Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Silva, De Bruyne, Gündogan y Fernandinho

Manchester City players crowd Manchester City's Argentinian striker Sergio Aguero (2R) to celebrate his second goal during the English Premier League football match between Swansea City and Manchester City at The Liberty Stadium in Swansea, south Wales on September 24, 2016. / AFP / Adrian DENNIS / RESTRICTED TO EDITORIAL USE. No use with unauthorized audio, video, data, fixture lists, club/league logos or 'live' services. Online in-match use limited to 75 images, no video emulation. No use in betting, games or single club/league/player publications. / (Photo credit should read ADRIAN DENNIS/AFP/Getty Images)

Silva, De Bruyne, Gündogan y Fernandinho

La esperada disponibilidad de Ilkay Gündogan plantea una pregunta nueva para el Manchester City de Guardiola. Los skyblue, desde el inicio de temporada, apostaron por un mediocampo de tres hombres integrado por David Silva y Kevin de Bruyne en los interiores y por Fernandinho en el mediocentro de manera más habitual. Con los dos europeos tendentes a la mediapunta y el juego de los laterales para, en algunos casos, ocupar su escalón inmediatamente inferior, su encaje ha ido avanzando hasta dar con una fórmula de más o menos garantías capaz de sacar de ellos dos muy buenas versiones. Especialmente en la derecha con De Bruyne, un futbolista posicionalmente más ámplio al que dar espacios por los que moverse, la presencia de un lateral con tendencia central le abrió la banda en un movimiento en teoría muy afín a una posible alternativa en la punta derecha como la del prometedor Leroy Sané. Pero el Manchester City necesita a Gündogan, Pep lo sabía desde el principio, como elemento que desde una de las dos plazas de interior junte a partir del pase a sus compañeros con tal de mandar en el ataque y aumentar el control sobre una transición defensiva por momentos demasiada expuesta al ritmo de la Premier League. ¿Dónde queda, con él en el equipo, el tándem conformado por Silva y De Bruyne?

Hace algo más de dos semanas, en el estadio del Swansea, Pep probó con la coincidencia de los tres en el once titular acompañando al pivote Fernandinho. Cuatro teóricos centrocampistas que con el belga ocupando la banda derecha del ataque mantuvieron el esquema táctico habitual en el conjunto citizen desde que lo entrena Guardiola. Ilkay, ubicado en el interior derecho, jugó bastante más retrasado de lo que vienen haciéndolo los interiores del City. Por momentos pareció formar a la diestra de Fernandinho una suerte de doble pivote con el brasileño, producto de sus aproximaciones para recibir el pase de los centrales y a la necesidad de abrirle la puerta a De Bruyne. Éste, al que como interior se le procuraba un mayor campo de acción despejándole la mediapunta y el costado, iniciando desde el exterior y con Gündogan abajo, pudo seguir encontrando en tres cuartos su lugar de destino predilecto. Entre el desmarque descendente del interior y el movimiento interior del extremo derecho, el mediocampo skyblue pareció formar un cuadrado con ellos dos en los vértices derechos y con Fernandinho y Silva en los izquierdos. A un lado y al otro del cuadrado, compensando por fuera el cuerpo interior que tomaba el dibujo, Sterling cambiado de banda para actuar donde normalmente actúa Nolito, y Bacary Sagna recorriendo el carril derecho en paralelo a la línea de banda.

cityCompletaron el dibujo el punta y tres hombres de cierre entre los que John Stones, como viene haciendo últimamente, ejerció de central izquierdo en línea de cuatro y de líbero cuando ésta se transformaba en línea de tres. Como la sujeción en la orilla por parte de Sterling y Sagna llevaba a Kolarov a guardar su zona y al central derecho a decantarse hacia la banda, Stones, partiendo desde el perfil izquierdo del centro de la zaga, asentada la base de tres hombres quedaba dispuesto en el centro de todo, con capacidad de orientar su salida hacia cualquiera de los dos lados y de activar con ello los dos perfiles del ataque indistintamente. Resultó una prueba exitosa ante el Swansea pero interrumpida por la lesión de De Bruyne en el segundo tiempo. No volverá a los terrenos de juego hasta dentro de unas tres semanas, el tiempo que tardaremos en descubrir si el ensayo de Guardiola fue meramente circunstancial o la respuesta a las preguntas que trae consigo la recuperación de Gündogan a propósito de la configuración del mediocampo citizen.

Artículos relacionados: 

 

– Foto: Adrian Dennis/AFP/Getty Images

 

Comments:3
  • Óscar Ato 5 octubre, 2016

    A mí me pareció más bien fallida, porque De Bruyne anduvo discreto y el City también. De hecho, creo que los últimos minutos de la primera mitad cambia a los «extremos de lado». En la segunda parte, mueve a Silva a la izquierda, con Raheem en derecha, para darle el centro a Kevin, donde rindió más hasta la lesión.

    Eso no quiere decir que acabe saliendo bien si insiste. ¡Y, por supuesto, lo has explicado muy bien! 🙂

    ¡Saludos!

    Reply
  • Luis Glez. 5 octubre, 2016

    Ahora que Kevin no va a estar, Guardiola tendrá un «problema» menos, a la hora de elegir me refierto, ¡bendito problema! El caso es que soy un enamorado del belga, y desplazarle a una banda, pese a tener tendencia hacia dentro, me hace pensar que es menos transcendente, bien es cierto que en escenarios en los que el City tenga sobradamente el balón (ante equipos más débiles), seguirá teniendo mucho tiempo para percutir por dentro. En cambio, contra equipos más fuertes y dado que Guardiola ha venido dando un papel de «chinchetas» a sus extremos en este inicio de temporada me preocupa que quede «relegado» a ese papel.

    Ahora bien, el caso es complejo, dado que con Fernandinho atrás de pivote, y Silva y Gündogan necesariamente por dentro, no queda espacio para De Bruyne por dentro. Con todo esto no quiero decir que De Bruyne no pueda brillar de extremo, en mi opinión mejor por izquierda para facilitar su gran disparo, sin embargo, pienso que la evolución de este jugador se me parece a la de Griezmann, jugador externo que desplazado a la punta, y sobre todo a la segunda punta (me refiero a su etapa en Wolfsburgo, aunque también ha jugado algún partido de mediapunta en el City el pasado año) consiguió una mayor transcendencia y crecimiento. Este año, un paso más, de interior, para mí sorpresa no ha bajado esa transcendencia, aunque, reconozco, que evidentemente no se trata de un interior de formación y profesión, de ahí que carezca de conceptos más propios de esta posición.

    Total, que no sé nada, ¿qué inventará Guardiola? :’)

    Reply
  • Riera 5 octubre, 2016

    Personalmente, me están gustando mucho tanto las alturas como las funciones de los interiores de Guardiola en los últimos años. Concretamente cuando reciben de los centrales o el medio centro a pie natural, o cuando compensan la diagonal del extremo haciendo el dentro fuera (Müller, Douglas Costa).

    Creo que puede repetir una misma obra con De Bruyne y Silva (en menor medida) que, por cierto, se pudo ver en el Borussia-Madrid de la semana pasada, entre Guerreiro y Götze.

    Reply

Responder a Riera Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.