Yo tengo a Leo Messi y tú no

Yo tengo a Leo Messi y tú no

El Barça del Tata Martino, que tiene sus cosas -y no son pocas-, no ha perdido ningún partido ante un grande. Tres empates contra el Atlético de Simeone y victorias tanto en casa como fuera ante Manchester City y Real Madrid. El equipo compite mejor que el año pasado. El técnico es realista con lo que tiene y con lo que puede pedirle. Lo que tiene es una plantilla descompensada, un equipo dramáticamente vulnerable atrás, algunas de las mejores individualidades del mundo y por encima de todo y de todos a Leo Messi. Lo decimos poco: Leo Messi. Algún día este nombre nos hará recordar que fuimos los aficionados más afortunados que ha tenido este deporte.

El argentino fue uno de los cuatro nombres sobre los que puso el foco el planteamiento de Martino (Messi, Piqué, Xabi Alonso y Cristiano Ronaldo). El técnico necesitaba que Messi compensara la falta de presencia arriba e intimidación que el Barça acepta cuando sale con los cuatro centrocampistas, y puso en juego dos soluciones. La más simple, las aproximaciones de Neymar al centro, cambiaban las vigilancias y permitía a La Pulga recibir con espacios, más o menos de cara y con salida hacia dentro. Habría que remontarse a la noche del 5-0 para encontrar un partido ante el Madrid con más recepciones de Leo mirando hacia la portería del Madrid.  La segunda solución consistió en sobrecargar el sector de Di María para aprovechar el irregular desempeño del Fideo en campo propio. Alves, Neymar, Xavi y Cesc juntándose alrededor del interior izquierdo blanco. El mecanismo tuvo dos consecuencias: que el Madrid tuvo que mandar ayudas hacia ese sector (Alonso y Ramos principalmente), y que con Marcelo abierto y Ramos saliendo, Pepe tuvo que fijar su posición atrás. Así encontró Messi espacio y libertad para recibir y girarse, y así nació, por ejemplo, el cero a uno de Iniesta.

Si arriba el hombre a potenciar era Messi, atrás el protagonista iba a ser Piqué. Uno de los problemas que atormentan al Barça cuando lo atacan con dos puntas, es que a Gerard le toca una de las dos marcas y no puede ejercer de factor corrector. Y la defensa del Barça necesita mucho que la corrijan. Como Martino quería a Piqué libre, cambió el perfil de sus dos centrales. Mascherano en la derecha y Piqué en la izquierda. El Jefecito en la ayuda a la marca de Ronaldo y en la zona por donde aparecería Benzema. Una sobreexigencia del argentino que compensaba porque siempre aguardaría Gerard para solventar la papeleta.

Las fases de dominio inicial del Barça se basaron en esa facilidad para encontrar a Messi, en el factor corrector de Piqué y en la marca de Cesc sobre Xabi Alonso. El papel del de Arenys fue doble. Cuando el Madrid salía, lo suyo era una persecución al mediocentro vasco, y una vez los blancos cruzaban la divisoria, de vuelta al lado de Busquets. Como contrapartida se corría el riesgo de conceder el espacio a la diagonal hacia dentro de Bale, pero Alba tuvo en Piqué a su mejor aliado.

Con el Barça encontrando a Messi, tapando a Alonso y corrigiendo con Piqué, Ancelotti cambió el discurso del partido moviendo dos piezas. Di Maria escoró su posición y Ronaldo se fue al centro. Cuatro contra cuatro en el que el argentino superó a Dani Alves, Benzema a Mascherano y Ronaldo mantuvo sujeto a un Piqué que ahora no podía acudir en la ayuda. Además, la victoria blanca en banda izquierda permitió a Di Maria profundizar, y una vía de acceso fácil al área. La zona donde más sufre Mascherano, y Benzema es un punta diseñado para que el ayer central derecho culé sufra el doble. Ancelotti y el Madrid de ahí sacaron dos goles y dieron la vuelta al partido. Con marcador a favor, el Madrid quiso controlar a Messi y bajó el ritmo y su altura en el campo. Pero como no consiguió atar a Leo, en la práctica sólo sucedió lo segundo. La Pulga encontró otra (y otra vez con participación de Neymar para que recibiera de cara) y dos a dos al descanso.

