Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Neymar pesó más que Unai López

BARCELONA, SPAIN - FEBRUARY 19: Neymar Santos Jr of FC Barcelona dribbles past Erik Moran of CD Leganes during the La Liga match between FC Barcelona and CD Leganes at Camp Nou stadium on February 19, 2017 in Barcelona, Spain. (Photo by Alex Caparros/Getty Images)

Neymar pesó más que Unai López

Para los grandes equipos del continente, el momento de caer eliminados de la Copa de Europa es un trauma sin equivalente en la temporada, y el Barça, herido de muerte en París, aún con la vuelta por disputar, espera al filo del precipicio, encarado hacia el abismo, con una gesta histórica como única tabla de salvación. Su caso particular, además, es que igual que tantas veces ha subvertido el orden lógico de los hechos para encontrar en el resultado el impulso de su fútbol, también a nivel mental, el ánimo parece ser quien tendrá que encontrar el juego más que ser éste el punto de arranque y la ayuda para ganar de nuevo la confianza perdida. Y como en los últimos meses, con demasiada frecuencia, el cuadro culé viene enfrentándose a la dolorosa realidad de ser superado en el terreno de juego aún lográndose imponer en el marcador, de ver disfrutar a los jugadores rivales de una ayuda que ellos no tienen, prender la chispa de entusiasmo que encienda la inspiración con la que volver a vestir su estructura de aire, resulta una operación agotadora.

Ni en un inicio a la carta, con gol, balón y comodidad para tenerlo en campo contrario, hallaron los de Luis Enrique la oportunidad de teñir de positivismo su duelo ante el Leganés. El escenario inicial lo dispuso el conjunto visitante, que de la misma forma que cuando al rival del Barça presiona o pretende mayor iniciativa con el balón, en su caso desde el repliegue, marcó los límites escénicos por los que se desarrollaría el enfrentamiento. De cara a su visita al Camp Nou, Asier Garitano optó por organizar a su equipo atrás, un respiro para la comprometida salida de balón azulgrana que inicialmente los locales agradecieron. El Barça cruzaba la divisoria sin excesiva complicación, su juego alcanzaba altura, tiempo para agrupar alrededor del cuero a varias piezas y, con ello, un contexto de ventaja a partir del cual presionar arriba una posible pérdida de balón posterior. Con ambos laterales arriba y Umtiti y Mathieu como correctores en el cierre, los primeros lances del juego dibujaron a un Leganés con dificultades para activar un contraataque que, defendiendo tan atrás como lo hacía, pudieran acercarle a Ter Stegen.

Así pues, aunque el mediocampo barcelonista en líneas generales constó poco, la MSN intervenía en escena con relativa continuidad, más abierto Messi a la derecha que en las últimas fechas, mezclando Luis Suárez sus habituales desmarques con apoyos entre líneas que aprovecharon la ausencia de Rubén Pérez en el bando blanquiazul, y con un Neymar de nuevo muy participativo en el sector izquierdo. Fueron intervenciones, salvo las del uruguayo, muy poco arropadas, exigiendo de sus protagonistas un golpe de riñón a nivel individual que en esta ocasión pocas veces encontraron. Por ejemplo en la banda derecha, la tendencia a ladearse de Leo recuperó los movimientos de compensación de Ivan Rakitic, turnándose con el argentino y Sergi Roberto en la base y el costado, en una dinámica que aumentó las opciones de recibir del 10 pero la cual, por posición y acompañantes, no daba a Messi nada más. Cuando más se ladeó Messi, más lejos estuvo de alguien que pudiera servirle una ventaja.

Así las cosas, la ausencia de apoyos tácticos sobre los que hacer reposar el talento como llave para abrir a una defensa pepinera bien formada, fue empujando progresivamente a los locales a una actitud con la pelota mezcla de la precipitación y el desespero, perdiendo en organización y en control de la situación. Además, poco a poco pero con un valor incalculable, Miguel Ángel Guerrero fue transformando recepciones en solitario contra los centrales del Barça en opciones de salida para el Leganés, uniendo su ilsa con el resto del equipo y propiciando un acceso al área culé que volvió a medir el extraordinario momento en la atajada de Ter Stegen. Una de sus intervenciones más espectaculares de la noche sirvió como despedida del primer tiempo y también como reclamo visitante de cara al segundo, pues tras la reanudación, igual de dudoso el Barça, los de Garitano dieron un paso al frente para castigar con más ahínco a un rival maltrecho que con frecuencia se partía en dos.

Redobló la amenaza el técnico pepinero con la entrada de Unai López, un cambio a la postre decisivo que incrementaba las opciones de su equipo tanto a la hora de lanzar la transición como de gestionar el cuero más allá de la divisoria. Ni las entradas de Iniesta y Denis Suárez entregaron el control del juego al Barça, quedando los de Luis Enrique a expensas de la intervención de uno de sus cracks para aferrarse a lo que, como equipo, estaba viendo huir de sus manos. Fue, de los tres, quien mejor está últimamente, un Neymar pletórico en lo físico y certero en el desborde, el que abrió la puerta de una victoria en la que nada pudo encontrarse si no tres puntos. Las áreas fueron de Ter Stegen y de Messi, y apenas el brasileño, algunas veces, las unió.

Artículos relacionados:

– Foto: Alex Caparros/Getty Images

Comments:1
  • detaquito 20 febrero, 2017

    Dejando de lado al goalkeeper los otros 10 son individualidades que juntos deben crear futbol.Las individualidades no cuentan mientras no ajusten su juego al equipo en momentos de cortocircuito en el juego cuando el equipo ha perdido la capacidad de jugar la pelota y los espacios entre jugadores, de nada repito de nada sirve lo individual que muestra una falta de sensibilidad a activar el juego de sus compañeros como lo hacen los grandes cracks. Lo individual en futbol funciona aplicado al accionar del equipo en su totalidad. Y esto estoy decidido a repetirlo 1000 veces si es necesario. Los entrenadores se refugian en la innegable habilidad de algun crack con la esperanza de ganar tiempo mientras se espera el reencuentro de los jugadores como equipo.prensa La prensa puede comprar ese espejito. No debiera ser así.

    Reply

Responder a detaquito Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.