube a la que estas le encumbran. A nuestro modo de ver, es precisamente esta ansia por volver a saborear el éxito y la victoria, lo que en ocasiones puede contribuir a distorsionar los objetivos de un deportista y resultar contraproducente. Ya hemos comentado en alguna ocasión la necesidad de, a la hora de afrontar la competición, distinguir entre hacer y conseguir, o lo que es lo mismo, tener siempre presente que aunque el motivo de nuestro trabajo son los resultados, lo que nos llevará a ellos, y por lo tanto el objetivo en el día a día, es el juego. Así, entendemos que el deseo por alcanzar de nuevo el éxito, provoca que éste se contemple como el objetivo del trabajo, olvidando de este modo el vehículo que debe posibilitarlo, el juego.

Para evitar que esto suceda, una buena estrategia es plantear nuevos retos futbolísticos que obliguen al equipo a  concentrarse en el juego y a cómo adaptar al mismo las nuevas dificultades. En este sentido, una de las novedades más evidentes del Barça para esta temporada se encuentra a la hora de sacar el balón desde la defensa. Éste es uno de los pilares del juego azulgrana pues gracias a la capacidad de los centrales de subir el balón, el equipo puede situarse en una posición más adelantada. No obstante, ya a finales de la pasada campaña pudimos observar como los rivales planteaban una fuerte presión a la pareja de centrales del Barça que limitase su participación en el juego. Esto, unido a los problemas de Touré en esta fase del juego, podía dificultar la ejecución de la habitual propuesta futbolística del Barça, por lo que el cuerpo técnico ha optado por introducir variaciones en este aspecto del juego.

Ahora, cuando los centrales encuentran dificultades para iniciar el juego, el recurso utilizado consiste en retrasar la posición de Touré y adelantar a los laterales hasta la línea de medios, por lo que por momentos el equipo pasa a dibujar un 1-3-4-3. A raíz de esta alteración, son varias las modificaciones que desarrolla el equipo. Por un lado, la presencia del marfileño como un tercer central permite la superioridad numérica de los centrales respecto a los puntas del adversario encargados de frenarles, a la vez que posibilita mayores espacios para construir al posibilitar un posicionamiento más abierto a banda de los centrales y ofreciendo, por lo tanto, mayor amplitud. En segundo lugar, con el movimiento del mediocentro se logra que, donde antes había una debilidad pues la poca movilidad de Touré resultaba un impedimento para que Xavi recibiese en posición ventajosa un pase lanzado desde la defensa, ahora se extienda un enorme espacio para los interiores.

toure

Otro aspecto resultante de estas novedades a la hora de sacar el balón, es el aumento de los espacios en tres cuartos de campo. Potenciando esta zona, el Barça logra sacar el máximo provecho a sus tres hombres más determinantes a nivel ofensivo, Messi, Ibrahimović e Iniesta, ya que los tres tienen como destino de gran parte de sus movimientos la zona de la mediapunta. Para evitar la sobrepoblación en esta zona y por lo tanto, aprovechar al máximo las cualidades de los tres cracks, el equipo utiliza a los laterales para abrir el campo. El oponente, pues, se ve arrastrado hacia los costados -en este sentido, la presencia de un nueve poderosos en el juego aéreo como Ibrahimović implica que los rivales no puedan descuidar la defensa en banda- a la vez que la nueva facilidad para que los interiores reciban de la defensa, arrastra a los medios rivales, separándoles de su defensa y abriendo espacios para que la zona de la mediapunta sea la lanzadera perfecta para los cracks azulgranas.

Finalmente, cabe resaltar que por lo visto hasta la fecha, esta es una novedad que se aplica básicamente cuando el hombre que ocupa el mediocentro es Touré Yaya. Hasta esta temporada, el marfileño era un futbolista cuya implicación en el inicio de la jugada era poco relevante y que, incluso, provocaba algún inconveniente al equipo en esta fase del juego. No obstante, el cuerpo técnico supo adaptar sus características al bien del equipo, convirtiéndole en un futbolista importantísimo en la transición defensiva, donde por técnica y físico supone un recurso de mucho valor. Esta temporada, pues, con estas novedades a la hora de construir juego desde la defensa, además, se ha conseguido implicar a Touré en la construcción, no sólo limitando sus consecuencias negativas, sino sacando provecho a sus potencialidades. De este modo, se le ha ofrecido un escenario en el que ofrecer sus mejores virtudes, y en el que el equipo no demande de aquellos aspectos de su fútbol en los que podría presentar más limitaciones.