Sin embargo, la inercia en la reanudación seguía siendo blanca. En el mediocampo del Barça se seguían sucediendo las pérdidas que martilleaban a contras la débil transición culé, pero por suerte para Martino, el Madrid de Ancelotti no contragolpea igual que el de Mourinho. Aún así llegó el panalty y el tercer gol blanco. No obstante, los locales seguían sin atar bien atrás, y poco después Neymar encontró el espacio para el desmarque, Messi para el pase y llegó la pena máxima del empate a tres y la roja a Sergio Ramos. Con uno más, al Barça se le puso muy de cara el partido y ahí Martino estuvo lento en aprovecharlo. Además Ancelotti, con el cambio de Benzema, dejó sin salida al Madrid y lo condenó a una fase defensiva que afrontaría en inferioridad numérica. Era momento para cambiar el discurso y pasar a formar con dos extremos abiertos por fuera, que ensanchasen a la defensa merengue y abrieran espacio por dentro para que Xavi, Iniesta y Messi conectaran en superioridad. Tardó pero llegó: Pedro y Alexis dentro por Neymar y Cesc. El Barça combinó por dentro, progresó y encontró el cuarto.

Tres puntos que aprietan la liga, que nos dejan a un Madrid menos sólido de lo que se imaginaba y a un Barça tan vulnerable como esperábamos pero que sigue sin caer en los días señalados. Pero por encima de todo, nos dejan el retorno del dominio de Leo Messi a los clásicos. Leo ha dejado de ser mortal, vuelve a estar por encima del partido. El diez vuelve a ser más que los once.

Artículos relacionados: 

 

Comments:18
  • Alan 24 marzo, 2014

    Endiosar a Messi en los años 06-08 o incluso en el 2010, era los más natural pero ahora me parece que es algo injusto en mi opinión. A este jugador casi que se le debe exigir marcar goles de penalti, ser resolutivo en el área o aprovechar más o menos con éxito el aclarado que le ha regalado en este partido Martino. Hace años Messi se hacía los aclarados el solito, por lo tanto dependía mucho menos del colectivo. En la asistencia a Iniesta, destacaría el magnifico desmarque(como un peón sacrificado en una avanzadilla) de xavi haciendo de señuelo.

    Yo hoy destacaría por encima del colectivo a Iniesta, el Manchego ya lleva un par de partidos que a la excelencia técnica le a sumado una determinación voraz que resuelve los partidos. Después de tocarle una gran desgracia a vuelto muy motivado, a tripas corazón que remedio. Para mi en este partido hasido el más determinante, en especial por el primer gol y por provocar el penalti de la remontada.

    Otro tema que creo importante, es que Di maria ha dejado en evidencia a Alves hasta en siete u ocho ocasiones, y de ahi, han llegado los goles del Madrid. ¿Crees que la temporada que viene con otro hombre más físico en la medular, podría ayudar a Alves en esas jugadas con eficacia?
    ¿Crees aún que lo de fichar a un lateral derecho no es una prioridad(aunque menor)?

    Reply
  • zas 24 marzo, 2014

    @alan el primer gol es un casi imposible, se lo saca solito de la galera, es una doble pared en una baldosa, algo impensable. Luego tuvo muchas acciones acertadas, todo a pesar de lo horrible del partido del barsa, de no contar con extremos verdaderos que arrastraran marcas. Inventó un golazo, dió otro y ayudó a provocar la acción decisiva del partido, es que pedirle mas es un imposible, fue el partido perfecto de messi.

    Reply
  • Alan 24 marzo, 2014

    si no hubiera marcado esos penaltis, se hubiese quedado con: 1 gol 1 asistencia(lo mejor de esa jugada es el desmarque de xavi) y con tan solo 1 regate completado! cuando promedia 4 o 5 por partido… Messi hizo un buen partido, fue de los mejores ayer, pero fue un partido muy normal de Messi, incluso lo vi bastante lento y limitado físicamente.

    Reply
    • zas 25 marzo, 2014

      Pero eso es quedarse con simples datos, messi estuvo muy acertado en casi todas sus acciones, perdió pocos balones, provocó faltas, se movió con inteligencia, uso bien a neymar, fue decisivo en 3 goles (y no lo digo por los penaltis que marcó). No se puede tampoco esperar que haga un gol maradoniano en cada encuentro y menos frente al madrid. Messi no juega para completar regates, juega para ganar y ayer ganó un partido.

      Reply
  • Alan 24 marzo, 2014

    si hubiera chutado Iniesta esos dos penaltis y los hubiese marcado…

    Reply
  • Toulousen 24 marzo, 2014

    Tremendo el partido de Messi, coincido en que fue el jugador desequilbrante. El Madrid confiado por sus resultados, planteo el partido como si jugara contra el levante o el rayo y lo pago xq tenia a messi e iniesta delante. Despues de varios años se ponia de tu a tu y si mostro mas que nunca las carencias del barcelona, pero tambien las suyas. Pudo ganar cualquiera

    Muy interesante el partido de cara a lo que se comentaba estos dias del barcelona del futuro. La debilidad fue manifiesta en muchas zonas y algunos jugadores quedaron retratados. Lo del central es clamoroso, pero Alves sufrio mucho en la derecha que fue un agujero.

