Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Luis Suárez y los demás

Luis Suárez y los demás

El de Luis Suárez seguramente sea uno de los nombres propios de la planificación del FC Barcelona 2020-21. Tanto por la posibilidad -quizá conveniencia- de empezar a construir un camino que trascienda la importancia táctica del uruguayo en el proyecto, como por la difícil gestión de un relevo de este calibre. Como se ha observado en los últimos meses de competición con el 9 ausente, superar a Luis Suárez no es fácil dado el lugar principal que ha ocupado en los mecanismos del equipo durante más de un lustro, y puesto que su aportación tanto numérica como a nivel de automatismos sigue vigente, tampoco lo es vencer la tentación de regresar a lo conocido. Es abandonar tierra firme.

Con 33 años, contrato hasta 2021 más opción a una temporada de prorroga, y presumiblemente uno de los salarios más importantes de la plantilla, pues, a la dirección deportiva culé se le abrirán dos escenarios en el próximo mercado a propósito del uruguayo. Asumiendo la contratación de un nuevo atacante -un delantero centro y/o un jugador de banda izquierda- a partir del cual rediseñar la fórmula de la delantera barcelonista en busca de un nuevo encaje y funcionamiento de sus protagonistas, la primera consistirá en la permanencia del uruguayo en el equipo, dosificado en minutos, como cuarta pieza del arsenal y recurso en la posición de nueve. Un relevo y un añadido a una solución que ya no lo encuentre como elemento troncal, pero en la que poder hallar todo aquello que lo ha distinguido como tal hasta ahora. Una alternativa en su puesto en caso de incorporar un delantero centro llamado a sucederle, o la posibilidad de recurrir a una referencia ofensiva más fija en caso de optar por una fórmula de ataque sin delantero centro al uso en el teórico equipo de gala. El otro escenario, más inclinado por los equilibrios salariales y por el deseo de esquivar la tentación de seguir sujeto a su contribución desde el once, implicaría una salida del uruguayo, probablemente menos favorable a nivel económico de lo que su presumible impacto en otros equipos haría presagiar.

En este sentido, de la decisión e intervención del club al respecto dependerá la composición final del roster del ataque del Barça. Con Ansu Fati como opción de relevo en las bandas -principalmente la izquierda-, la permanencia de Luis Suárez junto a la tripleta teóricamente titular dejaría poco espacio para otro rol con cierto protagonismo en la delantera. Seguramente la pieza de mejor encaje en este contexto sería la de un canterano con el rol que tuvo inicialmente Carles Pérez el pasado verano, como complemento de banda -principalmente la derecha- y sin la necesidad de absorver un volumen grande de minutos. A pesar de tratarse de un perfil de jugador diferente, menos extremo y más mediapunta, probablemente el nombre más indicado sea el de Álex Collado, toda vez Kike Saverio se siente más cómodo en el costado zurdo y su temporada en el filial no ha sido todo lo incontestable que fue la de Carles Pérez el año anterior. Incluso, en caso de no recurrir a uno de los jugadores del filial, es posible que la delantera del Barça 2020-21 se cierre con sólo cinco efectivos, pues lo secundario del rol no invitaría a un desembolso en forma de incorporación y las virtudes de un jugador como Martin Braithwaite -juego al espacio y recurso en el delantero centro- podrían redundar al contar ya con Suárez y Ansu como relevos.

Donde sí aumentaría el sentido de la presencia del danés en la plantilla es en un escenario en el que Luis Suárez no continúe en el equipo, debido a que de este modo el cuerpo técnico carecería de una solución desde el banquillo para el puesto de nueve, ya sea para relevar al titular o para incorporar esa figura a una delantera articulada alrededor de una referencia más vaporosa. Nuevamente con Ansu como activo en la rotación, y con la desventaja de que la interrupción de la competición no haya permitido testar la contribución real de Braithwaite en un contexto de máxima exigencia, aquí sí se abriría el espacio para un delantero inicialmente suplente pero de mayor entidad. Una pieza, preferiblemente de banda derecha para completar las posibilidades tácticas de los tres titulares, que siendo capaz de sumar minutos en otras posiciones de vanguardia haga las veces de cuarto delantero del equipo. El ya confirmado fichaje de Francisco Trincao, una nueva oportunidad para Ousmane Dembélé o, dependiendo de la realidad económica del club y del gasto en otras posiciones, una incorporación como la del valencianista Ferran Torres (termina contrato en junio de 2021), podrían ser las opciones del Barça para ocupar estas funciones.

