Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los problemas del Barça B

Los problemas del Barça B

Con los números en la mano, las estadísticas del filial no están muy lejos de las que tenia el equipo de Luis Enrique a estas alturas de la pasada temporada. El final lo conocemos, el filial en los primeros puestos de la clasificación, un juego de gran nivel y un gran rendimiento de la mayoría de los futbolistas del equipo.  No obstante, aunque los números sean parecidos, las sensaciones esta temporada son negativas. El filial encuentra muchos problemas para desarrollar un buen juego, y más allá de los resultados, eso tiene una repercusión aun mucho más importante: el juego no ofrece una plataforma adecuada sobre la que las jóvenes promesas azulgranas hagan evolucionar su fútbol. El principal objetivo de un filial es el de formar a los futuros miembros de la primera plantilla, y para el jugador es muy difícil crecer y mejorar en un contexto futbolístico tan problemático.

El principal problema del equipo de Eusebio reside en la bajísima calidad de la pérdida del balón. Perder la posesión es inevitable y, de hecho, recomendable, pues llega un momento en la jugada que el jugador debe asumir un riesgo. Si tiene éxito, la jugada terminará en una ocasión de gol, pero como en el fútbol lo más frecuente es el error, los equipos deben tener algunas precauciones acerca de esta posible futura pérdida. El objetivo, aunque suene paradójico, es lograr una pérdida de calidad. Que la pérdida se produzca en un contexto en el que no sólo no resulte traumática, sino que incluso pueda convertirse en beneficiosa para el equipo. Un ejemplo perfecto de esto lo tenemos en la primera plantilla, donde una pérdida de calidad permite al equipo lanzar la presión de forma efectiva y recuperar el esférico con varios jugadores culés cerca del balón, cerca del área rival y con el rival saliendo.

En el filial, esta pérdida de calidad apenas existe, no se produce en una zona del campo beneficiosa para el equipo, sino que se da demasiado retrasada. Las consecuencias las sufren la media y la defensa -seguramente las líneas más señaladas del equipo- pero el problema nace más arriba, en la delantera. Con la salida de Nolito y la lesión de Soriano, el Barça B tiene muchos problemas para generar ventajas a su mediocampo desde posiciones más avanzadas. El equipo no encuentra la manera de asentar la posesión en la frontal del rival y situar al equipo en campo contrario.

Para superar esta adversidad, los centrocampistas se ven obligados a arriesgar mucho antes y en posiciones más retrasadas. Se exponen mucho más al fallo en una zona del campo donde éste tendrá peores consecuencias. Así pues, uno de los mayores problemas del equipo están siendo las pérdidas en zona de construcción. Como hemos visto, el problema no es la pérdida en sí, sino el contexto en el que se produce. Cuando el Barça B pierde el balón, el equipo está saliendo, la defensa se ha abierto para facilitar el primer pase, y los tres delanteros esperan arriba. Además es posible que uno o incluso los dos interiores esperen el pase por delante del la línea del balón. La consecuencia es un equipo partido cuando pierde el balón y en esta situación el mediocentro y los centrales son los que más sufren.

Que la acción de riesgo y, por lo tanto, la posible pérdida, se produzca antes, acarrea otra consecuencia: los jugadores no han tenido tiempo de llegar a su posición en ataque. Los laterales, que en el Barça B tienen un peso ofensivo importante, apenas han cruzado la divisoria, el mediocentro -que al inicio se mete entre centrales para iniciar la jugada- deja un latifundio a la espalda de los dos interiores, y éstos, no han alcanzado una posición favorable para dominar la segunda jugada. Sin jugadores alrededor del esférico en el  momento de la pérdida, es imposible que el equipo pueda recuperar mediante la presión. La transición defensiva del equipo de Eusebio, pues, queda al amparo de la técnica defensiva de sus hombres, para que puedan solucionar desde una aportación individual un déficit colectivo. Sin embargo, la mayoría de los hombres de Eusebio no responden a ese perfil.

Las dos soluciones que h encontrado el técnico -auque no parece haber apostado decididamente por ninguna de las dos- han sido Gerard Deulofeu  y el recurso de formar con un falso atacante. En el caso del joven extremo, su poder en el desequilibrio individual y sus aptitudes físicas, sirven al equipo para encontrar espacios debido a la atracción que genera. El rival se ve obligado a cerrarse sobre él y los medios se retrasan acercándose a su línea defensiva, permitiendo así al Barça B adelantar sus líneas y situarlas más próximas al área. Respecto a la segunda solución, la de formar con un falso delantero bien en el centro bien en banda -esta es la opción que más se ha dado con Rafinha o Espinosa-, dejando un espacio libre se generan -aunque de un modo un tanto artificial- los espacios para favorecer la movilidad de los delanteros. El rival se ve forzado a equilibrar constantemente el sistema defensivo, dando pie a desajustes y espacios que pueden ser aprovechados por los centrocampistas del B.

Así pues, ahora que Isaac Cuenca permanecerá en el primer equipo debido a la lesión de David Villa, y más si Jonathan Soriano abandona el equipo en el mercado invernal, ese parece que debe ser el camino a seguir para hallar soluciones a los problemas del juego del filial azulgrana. Reparar el problema principal para que a partir de ahí, el resto de comportamientos futbolísticos, encuentren el marco adecuado en el que desarrollarse.

Comments:3
  • Some 23 diciembre, 2011

    En mi opinión das en el clavo, no pudo estar más de acuerdo con lo que expones.

    El equipo de Eusebio peca de una gran dificultad para profundizar desde el propio mediocampo.

    Personalmente me escama la situación anodina de Sergi Roberto, un futbolista ideal para permitir ganar metros a la posesión del equipo y que sin embargo está viviendo una temporada muy gris, y al parecer atado a una presencia por detrás balón que no le favorece en absoluto.

    Me da la sensación que en el caso de Sergi Roberto, y por extensión en relación al equipo en conjunto, se han buscado antes soluciones para hacer frente a las malas pérdidas, como si fueran un mal endémico, que no la mejora de la pérdida en si misma.

    Reply
  • Arbmas 23 diciembre, 2011

    Todo eso sumado al poco acierto de los fichajes, Rodri y Kiko sobretodo, y al ascenso al primer equipo de Cuenca. En algunos partidos recuerdo haber visto a Rodri de extremo izquierdo, pero no termina de convecer. El problema quizas es que Espinosa, Rafinha y Deulofeu estan un poco verdes, son recien llegados y eusebio no es capaz de darles tanta responsabilidad.

    Por cierto estoy leyendo el libro de Ricard Torquemada, Formula Barça, es buenissimo, 100% futbol, ni topicos ni prensa rosa… muy recomendable la verdad, facilita mucho el aprendizaje y entendimiento de los conceptos tacticos del Barça actual, y no cobro comision ni soy pariente suyo q conste jeje

    Reply
  • Iniestinho 24 diciembre, 2011

    «Por cierto estoy leyendo el libro de Ricard Torquemada, Formula Barça, es buenissimo»
    Se lo he pedido a Papa Noel, espero que me guste tanto como a ti!

    Brillante analisis, he visto pocos partidos, pero la sensacion que la defensa estaba demasiadas veces expuesta es presente.

    Sobre canteranos que acaben en el A ¿como lo veis? Descontanto que Bartra acabara, sorprendente la produccion de delanteros, Cuenca un sorpreson, Tello maravillando, contra el Hospi eso si y Deolufeu en la recamara. Montoya con un oferton del Totenham y se ha quedado, con este 343 mas dificl esta su adaptacion.

    Bon nadal a tohom!

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.