Comments:11
  • Jorge 26 septiembre, 2009

    La variante planteada por Pep tiene su interés, aunque no es nueva. Modificarla en función de los jugadores que ocupen la estructura defensiva tiene todo el sentido, sobre todo en los casos de Busquets/Touré y Maxwell/Abidal.

    Pep es plenamente consciente de las carencias de Touré en la gestación de la jugada, de ahí la insistencia por Chygrynskyi. Al mismo tiempo, sabe que Yaya es hipercompetitivo y que tiene unas condiciones espectaculares, además de que acepta la suplencia sin rechistar. Otro técnico lo hubiera defenestrado; Guardiola demuestra su pragmatismo, una vez más.

    La duda que me queda para que la idea sea plenamente viable es el rendimiento de Maxwell. Contra el Atlético estuvo a un nivel impropio de un jugador del Barcelona, con errores imperdonables forzados y no forzados. De momento no ha aportado nada, francamente. Soy consciente de su escasa adaptación al juego del equipo, normal a estas alturas, pero no me trasmite nada: dudo mucho que sea titular más allá de los partidos del Camp Nou, y no en todos( por ej: Madrid, Sevilla, o en las rondas de Champions). Hoy mismo, fuera de casa contra un equipo «normal», no jugará seguro.

    El fichaje del lateral izquierdo era mucho más estratégico de lo que cualquiera, a priori, pudiera pensar. Abidal rinde bien, pero tiene muy mala cabeza y, sobre todo, es plenamente incoherente con el resto de sus compañeros. Eso desequilibra el juego del equipo. Tener a 11 futbolistas que jueguen a los mismo es una ventaja enorme para un equipo ya consolidado.

    ¿Adónde voy? Pues a que, si el rendimiento de Maxwell no mejora exponencialmente, la variante morirá. No será competitiva frente a Madrid, Chelsea, Inter, o en partidos fuera de casa contra Sevilla, Valencia, Villareal,…No será útil en los momentos importantes de la temporada.

    Si Pep tenía en mente esta variante,¿ de verdad ha sido un acierto darle una lección a Lendoiro con un fichaje que huele a fracaso, auque eso sí, salió «barato»?

    La banda izquierda ha sido un quebradero de cabeza para Guardiola, y sólo el talentazo de Iniesta le lava la cara. Henry, además, ha empezado muy mal, y no tengo tan claro que mejore, porque necesita espacios en el centro para la diagonal, pero Ibra está más por la labor de creárselos a Messi fijando a los centrales(veáse el gol de Messi en Santander, por ejemplo).

    El próximo año, me temo, tocara refundar ese costado, a lo mejor con el propio Filipe Luis y un extremo con otras características.

    Reply
  • Jorge 26 septiembre, 2009

    Una cosita más: por si acaso se os ha escapado, hoy en AS recogen unas palabras de Lillo que explican perfectamente qué ocurre con Henry:

    Juan Manuel Lillo, colega y amigo de Pep Guardiola, comentó ayer a su manera, en Ona FM, algo que quizás esté afectando a Henry y, de rebote, al juego colectivo del Barça: «Traga sin masticar, mientras sus compañeros sí lo hacen. Es el que más chirría en el juego de posición, como chirriaba Etoo. Henry tarda más tiempo en tomar decisiones, hasta el punto de que cortocircuita y resta continuidad al ataque del equipo».

    http://www.as.com/futbol/articulo/futbol-henry-marca-mayo-658/dasftb/20090926dasdaiftb_30/Tes

    Reply
  • Jordi 26 septiembre, 2009

    @Jorge
    Me parece muy acertado todo lo que comentas en tu primer post. Lo único es que yo sí tengo esperanzas de que Maxwell acabe rindiendo bien, aunque deberá disfrutar de la suficiente confianza. En cualquier caso valdría la pena que Guardiola lo intentara.
    De momento intenta asociarse con Zlatan como lo hacía en el Inter, por el extremo, olvidando las principales tareas que tiene que cumplir con su nueva camiseta.

