Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Mientras no estén Arda y Aleix

Mientras no estén Arda y Aleix

luis-enrique-segunda-temporada-36398El Barça 2014-2015, grosso modo, fueron once titulares y un cambio por línea. Aquella plantilla algo escasa en número, despidió a Xavi durante la última jornada de Liga con la ilusión de que un Rafinha algo titubeante la pasada temporada, solventara en gran medida la partida del egarense en la actual. Sin incorporaciones efectivas hasta el mes de enero, ahora el conjunto catalán ve como Pedro Rodríguez, el cuarto hombre en la delantera, pone rumbo a la Premier sin que en casa se adivine una alternativa clara en su lugar. Cuando Luis Enrique descuelgue la última página del calendario de este año, tanto Arda como Aleix Vidal, desde perfiles notablemente distintos, tienen mucho que decir a la hora de solventar el vacío, pero hasta entonces tendrá una plantilla corta de la que estará obligado a sacar alguna nueva alternativa para aumentar sus opciones.

Tal como sucedía en el caso de Xavi, Pedro no solo tenía una función en la libreta de Lucho, sino que a la vez era el cuarto delantero, la solución a una ausencia del 9 y el recurso de la sujeción en banda derecha para formar un 1-4-2-3-1 con Messi en la mediapunta. Si de sustituirlo en la función de primer relevo de la MSN se trata, de ser la pieza de la que echar mano si Neymar, Messi o Suárez necesitan un reemplazo, a día de hoy es también Rafinha quien parece partir en mejor posición, y ya en la Supercopa europea pasó por delante de Pedro como recambio de Neymar. Es un perfil muy distinto tanto en la izquierda como en punta, pues su centrocampismo poco tiene que ver con un puñal como Ney y un nueve como Suárez, de modo que su incursión en la delantera implicaría variaciones. No tantas, a nivel táctico, si la entrada fuera en el lugar de Messi, pues con el argentino comparte pierna buena, tendencia al centro y vocación de origen, de modo que pese al gran salto de nivel, en cuanto a sistema de juego se podrían seguir recreando ciertos mecanismos conocidos.

El handicap es que también en el mediocampo Rafinha es la principal alternativa a los dos interiores titulares. Es decir, que si el brasileño mantiene esta condición y suma a ella la de primer recambio en ataque, un solo hombre debería cubrir cualquier posible contingencia en hasta cinco posiciones. Y esto sin contar con la necesidades que tenga Luis Enrique durante estos meses de rotar a sus futbolistas. Por todo esto, parece imprescindible que el asturiano «invente» alguna nueva solución que acompañe a Rafinha en la tarea, y que esta solución no solo sirva en los partidos de diario sino que pueda mostrarse competitiva también en los escenarios más exigentes. En este punto, es inevitable pensar en Sergi Roberto, en las buenas sensaciones que dejó la pasada temporada como mediocentro ante rivales asequibles y en la dudas que todavía ofrece cuando regresa a su teórica posición natural. Poder encontrar en el canterano a un interior solvente que en determinados escenarios permita adelantar la posición de Rafina sin penalización, sería una de las noticias más felices que podría tener Luis Enrique en los primeros meses del curso.

Con el mismo fin como horizonte, si lo de Sergi como interior se queda corto, una segunda solución podría pasar por utilizar en este papel a Busquets. La recuperación de Vermaelen ha sumado maniobra en el centro de la zaga para poder adelantar a Mascherano, y aunque el Jefecito en el mediocampo blaugrana implica algunos problemas, es un recurso que ya pareció agradar al técnico el curso anterior. Esta reciente pretemporada, como novedad, vimos a Busquets compartir la media con un segundo mediocentro pero, a diferencia de lo que sucedía hace unos meses, el Barça no formó un doble pivote sino que, con Gumbau como cierre, Busquets adelantó notoriamente su posición y ejerció de interior tanto en la derecha como en la izquierda. Es algo que, sobre el papel, minimizaría los problemas que provocaba en la estructura su coincidencia con Mascherano en la medular. Como posible tercer interior escondido está Dani Alves, que de hecho ya lo es cuando de inicio forma en el lateral. Es una opción que hasta que no esté disponible Aleix Vidal se antoja muy remota, pero que dependiendo del éxito que pueda tener la reconversión de Sergi Roberto o lo que sea capaz de desencadenar una entrada pisando fuerte de Vermaelen en la zaga, podría llegar a ponerse sobre la mesa pensando en el mediocampo o la delantera.

Si en el sistema habitual del Barça, Alves es el lateral que se convierte en centrocampista, a Jordi Alba la mutación lo lleva a convertirse en delantero. De los dos es el punzante, el que más corre por fuera y ataca la línea de fondo, y su aporte en el sistema de Messi es clave. Él y Neymar son la profundidad y la ruptura en la orilla opuesta al argentino, hacia la cual el 10 dirige sus letal pase diagonal. Hemos visto este inicio de competición cómo sin ellos la soltura del ataque se resiente pues faltando los dos nadie rompe al espacio por el costado siniestro. Es una función que ambos comparten, motivo por el cual, el lateral sí puede ser un recurso que sume algo de lo que aporta Neymar cuando el brasileño no pueda estar. Antes de que Emery lo retrasara a la defensa, Jordi fue delantero y bien que se le nota. Si Mathieu termina siendo opción a la izquierda de los centrales, Luis Enrique tendría la oportunidad de utilizar a Alba como delantero de emergencia en un perfil muy distinto al de Rafinha y más parecido al que ofrecen Sandro y Munir si se les abre a banda.

Canario y madrileño son las alternativas más claras, los otros delanteros del plantel, pero también los más inexpertos. Luis Enrique trabajará para activarlos, más en la línea de lo que sucedió durante la sanción de Luis Suárez que tras volver el charrua. En los costados -con apenas unas semanas de competición ya hemos visto a Sandro en la izquierda y a Munir en la derecha- donde paran menos el balón que los titulares o Rafinha, o por el centro, zona en la que son la única alternativa clara como 9 a una ausencia de Suárez que no implique mover de su sitio a Messi. Se trata de dos de las siete teclas viables que puede tocar Luis Enrique para darle profundidad a una plantilla que hoy tiene poca. Tal vez el técnico se invente una distinta, pero alguna tendrá que ser.

Artículos relacionados:

Comments:2
  • Arda 28 agosto, 2015

    A mi entre Sandro y Munir me parece mas aprovechable Sandro, puede tener menos techo pero parece mas util. Y realmente parece mas 9 puro que Munir, mejor para ir al espacio y mas incisivo (por lo visto en el B el año pasado)
    Por otro lado, en cuanto al mediocampo, voy a proponer una locura, pero Gumbau me parece un jugador interesante, no en cuanto a ADN barca, pero me parece que su fisico y recorrido serian utiles para hacer el rol de rakitic por izquierda (obviamente no en partidos grandes, pero si para dar descanso)
    Para mi fue una de las mejores noticias del B el año pasado

    Reply
  • Arda 28 agosto, 2015

    Es que realmente no me pareció un jugador de muchisima calidad para desequilibrar pero su trabajo es impresionante, luego empeoro cuando vinyals lo puso de central

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.