Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

A un metro de Deulofeu

A un metro de Deulofeu

A un metro de Deulofeu, Rosicky puso un balón por arriba a Walcott que el inglés bajó de cabeza. El esférico se paseó por delante del gol sin que Giroud pudiera alcanzarlo, y fue Özil, al palo contrario, quien llegó para rematar a la red. Gerard no llevaba ni un minuto sobre el verde del Emirates. Había entrado con 0-0 por Mirallas, en el duelo que enfrentaba a los dos mejores equipos de lo que va de Premier. Por un lado el Arsenal, sólido y sorprendente líder, y por el otro el Everton de Roberto Martínez. No sabemos qué habría sido del partido si Gerard hubiera entrado al mismo cinco minutos antes, pero sí sabemos lo que ocurrió desde que el Everton, tras el gol, sacó de centro. Los de azul juntaban en su once a los tres niños: Barkley, Lukaku y Deulofeu. Dentro de unos años, cuando militen en un candidato a campeón de Europa, recordaremos que los tres fueron toffees.

Gerard, que era el más fresco, revolucionó el partido. Hace una semana, ante el Stoke y ante Pieters, dinamitó el choque en base al desborde. Si tiene al marcador al lado, su determinación y acierto en el dribbling, unido a su volocidad y potencia en arranca, lo hacen casi imparable. Por eso el Arsenal le dio un metro. Y con ese metro de más Deulofeu enseñó que no es sólo un regateador. Demostró precisión y sentido en el pase, y una visión de juego que confirma que Gerard es más que un extremo. A un metro de Deulofeu, Gibbs se protegía del desborde. Temía que, de salirle, el catalán le superara con la facilidad que acostumbra, y eso, en el interior del área es gol o casi. O penalty. En ese metro de más, Deulofeu se inventó un golazo. En el campo del líder.

Artículos relacionados: 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.