Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Sorpresas pero distintas

Sorpresas pero distintas

Después de una semana con partido de Champions y a la espera de medirse el próximo miércoles a un Celta que va lanzado, se esperaba que el Barça saltara al Camp Nou con bastantes novedades en su once. También que lo hiciera con un nuevo candidato a defender la posición de interior que la lesión de Rafinha ha dejado sin recambio, pues el choque ante el Levante y en calidad de local invitaba a ello. Solo una de las dos conjeturas se materializó, debido a que pese a agitar el fondo de armario de su plantilla, Luis Enrique no utilizó el duelo ante los de Lucas Alcaraz para testar alguna pieza susceptible de poder mantener el sistema habitual de juego de ahora hasta enero si Rakitic o Iniesta tuvieran que ausentarse voluntariamente o de manera forzosa. En su lugar, lo que sí hizo el técnico asturiano fue poner sobre el tapete lo que podría ser el relevo de su plan B, aquel que el año pasado daba entrada en los segundos tiempos a Pedro abierto en la derecha para centrar a Messi hacia la mediapunta por delante de dos únicos centrocampistas. En esta ocasión, fue Munir El Haddadi quien asumió el papel del canario, ocupando posición de banda ante los granotas y dejando la punta a la otra novedad en ataque: Sandro Ramírez.

El mapa de calor de Messi durante el primer tiempo.

El mapa de calor de Leo Messi ante el Levante, en el 1er tiempo. (vía squawka.com)

El replanteamiento ofensivo culé implicó una forma de atacar distinta a la propuesta habitualmente, pues esa nace en gran medida de una posición de partida de Leo Messi abierta a banda derecha que anoche no se pretendió. La nueva situación del argentino, que empezaba y terminaba por dentro con tanta o más implicación en mediocampo como acostumbra, cambió también el nombre de su principal socio en corto. No así su nacionalidad. Si cuando Messi circula por el carril del siete su compañía más íntima es la que le proporciona un Dani Alves muy vencido al interior, lejos de la banda, como ante el Levante, este papel lo pasa a ocupar su habitual compinche alejado. Leo, por salida natural y afinidad, tendió a encontrarse en el pico izquierdo del área con Neymar, normalmente receptor de su pase diagonal desde la orilla contraria y ayer su principal conexión en corto. Junto a la que formaban los dos cracks, la otra sociedad con potencial para generar desequilibrio en un Barça poco reconocible en campo rival, la formaban en el perfil derecho Alves y Munir, pese a que el hispano-marroquí no anduvo muy acertado en el gesto. De inicio abierto y final cerrado, ambos «extremos» concedieron el carril y la amplitud por el mismo a los laterales, que contra lo que es norma en el conjunto azulgrana tuvieron un comportamiento bastante simétrico siendo ambos exteriores, aunque a Adriano le costara un mundo aportar ventajas.

Analizado hasta aquí, el dibujo con el que se presentó el Barça a la cita puede parecer un 1-4-2-3-1 corriente, poco frecuente en el conjunto catalán pero de sobras trabajado por una larga lista de equipos. No obstante, el planteamiento azulgrana ante el Levante requiere matiz. Pese a lo que suele ser normal o incluso a lo que pudiera aventurarse vistos los nombres que componían el once, la sorpresa fue que el esquema no tuvo mediocentros. Ni uno ni dos, no tuvo. Rakitic más orientado a la derecha y Sergio Busquets a la izquierda, casi nunca fueron sostén sino que su comportamiento resultó mucho más asimilable al de un interior, con lógicas apariciones en la base de la jugada pero por lo general con mucho vuelo tanto a la hora de atacar como de defender. La estampa sobre el campo, en ambos momentos del juego, era como si a la disposición habitual le hubieran movido el pivote de la espalda al frente de los interiores, como quien hace avanzar dos casillas al peón al empezar una partida de ajedrez. Cierto que por la tendencia de Messi a acostarse sobre la zona del interior derecho las aproximaciones del 10 a veces mandaban un escalón por debajo a Rakitic, pero en el resto de momentos del juego era difícil ver actitud de cierre en un centrocampista del Barça.

Busquets y Rakitic formaron por delante de la defensa en un 4-2-3-1 aunque ninguno de los dos ejerció de mediocentro.

Click en la imagen para aumentar

Esto, que en ataque se tradujo en una posición más adelantada de lo esperado tanto de Rakitic como de Busquets, a los que se dio vuelo y como consecuencia su presencia a la hora de presionar fue mayor, en defensa planteaba un cabo suelto. Sin mediocentro culé por delante de la zaga, la invitación al Levante para que alguno de sus futbolistas se descolgara entre líneas aprovechando el vacío fue permanente, y nos quedará la duda de cómo lo habría solucionado el Barça si los visitantes se hubiesen enfocado en ello. Porque no fue el caso. Con línea de cinco atrás y un mediocampo compuesto por tres hombres próximo también a la defensa, Ghilas y Roger eran islas muy separadas del resto y ninguno de los dos optó por bajar unos metros y escalonar su posición para sacar partido del regalo a la espalda Ivan y Sergio. En paralelo y tan desconectados de sus compañeros, fueron una amenaza bien controlada por Bartra y Mascherano en un escenario idóneo para ambos centrales, ya que su disposición a la anticipación no encontró contraindicación ni por delante ni a su espalda, careciendo el ataque levantinista de ruptura hasta la entrada de Deyverson.

Artículos relacionados:

Comments:2
  • Joan 21 septiembre, 2015

    Comparto 100% tu análisis. Tanto el centro del campo del Barça, como el del Levante, dejando recibir a Messi en numerosas ocasiones, me dejó la sensación de que el partido no estaba trabajado, que no se lo estaban tomando en serio.

    Tenía razón Gordillo en que podía haber cambio de sistema, aunque espero no volver a verlo contra equipos más exigentes. Hubiera sido un festín.

    Reply
  • jfeis 21 septiembre, 2015

    Gran análisis.
    He visto una sólida actuación de Halilovic en el Gijón vs el real sociedad, desempñandose justamente como extremo derecho. Creo que hubiera rendido bien y sido útil al barca, jugando con este sistema de 4-2-3-1.

    Reply

Responder a jfeis Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.