    Por cierto, me parece increíblemente rápida la adaptación de Zlatan al Barça. Muchiiiiísimo más rápida que la adaptación del Barça a Zlatan.

    Reply
  • Manuel 27 septiembre, 2009

    Bueno Moren, yo esta variante la veo sobre todo para jugar contra equipos que juegan con 2 delanteros, por ejemplo, la veo muy bien para jugar contra el Inter, o contra el R.Madrid. El problema es que para jugar así tienes que jugar con dos centrales distribuidores, no con Puyol y Piqué, sino con Marquez y Piqué.

    Cuando un rival te juega con un 4-4-2, tanto si el centro del campo es en rombo como si lo es en línea, entonces esta variante abre el campo y permite jugar a los interiores con espacios y a los delanteros entre líneas.

    Yo creo que esta variante la utilizará el Barça en partidos importantes de champions cuando el rival juegue con 2 delanteros, pero para ello tiene que jugar Piqué y Márquez de centrales.

    Esto me lleva a otro tipo de debate, relativo a los centrales que necesita el Barça, que yo creo aunque en fase defensiva uno de ellos adquiera el papel de marcador, en fase ofensiva tienen que ser dos «liberos», es decir, que centrales tipo Puyol, Martín Cáceres, Henrique, … que pueden ser muy buenos marcadores, sin embargo no los quiere Guardiola, sino que busca jugadores más posicionales. De hecho creo que Guardiola busca una defensa zonal con centrales «liberos».

    Me gustaría saber vuestra opinión al respecto.

    @Jorge
    Pues yo creo que Maxwell le quitará el sitio a Abidal, pero será más adelante, ya que le está costando adaptarse más que a Ibra, del que, al igual que Jordi, estoy también bastante imporesionado

    Eso sí, yo creo que al Barça le hace falta un Messi en banda izquierda (puede ser Robinho) porque Henry ya no está para ser titular, y yo creo que en esta misma temporada, Bojan puede estar ya por delante del francés. Sin ánimo de ser pesado, creo que Robinho es el hombre. ¿alguien sabe si ha jugado hoy con el City?

    Reply
  • Manuel 27 septiembre, 2009

    Moren, aunque esta variante de transición ofensiva solo la hemos visto con Touré, en realidad yo pienso que está pensada sobre todo para jugar con equipos que jueguen con 2 delanteros (4-4-2) con independencia de que juegue Touré o Busquets como mediocentro, aunque ciertamente le va mejor a Touré que a Busquets.

    Otra cosa, yo pienso que Touré acabará jugando de central en el Barça, o el día que Guariola consiga un mediocentro más táctico (tipo Mascherano) será traspasado. Obviamente es una opinión basada en una intuición.

    Reply
  • arbmas 27 septiembre, 2009

    Soy el unico que cree q Mascherano no encaja nada en el Barça?? Ni por capacidad de distribuir el balon. ni por fisico (juego aereo)…

    Tambien me gustaria saber su opinion sobre si la plantilla es corta?? y sobre los jugadores q estan sonando para el mercado invernal (Gargano, Ledesma…)??

    Reply
  • Manuel 27 septiembre, 2009

    @ arbmas

    A mi Mascherano tampoco me gusta para el Barça, mejor dicho, me gusta defensivamente, pero en transición ofensiva no.

    También opino que la plantilla es corta, pero no he oido hablar de Gargano y Ledesma, de hecho no los he oido nunca. No los conozco, te agradecería nos hablaras de ellos.

