Di Francesco

Durante años el Barça fue una anomalía. Una excepción incluso para quien la creó. Pep Guardiola llegó al banquillo del primer equipo pregonando las virtudes de los extremos regateadores, heredero como era él de equipos en los que compartió suerte