Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El debut de Rafinha

El debut de Rafinha

Al comienzo de temporada los partidos duran menos de 90 minutos. El arbitro no pita hasta completar las dos partes de 45, pero la realidad es que deja de haber partido antes. Aunque el marcador pueda seguir oscilando. Al comienzo de temporada los equipos están lejos de la forma óptima y los minutos hacen mella. Avanzado el segundo tiempo lo normal es que el choque se rompa. No hay piernas para estar juntos arriba y abajo.

El lunes, el Celta de Luis Enrique se fue al descanso con un 1-0 a favor, y a poco de iniciarse la reanudación Charles firmó el segundo. Los de Vigo son un caso extraño entre los equipos que presumiblemente parten como candidatos a la parte baja. El gol va caro, y a la mayoría de equipos de abajo les cuesta horrores acceder a él. El Celta, en cambio, tiene a futbolistas como Augusto Fernández, Nolito, el danés Krohn-Dehli o el ya mencionado Charles. Un arsenal ofensivo para aspirar a cotas más altas a poco que sean seguros atrás. No es el caso. La seguridad defensiva es el gran talón de Aquiles de los gallegos, lo fue la temporada pasada y esta, de momento, plantea dudas. Lógico que cuando flaquearon las piernas, el partido se rompió y  se pasó a jugar en las inmediaciones de ambas áreas, el Celta se mostrara tan vulnerable. Dio esa sensación con ventaja de dos goles y todavía más cuando Víctor Sánchez redujo distancias. Por momentos dio la impresión de que era más fácil que el Espanyol anotara dos tantos y se llevara el partido, a que el Celta lograra mantener el resultado.

En este punto es en el que Luis Enrique echó mano de Rafinha, y el cambio, al menos momentáneamente, surtió efecto. El brasileño cedido por el Barça entró por Nolito y se situó en la derecha a pierna cambiada, mandando a la otra orilla a Augusto Fernández. Tardó unos minutos en contactar con el balón, pero cuando lo hizo, volcó el partido durante un buen puñado de minutos. Se desplazó a la mediapunta,aguantó el balón, sorteó rivales, se asoció con sus compañeros y permitió al equipo descansar arriba. Además, amenazó con el balón en diagonal al perfil izquierdo, lo que, ante un rival igualmente cansado, dio ventaja al equipo, y su constante abandono de la banda, invitó a proyectarse a Hugo Mallo que fue importante ganando la segunda jugada.

Duró poco. El partido no tardó en abrirse de nuevo y finalmente el Espanyol empató gracias al tanto del explosivo Thievy. Pero la carta de presentación de Rafinha en Balaídos resultó inmejorable. No pasó inadvertido, pesó y fue protagonista. Su entrada cambió cosas y lo hizo para bien. Seguro que Luis Enrique y la afición celtiña quedaron más que satisfechos.

Comments:1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.