Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

A la izquierda de Messi

A la izquierda de Messi

Mientras así lo siga disponiendo el calendario, las supercopas son títulos disputados con tensión de oficialidad pero fútbol de pretemporada. Así resultó anoche para Sevilla y Barça, que en el Sánchez-Pizjuán mostraron a partes iguales la intensidad de quien pelea por el segundo y primer título de la temporada respectivamente, y el juego de quien todavía tiene mucho por ensamblar. Especialmente el cuadro andaluz, que vive inmerso en una revolución de Sampaoli que lo afecta todo: plantilla, idea, mecanismos de juego… A falta de asentar no lo principios de su nueva apuesta pero sí la forma en que se manifestarán, y de estructurarse como equipo a partir de ellos, la principal y casi única arma con la que ahora mismo los hispalenses presentan batalla tiene que ver con la presión. Ella fue la que definió el primer tiempo de la Supercopa.

Pese a su voluntariosa propuesta con balón, el cuadro de Sampaoli no posee todavía los automatismos para lograr con él lo que pretende. Cuando lo movió, ante un Barça plantado defensivamente en un 1-4-4-2 claro que situaba a Rakitic en la derecha y a Arda Turan cerrando la izquierda, su posesión no desbordó por sí misma. Sin encontrar las rutas ni darle el tiempo necesario a sus ataques posicionales para que surgieran batallas más complejas, la deslavazada ofensiva andaluza chocó contra Piqué y Mascherano, metidos atrás y en versión salvadora, y con el abrumador posterior dominio culé en el balón parado. Cuando el esférico era azulgrana, en cambio, sí estaba el Sevilla relativamente cerca del peligro. En base a una presión intensísima y muy individual, los de Sampaoli le dificultaron el inicio al Barça y lograron recuperar arriba en alguna ocasión con los blaugranas a contrapié. Con mucha gente apostada en campo contrario, una defensa muy agresiva de cualquier apoyo de espaldas y con los laterales y Mercado claves a la hora de frenar las conexiones con los puntas, los agujeros que no supo abrir el Sevilla desde la combinación, los provocó presionando. 

El Barça, por su parte, estrenaba el curso con dos novedades y una noticia. Las primeras tenían que ver con las obligadas ausencias de Jordi Alba y Neymar, reemplazados en el once por Mathieu y Arda Turan. Más allá de otras consideraciones, las entradas de francés y turco implicaron un cambio de perfil en los hombres que acompañaron a Iniesta en la banda izquierda (más central el lateral, más centrocampista el extremo) que convirtieron al carril zurdo del ataque en menos profundo de lo habitual. Los giros de Messi para rescatar a su equipo de la presión sevillista eran la forma más sencilla que encontraba el Barça para transitar e infiltrarse en campo rival, amenazando incluso con superioridad de efectivos, pero la ausencia de receptores para el pase, en muchos casos, limitaban las opciones del argentino a la conducción. No había descarga.

El transcurso del encuentro, sin embargo, le fue aclarando el paisaje al argentino. Primeramente por las esperables consecuencias físicas en las piernas sevillistas del derroche en la presión, y después por la progresiva pero a la postre total remodelación de la banda izquierda del Barça. La temprana lesión de Mahieu introdujo a Digne en el lateral y con él una mayor dosis de profundidad al carril. Messi tuvo quien corriera para su diagonal, y Arda quien apareciera en la zona del extremo para que el turco pudiera trasladarse al carril central sumando a la media y dividiendo las atenciones de los centrales locales. La de Iniesta sacó del campo al director, asignándole todavía más peso en la gestión a Leo y, de paso, aligerando el peso de una banda izquierda que delegando en la derecha y convirtiéndose en lado débil, vio aumentar sus espacios. Messi tuvo el vaciado en la otra orilla, y Denis Suárez se aprovechó de ello. Finalmente, la entrada de Munir sirvió para redoblar esfuerzos en el desmarque contra un Sevilla ya partido, y para añadir agresividad en los movimientos y finalización en los metros finales. Con él, Messi tuvo a su izquierda, también, a quien poner delante del portero.

Artículos relacionados: 

 

 

– Foto: Aitor Alcalde/Getty Images

Comments:9
  • Anónimo 15 agosto, 2016

    Personalmente, me ha parecido muy interesante la propuesta del Barcelona. Por un lado, presenta el 1-4-4-2 en defensa. Y por el otro, muestra el camino para corregir un problema producido a lo largo de la temporada pasada: activar el carril derecho del ataque azulgrana.. Apunto el nombre de Arda Turan para estas lides 😉

    Reply
  • Iniesta10 15 agosto, 2016

    A mi Ara, en general, no me gusto, … aunque la asistencia fue mut Buena, però creo que le esta costando mucho acoplarse al equipo.

    Denis en canvio cada vez que le fan minutos justifica su fichaje.

    Creo que Dénia se convertirà pronto en la primera opcion para suplir tanto a iniesta como a neymar

    Tengo mucha fe en Sergi Robert para el lateral

    Me parece que Robert Fernàndez ha hecho un gran treball este verano.

    Moren, aunque es muy joven rodalia, no crees que Munir podria ocupar perfectamente la plaza de suplentes de Suarez?

