Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El guardián de la bandera

Gerard Piqué será baja los próximos cuatro partidos del Barça.

El guardián de la bandera

Leo Messi es quien lanza el alley oop a Neymar y le limpia su orilla para que regatee, quien le regala espacios en el pico derecho del área rival a Luis Suárez viniéndose a mediocampo, quien da el relevo a Rakitic en el interior derecho y que así el croata vuele, quien construye para Iniesta la circulación en mediocampo y hace jugar al equipo en la mitad contraria, donde Sergio Busquets disfruta del contexto en el que es el mejor. También es quien con su atracción en la derecha y posterior cambio de orientación hacia la izquierda, convierte las apariciones de Jordi Alba entrando al espacio en parte imprescindible del sistema de juego culé, quien desde la combinación en corto ha redescubierto a un Dani Alves dominante, quien sostiene a un central como Mascherano que en realidad no lo es, porque limita su encargo a la anticipación y la carrera, y quien, gracias al ataque que desencadena y a la prudencia a la que obliga al oponente, hace que tanto a Claudio Bravo como a Ter Stegen les lleguen menos. ¿Y Piqué? Piqué es el otro Messi. Junto al argentino, la segunda pieza autónoma del sistema azulgrana. Se tiene a él mismo como origen y explicación, y sirve como colchón sobre el que descansa el juego de varios de sus compañeros.

El impacto del central en el Barça de los últimos tiempos creció exponencialmente cuando dejó de ser bombero y se convirtió en el guardián de la bandera. Al sistema defensivo del tricampeón se le multiplican los fuegos a poco que el rival puede cruzar la divisoria, y para Piqué, llegar a todos no solo es imposible sino también la manera más fácil de quemarse. Ante eso, la solución encontrada fue dejar que el fuego ardiera siempre que no alcanzara aquello que realmente era imperativo proteger: la bandera. El área, el gol, el carril central, y para allá que se fue Piqué. Aceptando que el rival conquistara posiciones por banda porque finalmente el esférico siempre tendría que regresar dentro y ahí lo esperaría él, desde la atalaya, para cortarlo por abajo o ganarlo de cabeza. A eso se debe que cuando más sufre el Barça para mandar en su área sea precisamente aquellas veces que el catalán se preocupa por lo que ocurre en la banda. Aquellas en que va a la espalda o al apoyo de Dani Alves, o en las que el punta rival lo convence para acompañarlo hacia la cal. Sucede pocas veces. Las últimas, ante el Sevilla en la Supercopa y el Bayern en el Allianz, cuando el margen a favor invitó a la distensión. Si la concentración es la adecuada, Piqué lo tiene claro: ante todo, la bandera.

El mismo objetivo tiene y se le da cuando la defensa debe afrontar otras situaciones del juego. En transición, por ejemplo, cuando el adversario corre al contraataque, la misión de Gerard es no eliminarse, permanecer entre su propio portero y el balón, alargando el tiempo de la contra. Gracias en gran parte a su habilidad para contemporizar este tipo de acciones, es que su equipo el curso pasado no recibió ni un solo gol en transición con un pase puesto a la espalda de los centrales. Capítulo aparte es el juego a balón parado defensivo, donde el Barça antes tenía un punto flaco y ahora una carta ganadora. El papel de Piqué en la estrategia guarda relación con lo expuesto hasta ahora, pues mientras el resto está pendiente de la marca asignada y Luis Suárez de asegurar el primer palo, Gerard es el hombre libre en el corazón del área para, sin tener que repartir atenciones, lanzarse a por cada balón colgado desde la esquina. El funcionamiento y posterior resultado se explica con texto e imágenes en este artículo del pasado mes de enero. Ahora, fuera de concurso durante las primeras cuatro jornadas ligueras, al Barça se le presenta el reto, nada fácil, de seguir teniendo a salvo su bandera sin quien fuera el mejor defensa de la temporada pasada.

Artículos relacionados: El Messi rojiblanco

Comments:5
  • Iniesta10 20 agosto, 2015

    Desde luego la sanción es un palo, y aún gracias porque podría haber sido peor.

    Personalmente me parece muy lamentable esta actitud de Gerard, autoexpulsándose sin ninguna necesidad y en una jugada que no entrañaba un gran peligro. No es la primera vez que pierde los nervios y se pasa de la raya y tendría que ser mas consciente de su responsabilidad con el equipo. Por cosas como esta es por la que probablemente no es capitan.

    Si ya la plantilla es corta, y algunos de sus compañeros en la zaga todavía no han demostrado estar en condiciones de obtener la titularidad, ahora si que el equipo va a necesitar que alguien dé un paso adelante, porque el Atletic de Bilbao y el Málaga son los equipos que primero iniciaron la pretemporada, por tanto los más rodados. No deberíamos empezar la liga perdiendo muchos puntos de inicio y dando alas a la especulación y las críticas, pero francamente, parece que este inicio de liga será muy duro para el Barça.

    En otro orden de cosas, a mi me gustaría que LE planteara una defensa de tres (no ahora, sino cuando se pueda alinear a Gerard), con Piqué en en centro, para que no tenga que salir a banda, y con un par de centrales.

    Por ejemplo, me encantaría que Mascherano jugara a la derecha de Gerard, creo que el jefecito disfrutaría mucho en ese rol, ejerciendo a medias entre central y lateral, sin necesidad de sufrir en los balones altos. Creo que sería una solución muy buena para el equipo y para él. Bartra también podría jugar ahí

    El el otro lado, un Vermaelen recuperado, o un Mathieu que puede sentirse cómodo jugando entre el lateral y el central.

    Al final el plan puede ser muy bueno, dejar que se asomen por las orillas pero guardando la bandera y regalándoles espacios a Messi y Neymar. De paso, Alves podría conservar su papel dominante en el centro del campo o la banda, según lo que convenga, teniendo las espaldas más cubiertas.

    Reply
    • Morén 20 agosto, 2015

      Es un precedente raro, pero algo como lo que -intuyo- planteas fue lo del Barça-PSG de la fase de grupos de la Champions. A mí personalmente no me gustó demasiado cómo salió, pero es verdad que quizá propiciara la mejor actuación de Bartra de la temporada.

      Reply
      • Iniesta10 20 agosto, 2015

        Yo creo que le daria al equipo una consistencia defensiva que le esta faltando, y creo que Bartra o Mascherano se sentirian mas comodos.

    • Jordi Castellà 20 agosto, 2015

      Interesante planteamiento. Sin duda habría que probarlo!

      Reply
  • Joan 21 agosto, 2015

    Es el momento de Vermaelen. Si está listo para jugar, no hay otro central de posición en la plantilla. Tanto Bartra, como Mascherano o Mathieu no son eso.

    Reply

Responder a Iniesta10 Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.