 

– Foto: Alex Caparros/Getty Images

Comments:3
  • Josep 28 marzo, 2020

    Yo daría salida a Suárez, Griezmann y Braithwite,
    En la delantera quedarían Messi, Dembélé y Ansu Fati, a partir de ahí la incorporación de Lautaro es troncal para el devenir de los próximos 2 o 3 años, atar a un delantero como Alexander Isak me parece muy importante y una oportunidad de mercado.

    Ferran me parece demasiado caro y además que ha dicho que quiere jugar en la izquierda que su posición ideal es en la izquierda.

    Para la banda derecha aparte de Dembélé (a quien daria la ultima oportunidad) trataria de incorporar a Justin Kluivert, extremo ambidiestro de la Roma, muy bueno tácticamente, electrico y hábil en el 1×1 y capacitado para jugar en ambas bandas.

    Reply
  • futboltotal 28 marzo, 2020

    nos seguimos?

    Reply
  • Antoni 1 abril, 2020

    Yo creo que el que sobra en la ecuación de la delantera azulgrana es más Griezmann que Suárez y, por otra parte, tampoco tengo claro que Lautaro sea el relevo adecuado para el uruguayo.

    Centrándonos en lo primero, como apunta Albert en el artículo, por Luis no se podrá sacar una gran suma económica dado su elevado salario; de hecho, lo más probable es que si quieres que se marche tengas que darle la carta de libertad e incluso pagarle parte de la ficha que le queda. Además, ha demostrado que sigue teniendo un gran olfato goleador y que su papel en el equipo es más que relevante, sin olvidar que es uno de los mejores amigos de Messi en el vestuario y no creo que Bartomeu esté por la labor de confrontar otra vez con él.
    Yo apostaría por negociar para extenderle el contrato dividiendo la ficha restante en esos años, de esta forma bajas la masa salarial y te aseguras un excelente delantero en previsión de que tu apuesta por su sucesor pudiera salir mal. Algo me dice que si cambiamos directamente a Luis Suárez por Lautaro íbamos a arrepentirnos bastante, al menos, durante el primer año.
    Griezmann, a pesar de que me parece que este, para ser su primer año, lo ha superado con notable, no tiene encaje fácil en el juego azulgrana. En el 4-3-3 su posición ideal es la de punta por la derecha pero es desde la que parte Messi así que estaría vetada; por la izquierda ya hemos visto que aporta más trabajo defensivo que ofensivo y, como delantero centro, no se encuentra cómodo. Además, su sueldo es igual de desorbitado que el de Suárez pero con más años de contrato por delante, por lo que no puedes negociar una rebaja. Ojalá salga alguna oferta de 100 millones por él (quizás en Manchester para reconstruir el proyecto junto a Pogba o para ser el líder del Inter que desbanque a la Juve).

    Yo me quedaría con Ansu Fati y Dembélé (última oportunidad) para la izquierda, Messi por la derecha (con Ousmane como relevo puntual) y Suárez y ¿Lautaro? por el centro. Con esto tendríamos 5 delanteros para 3 puestos, lo que permitiría dar minutos de calidad a Fati y añadir a las convocatorias algún canterano más, aunque puede que haya que hacerle hueco a Coutinho para la próxima temporada.
    Eso sí, si surgiera la oportunidad me iba de cabeza a por Sané, aunque para ello tuviera que «regalar» a Dembélé.

    Gracias Albert por tus artículos y perdón por el tocho. Saludos.

    Reply

Responder a futboltotal Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.