Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Sergio Busquets para respirar

BARCELONA, SPAIN - JANUARY 11: Sergio Busquets of FC Barcelona looks on prior to the kick-off of the Copa del Rey round of 16 second leg match between FC Barcelona and Athletic Club at Camp Nou on January 11, 2017 in Barcelona, Spain. (Photo by David Ramos/Getty Images)

Sergio Busquets para respirar

En un mes, el Fútbol Club Barcelona ha disputado ocho partidos, de los cuales ha ganado seis y ha empatado dos: hace quince días en el Benito Villamarín y recientemente ante el Atlético de Madrid, en un encuentro que le valió el pase a la Final de Copa. A pesar de este notabilísimo saldo, sin embargo, el juego desplegado durante las últimas semanas venía dejando un halo de negatividad muy relacionado, tanto futbolística como anímicamente, con los problemas del equipo para responder con autoridad a las presiones adelantadas que le están planteando sus rivales. Lo enfrentaban a una de sus limitaciones más claras y molestas. Este fin de semana, no obstante, ante un adversario de repliegue, los de Luis Enrique se tomaron un respiro y firmaron, a lo largo de buena parte del partido, una de sus actuaciones más sonrientes del nuevo año.

Resumen de los pases de Aleix Vidal y Lucas Digne contra el Alavés.

-Los pases de Aleix Vidal y Digne contra el Alavés. –

Del lado culé, dos fueron  las claves de sus mejoradas sensaciones. En primer lugar, liberado de una defensa feroz sobre sus primeros pases, con Sergio Busquets como recuperado paso intermedio y con la proyección exterior de ambos laterales, su juego ganó altura sin excesiva dificultad. Por fuera, aprovechándose de la prioridad defensiva que confieren los de Pellegrino a su carril central, el Barça podía progresar hasta bien entrada la mitad alavesa, acceso que por momentos enfatizó situando a Busi entre centrales para que también Umtiti y Mathieu pudieran adentrarse más allá de la divisoria y propulsar con esto a Digne y Aleix Vidal hasta zona de extremo. Conquistada la altura del juego, una que situase al equipo en las inmediaciones del área, la segunda clave del ataque barcelonista resultó la forma de interpretar la amplitud lograda. No fue un destino alcanzado desde el que poder surtir directamente el área, sino un estadio anterior gracias al cual atraer vigilancias, abrir espacios por dentro y devolver el balón al carril central con el equipo jugando arriba. Ir primero de dentro a fuera y después de fuera a dentro como antesala de la ocasión de peligro. «Si tienes que superar un repliegue intensivo, no hay espacios. Te los tienes que generar«.

Así pues, pese a la frecuencia con la que los laterales azulgranas alcanzaban las esquinas del campo, solamente sirvieron dos centros al área desde el carril durante los noventa minutos. En su lugar, y una vez girado el sistema defensivo del Alavés hacia su posición, retornaban el balón hacia el centro, donde como figuras más relevantes esperaban Neymar, Messi y Sergio Busquets. El primero, emancipado de la banda, exhibió una participación de récord a lo largo de una enorme extensión de campo, mientras los otros dos construyeron una sociedad en vertical que permitió surtir al 10 con cierta continuidad en zona de desequilibrio, cerca de la frontal. Sumados a partir de las superioridades ambos interiores, con un Luis Suárez de nuevo multiplicado para servir ventajas por delante del balón, y Aleix Vidal dando cuerpo y productividad a su perfil en funciones de extremo derecho, el ataque posicional del Barça, otras veces encasquillado, lució en Mendizorroza clarividente y fluido.

Neymar agrandó su zona de influencia desde la izquierda, y Messi jugó más cerca de la frontal.

-Neymar agrandó su zona de influencia desde la izquierda, y Messi jugó más cerca de la frontal. –

El tercer punto decisivo para la autoridad que ostentaron los culés en su juego, tuvo que ver con las escasas posibilidades que halló el Alavés para salir al contraataque. Pudiendo el Barça jugar en campo rival y mantener a sus piezas juntas en zonas adelantadas, la activación de su presión alta fue prácticamente automática, partiendo de un escenario favorable para lanzarla construido previamente con el balón. En estas, de todos modos, no faltó a su cita Marcos Llorente como escapista, siendo capaz de filtrar esos pases a zonas liberadas que habitualmente su equipo traduce en paréntesis que impiden al adversario un ritmo constante de ataque. En esta ocasión, sin embargo, al joven mediocentro blanquiazul no le acompañaron las soluciones que presentaba su equipo por delante.

La fuga tenía cómo empezar, pero rápidamente era sofocada. Sin la profunda velocidad de Edgar o Camarasa, sin el desgaste en el juego directo de Deyverson, e incluso sin las pausas a pies de Ibai Gómez, a los de Pellegrino no le quedaban más salidas que Theo Hernández llegando desde muy atrás para llevar las opciones locales a la siempre comprometida zona de Aleix Vidal. Tan desordenado fue el desempeño del de Puigpelat atrás como valiosas sus intervenciones arriba, tanto cuando se trató de derribar el repliegue bajo del Alavés como cuando, ya con resultado a favor, los riesgos asumidos por los locales en forma de expuesta transición, desembocaron en festín culé al contraataque. Un final con goleada que tuvo como decisivo principio, de nuevo, a un Ter Stegen determinante en la atajada.

Artículos relacionados: 

 

Foto: David Ramos/Getty Images

 

Comments:2
  • Detaquito 13 febrero, 2017

    Albert, clara diáfana la crónica un placer leerla muy buen ejercicio de periodismo deportivo en una web de inf.del equipo barcelonés pero siemre con rigor de análisis

    Reply
  • Iniesta10 14 febrero, 2017

    En partidos grandes me da que este año tendremos mucha presión arriba. El Atletico nos hizo mucho daño jugando así, lo ha mostrado a todos.

    Reply

Responder a Detaquito Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.