    Reply
  • Iniesta10 15 agosto, 2016

    Perdon por los errores, estoy con el mobil i el corrector me ha jugado una mala passada, pero creo que se entiende todo

    Reply
  • Eric Medina Lapaix 15 agosto, 2016

    Me encantaron las ansias de Arda por aportar. Más aquellos movimientos frente al área para lograr combinarse. Ahí el ejemplo de la asistencia a Luis Suárez. Tal vez, para muchos, no tenga esos reflejos y combinaciones con ADN-Barça, pero sigue la línea de que sabe lo que es esto.

    A pesar de que estaban espesos, con todo y la intensidad que da Sampaoli a sus equipos, se fue intentando con todo y el 4-4-2; que en teoría no da tantas oportunidades para crear cuando se quedan Messi & Suárez arriba.

    Reply
  • Josep 15 agosto, 2016

    No soy un entendido, pero siempre me gusta cuando veo a SR de lat derecho, entonces no entiendo porque todos los analistas lo veis como el punto debil o que sea tan raro que el Barça no fiche a nadie ahí, si que AV me parece una debilidad defensiva, pero SR aun no lo he visto como debilidad, alguien podria decirme que le falta exactamente a Sergi Roberto para ser un gran lateral derecho? Pero lo que le falte es algo que puede aprender o es algo que dificilmente podra tener?

    Reply
  • Anónimo 15 agosto, 2016

    @ Josep

    Te responderán quienes sepan más. No obstante, sobre el papel ninguno de los dos ha jugado muchos partidos en la posición y en según qué escenarios estaría bien tener un especialista. Si bien en ciertos escenarios tienen mucho que decir.

    Reply
  • Morén 15 agosto, 2016

    @ INIESTA10

    «Moren, aunque es muy joven rodalia, no crees que Munir podría ocupar perfectamente la plaza de suplentes de Suárez?»

    Sí, ya lo creía la temporada pasada, de hecho^^. A mí siempre me pareció que Munir jugaba mejor de lo que se decía. Se movía muy bien e interpretaba el juego con inteligencia. Evidentemente tenía un problema con los errores técnicos muy molesto, pero su trayectoria por las categorías individuales mostraba que ese era un problema circunstancial, que el nivel técnico de Munir era alto (en realidad, sólo se tiene que ir a sus definiciones para verlo). Por eso cuando aquí analizamos la futura planificación deportiva del Barça de cara a esta temporada, al cuarto delantero se le asignó un perfil de banda o adaptable a ella más que la de 9 suplente, entendiendo que esa función la podía desempeñar el canterano. Y así lo sigo pensando, aunque parezca que la intención del club es otra.

    @Josep

    A mí de entrada no me parece extraño que el Barça no fiche ahí porque creo que es consecuente con las decisiones que ha tomado acerca de la posición de lateral derecho durante las últimas temporadas. A partir de ahí, el tema es que Sergi Roberto, hoy por hoy, no conoce la posición. Su aval en ella y lo que para mí ahora mismo le da ventaja sobre las demás opciones es el mismo aval que tendría en otras posiciones: que está jugando muy bien al fútbol. Pero no algo circunscrito a la demarcación en sí. Un poco como le pasaba a Mascherano hasta no hace mucho tiempo jugando de central. En este sentido, fuera de lo general del «jugar bien» hay aspectos más concretos tanto técnicos (defensivos) como tácticos específicos de la demarcación que de momento no domina. Ayer mismo, por ejemplo, que a mí me parece que hace muy buen partido, tiene varios errores de colocación normales por lo que comento pero que están ahí y que son de los que es mejor no tener. Dicho esto, es más fácil corregir esas cuestiones que le faltan que ganar las que ya tiene, pero deberá existir un trabajo en esa línea y ver cómo lo asimila el jugador, claro.

    Reply
  • Iniesta10 15 agosto, 2016

    Es que ahi queria llegar. Con la llegada de Denis, a mi el que me sobra es Arda, pero no Munir

    Me sobra Arda y me falta un suplente de Neymar, un delantero diestró que pueda jugar de extremo izquierdo a pie canbiado y que aporte profundidad. En mi opinion Arda ño aporta profundidad y ralentiza el juego del equipo

    Otra cosa Albert, no crees que seria mejor para el lateral derecho quedarse con Douglas y dar salida a Aleix Vidal?

    Lo digo porque a mi Douglas, contrariamente a la opinión general, no me parece una mala solución para ser el suplente en esa posicion

    Reply
  • Luis Glez. 17 agosto, 2016

    @Moren

    Opino exactamente lo mismo respecto a Sergi Roberto y su símil con Mascherano, aunque centrocampistas de formación e incluso de profesión (en cualquier otro club no habría dudas sobre esto), parece que en el lugar del canterano en esta plantilla cada día se decanta más y sin serlo de formación sí que puede cumplir muy bien con el papel que se le asigna, al menos en la mayoría de encuentros, en el momento en que se tenga que enfrentar ante un Nolito, Douglas Costa, etc., ya es otro cantar, claro.

    Respecto a lo de Arda Turan, a mi parecer se le pudo ver más tranquilo y fino en conduciones o aguantes de balón en espacios reducidos como hacía tiempo que no se le veía; y eso puede ser una seña de que su trayectoria en el Barça puede estar cambiando.

    Reply

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.