    Reply
    • Morén 24 marzo, 2014

      El Madrid jugó como si no jugara contra Messi, y eso es una imprudencia que muy pocas veces el argentino se deja sin cobrar.

      Reply
  • Morén 24 marzo, 2014

    Sobre el tema dibujo (los 4 centrocampistas) yo es que creo que ahora mismo Martino no puede sacar a ninguno. Quizá le gustaría, pero no puede renunciar a lo que da cada uno ni enocontrarlo en otro sitio. El sentido y momento de Xavi en campo contrario es vital llegados a este punto que el equipo no ha construido otra cosa, las mil soluciones que ofrece Iniesta también, y Cesc, que está siendo el menos brillante, lo cierto es que tiene un papel fundamental para que se aguante la estructura. De hecho ayer Martino necesitaba a dos Cescs. En los otros no encontrará su trabajo defensivo y lo necesita. Normalmente reforzando la zona de Busquets y ante el Madrid marcando a Xabi Alonso cuando el Madrid iniciaba, me parece una de las claves tácticas que explican la resistencia a caer de este equipo. Con un hombre más, eso sí, era el cambio, y en mi opinión el Tata ahí estuvo algo lento.

    Por otro lado, me sorprenden los palos a Dani Alves por que Di Maria lo superara. A ver, que no se me entienda mal, el argentino le pasó por encima…pero hace tres temporadas, cuando Alves era el mejor Alves, también. Me refiero con esto que quizá estamos pecando de oportunismo vinculando el partido de Alves a un declive que seguramente todos tenemos claros, y nos olvidamos que, sencillamente, Di Maria es un futbolista exterior tremendo.

    A mi ese duelo Di María-Alves (que tampoco hay que olvidar que no fue un emparejamiento natural pues el argentino partió como interior y no como extremo) me recordó mucho al Robben-Abidal del día del 2-6. No sé si lo recordáis, pero al inicio de partido el holandés se fue de Eric cómo y cuantas veces quiso. Y el pobre Abidal no tenía ninguna culpa. No se puede culpar a un defensor de que un extremo como Arjen te regatee. El Barça ese día lo solventó con el apoyo de un segundo jugador sobre la marca, por cierto.

    Reply
    • Toulousen 24 marzo, 2014

      Sin duda ya sabemos lo que es Alves y si no recibe ninguna ayuda ni de su extremo neymar, ni el interior der echo xavi… Pues pasa lo que pasa. Como ejemplo el 2 gol. Alves sale a Marcelo xq neymar no le sigue, di maria le dobla y xavi le sigue con la mirada, centro facil y gol. En cualquier caso di maria parecia haber tomado la pocima de asterix estaba en todo el campo. Pero tampoco vale que dimaria lo hiciera bien para excusarle, tambien lo hizo bien benzema y es muy bueno pero no por eso la actuacion de mashe fue menos desastrosa.

      Dicho esto muy bien Alves en ataque en la segunda parte. Como ya hiciera en manchester.

      Reply
    • MessieurDugarrry 24 marzo, 2014

      Y desde un punto de vista simplemente como aficionado, una pregunta… Falla Mascherano en los 2 primeros goles? es la falta de tablas en el puesto lo que le hace fallar?

      Y creo que nadie te lo ha dicho Morén, pero… Gran titular del Post, lo encuentro muy acertado

      Reply
      • Morén 24 marzo, 2014

        Gracias! A veces unos salen mejor que otros 🙂

        Sobre tu pregunta, sí, Mascherano falla en los dos goles. Dentro de las carencias que tiene por jugar de central sin serlo (lo cual es sólo un problema cuando tiene que ejercer como tal, que no es siempre), la cuestión de los centros laterales es especialmente dramática. Su colocación ahí es muy mala. Por twitter alguien me señalaba al respecto la cuestión de la altura, pero yo me decanto claramente por un tema de concepto, de interpretación. Ni Puyol, ni Cannavaro, ni Baresi (por citar 3 de los más grandes y más seguros atrás) alcanzaban el 1,80.

  • Alan 24 marzo, 2014

    No se puede culpar solo a Alves, pero alguna solución habrá que encontrar, porque no olvidemos que esto es un deporte y el físico es lo que prima. Ayer la banda derecha del barça pese a que estaba super poblada, se vió una incompetencia física alarmante, con Neymar y Messi mirandoselo, Xavi paseando y Alves siempre mal colocado y sin la velocidad de antaño como para compensarlo lo más mínimo…

    Reply
  • Abrahan 24 marzo, 2014

    Hola Moren, me gustaría hacerte una pregunta cuando veo al Barca me da la sensación de que Messi no corre para presionar y cuando tuve la oportunidad de verlo en el Camp Nou me pareció que camina mucho. Ayer no fue la excepción, no lo vi haciendo presión y eso hacía que Cesc subiera a ejercerla y después bajar a cubrir la zona Xavi, mucho trabajo para Cesc según mi parecer. Me podrías dar tu punto de vista al respecto.