    Reply
  • chorche 28 septiembre, 2009

    A lo que comentáis, de salida de tres más los laterales avanzados, hay que añadir el cambio de perfil de 9 (Etoo-Ibra) que implementa y mucho la salida de balón del equipo ofreciendo la variante de superar líneas con pase directo para que Ibra guarde y de continuidad a la jugada.
    Pep a esta variante le da un doble uso (como elemento de mejora del juego del equipo añadiendo una variante más con la que preocupar a los rivales) y también (como input nuevo que altere el sistema y así buscar una continua activación del grupo y evitar su acomodación). Es decir, generar desequilibrios (cambio de perfil de 9, nuevas variantes tácticas…) que obliguen al reajuste continuo del grupo para mantenerlo vivo y enchufado en todo momento.
    Tema a parte, entro a dar mi opinión acerca del partido de mañana contra el Dinamo. De lo que he podido ver destacaría lo siguiente:
    -Equipo físico, de juego directo + 2ª jugada, su disposición espacial sobre el campo y su jugador 9 de referencia (Milevskiy) aún les refuerza más la idea.
    -Normalmente (1-4-2-3-1), de referencia para el juego directo el 9 + los 2 jugadores de banda (Sevchenko y Yermolenko o Gusev) y para la 2ª jugada llegadas tanto de (Ninkovic) el falso mediapunta, y uno de los dos ejes (Ayila Yussuf), siendo Vukojevic el eje que no descuelga nunca guardando posición siempre.
    -Si al final no puede jugar Sevchenko, opino que el mediapunta de banda derecha será Gusev (rápido y de desborde), y en izquierda, creo que optará por incluir a Gerson Magrao. Magrao suele jugar de lateral, pero debido a su deficiente fase defensiva (1×1 con Messi) , al tiempo que su anarca interpretación de fase ofensiva (conducciones hacia dentro…) el entrenador Gazzaev evitará colocarlo de lateral y lo avanzará, pues es un jugador no exento de detalles y el encargado de lanzar balón parado, al tiempo que ayudará más que Yermolenko para seguir a Alves.
    No espero ninguna clase de apuro del Barça para ganar el partido aquí en el Camp Nou, no así en el partido de vuelta, con las condiciones que se pueden dar (frio, estado del campo…). Por eso es obligatorio ganar mañana.
    Mañana: Valdés; Alves, Puyol, Piqué, Maxwell; Toure, Xavi, Keita; Messi, Ibra, Iniesta. ¿Iniesta x Henry, o, Pedro x Henry e Iniesta en mediocampo?

    Reply
  • Moren 28 septiembre, 2009

    El hecho de que el rival presente dos puntas, no creo que sea un algo que obligue a la utilización de esta variante. La posición de Touré como «tercer central» es una modificación que pretende que la salida desde atrás sea más efectiva, por lo que independientemente del rival se utilizará en aquellos partidos en que a los centrales azulgranas les sea más difícil construir. Es cierto que con dos puntas al rival le será más sencillo taponar el inicio de la jugada y por lo tanto será más fácil que veamos este mecanismo. No obstante, ante adversarios con dos puntas que dejen salir a los centrales, no creo que se utilice, del mismo modo que si un equipo logra dificultar la salida con un solo hombre en punta, si se aplicará.

    En este sentido, se trata principalmente de una herramienta para facilitar esta fase del juego, motivada por las lagunas de Touré a la hora de ofrecer espacios a los interiores, por lo que con Busquets, el movimiento pasa a tener menos sentido, ya que el canterano si posee la movilidad adecuada. Con Busquets como mediocentro, los problemas para construir desde la defensa no serían por falta de espacios para que los interiores reciban, el problema sería otro, y por lo tanto la solución también debería ser distinta.

    Reply
  • Manuel 29 septiembre, 2009

    @ chorche

    Bastante de acuerdo contigo respecto de la alineación de esta noche. Para mi Iniesta juega de extremo, al menos de inicio.

    Reply
  • Jorge 29 septiembre, 2009

    No creo que juegue Maxwell esta noche. Me sorprendería mucho con lo que hay en juego. Jugará, eso sí, contra el Almería.

    Y Andrés es difícil que pase de la suplencia a la titularidad de golpe. Hoy 25 o 30 minutos y el grueso del encuentro contra el Almería.

    P.D: la baja de Chygry es una putadita para Valencia, la próxima salida. El año pasado Emery hizo un gran planteamiento, y jugadores como Pablo o Mata, un grandísimo derroche físico. A lo mejor no entraba en los planes de Pep que fuera titular, pero era una solución fenomenal al pressing adelantado.

    Con su baja, y que Iniesta y Márquez no están para ese ritmo, además de la escasita escasita competitividad de Maxwell, Pep deberá plantear otro partido tosco. El año pasado se empató de milagro. Ojo a ese partido.

    Reply

Responder a Manuel Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.