    Reply
    • Morén 24 marzo, 2014

      Yo diferenciaría ambas cuestiones. El tema de Cesc lo interpreto más como la necesidad de poner una marca sobre Xabi Alonso para que el Madrid no saliera cómodo y no pudiera implantar su ritmo en el partido. Con Lewandoswki, Agüero, Benzama, Mandzukic o Van Persie donde Messi creo que la elección del Tata habría sido la misma. Hombre, si tienes a Eto’o o a Welbeck como Ferguson el año pasado pues sí, pero no es lo habitual ni tiene por qué ser un problema (de hecho mejor tener a Agüero que a Welbeck, ¿no?)

      Reply
  • José luis 24 marzo, 2014

    Coincido con el «yo tengo a Messi» y yo añadiria » y a Iniesta». Cuando Messi arranca genera tantas posibilidades que los contrarios no saben que hacer, y si anda es porque no puede estar pegando sprints cada dos minutos. Es mas cuando anda distrae, busca ubicacion. Creo sinceramente que no hemos visto a ningun futbolista como el, y cuando vaya perdiendo velocidad, descubriremos a un centrocampista sobresaliente.
    Ayer su presencia, una vez mas, hizo temblar a todo el estadio. Para mi el partido lo ganaron Iniesta y Messi, y casi lo pierden Alves y Mascherano.

    En cuanto al partido nos deja un panorama muy claro de lo que debe mejorar el equipo el proximo año.

    Reply
    • Morén 24 marzo, 2014

      Me alegro de que tanto tú como @Alan hayáis reivindicado el partido de Iniesta porque lo cierto es que en la crónica no le hacemos justicia a su actuación. Messi es la explicación de las fases de dominio del Barça en el partido, pero inmediatamente después viene Iniesta.

      Reply
  • Concuerdo con @Joséluis respecto de Leo en el futuro, si ahorita pone esos pases de muerte, más adelante será aún mejor.

    Yo creo que somos muy afortunados de poder presenciar estos encuentros, no solo por poder verlos en vivo, lo que me hace lamentar un poco que las aficiones de tiempos de antaño no pudieron disfrutar de sus ídolos, pero eso es arena de otro costal.

    Respecto al encuentro uno puede sacar muchas lecturas. Es innegable que el factor Messi decantó la balanza, que a estas alturas se critique que camine… es humano, aunque tenga actuaciones extraterrestres, si de máquinas se tratara ya fuera otro el argumento. Iniesta regresó muy motivado luego que le tocara la desgracia, el hecho de acarrear balones y colaborar en la construcción del juego de la manera en que lo hace agranda su leyenda, es un fantasista nato. Con Alves estoy indeciso, no sé si usarlo como en alguna ocasión jugó con Brasil, de extremo porque definitivamente es un atentado como defensa por lanzarse al ataque, de acuerdo con que Di María estuvo imperial. Masche no estuvo atinado ayer, era un agujero negro, Benzema le ganó todas, estoy seguro que me tildarán de ventajista pero yo me la jugaba ayer con Bartra, no le dan al chaval la valía que merece. Martino tardó un poco en reaccionar, Pedro y Alexis debieron entrar 25 segundos después de la expulsión de Ramos, Xavi siendo el metrónomo que suele ser mantuvo un bajo perfil y Ney jaló marcas pero estuvo demasiado estático, a excepción de la jugada del gol de Leo, donde si se mostró, estaba más para Pedro por su permanente compromiso defensivo.

    Magníficos artículos, me he deleitado leyéndolos, sigan así!

    Reply
    • Morén 25 marzo, 2014

      Muchas gracias, Mario.

      Yo en un primer momento también pensé como tú que Martino tardó demasiado en hacer los cambios (básicamente el segundo) y así lo he expuesto en el artículo, pero a medida que lo he ido pensando durante el día, ya no lo tengo tan claro. Está claro que con un hombre más el Barça lo que tenía que hacer era abrir el campo y aprovechar con Xavi, Iniesta y Messi que por dentro habría más espacios, pero también es verdad que había que medir los tiempos. Con un doble cambio tan rápido justo después de quedarse el rival con un hombre menos, existe el peligro de mandar al equipo un mensaje equivocado, un «ir con todo a por el gol» que en ocasiones provoca que el equipo empiece a forzar situaciones y a querer resolver el partido demasiado rápido. Y el domingo el Barça no necesitaba eso, porque el escenario se había puesto de cara para que las oportunidades llegaran «dentro de la normalidad».

      Reply

Responder a Alan Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: