Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El rompecabezas de Unai

El rompecabezas de Unai

Este verano se han unido al Sevilla de Unai Emery 13 nuevos jugadores,  que se dice pronto, y hasta 17 son los que se han ido. El club ha aprovechado los ingresos por las ventas de Navas o Negredo para acometer una revolución total que deja a los sevillistas como el equipo más joven de Primera División. Para un equipo tan nuevo y tan joven, un calendario que empezaba enfrentándolos a Atlético de Madrid (en casa), Levante y Málaga, no parecía mala noticia precisamente. Sin embargo, a las puertas de la jornada cuatro, el Sevilla suma sólo 2 puntos, no conoce la victoria y tres de sus próximos cuatro rivales serán el Barça, el Valencia y la Real Sociedad. Es pronto para que nadie se ponga nervioso, pero en el Sánchez Pizjuán puede que no estén muy lejos.

Para colmo, las lesiones no han acompañado. Pareja, Fazio, Carriço, Reyes, Marin, Cherichev o Beto, son algunos de los jugadores que ya han visitado la infermeria durante estas semanas iniciales. El último en sumarse, Perotti.

A Emery siempre le ha gustado enfrentar al Barça con un contraataque a tres carriles, pero en esta ocasión es consciente de que deberá sumar músculo defensivo en la media. El Barça del Tata es más ancho en salida, lo que genera mayores espacios por dentro, y ya hemos visto como los rivales que mejor lo han frenado han optado por la línea de cinco en la medular. Unai Emery, en este inicio liguero, ha alternado el 4-2-3-1 con el 4-4-2, pero para medirse al Barça, un doble pivote con Rakitic parece absolutamente insuficiente. Reforzar la media con otro mediocentro de contención junto a Iborra, parece obligado. En principio el elegido debería ser M’Bia, pero los problemas con los centrales pueden abrirle la puerta al joven Cristóforo. La posibilidad del 4-5-1 con Rakitic acompañando a esos dos futbolistas de contención, estaría bastante cerca de lo que le planteó Simeone al Barça con Mario, Gabi y Arda Turan.

Con la necesidad de sumar un hombre a la medular y la baja de última hora de Perotti, pareciera que el resto de piezas se colocan solas: Vitolo en una banda, Marin en la otra, y bien Bacca, bien Gameiro, en punta. Sucede, sin embargo, que el menudo alemán sale de una lesión y, ya de por sí, no es un futbolista especialmente preparado para salir al Camp Nou y enfrentarse una y otra vez a las carreras en ataque de Alves, Alba o Adriano. Rabello o sobre todo el ex-racinguista Jairo, serian opciones más lógicas.

Pero Unai necesita a Marin. No sólo porque seguramente sea su mejor futbolista, sino porque es el único que puede permitir al Sevilla fases de descanso con balón. Marko puede recibir, aguantar, proteger y asociarse con otro sevillista. Darle la opción a su equipo de salir y de plantearle un escenario incómodo al Barça. La suplencia de Rakitic parece la única solución. Es una decisión complicada. Que Marin se incruste en la media, con las espaldas cubiertas por la pareja de mediocentros, trabaje sobre las recepciones de Busquets y ejerza de principal salida ya sea en conducción o lanzando al punta.

Si no está Marin o se sitúa en banda aplastándose contra su propio lateral, la alternativa en salida del Sevilla será el punta. Bacca o Gameiro. Titular uno en la primera jornada y el otro en la segunda, en la tercera jugaron los dos. Si Emery quiere amenazar los tres carriles y no regalar el centro del campo, deberá escoger entre uno de los dos y la elección dirá mucho del plan del entrenador. El colombiano, el favorito, será sobre todo apoyo, la posibilidad de respirar para un Sevilla que previsiblemente vivirá en su campo. La opción de que una vez el balón llegue al delantero centro, pueda volver hacia atrás. Gameiro, por el contrario, será atacar sin correa, en una sola dirección. Llegando más rápido, más punzante y vertical, pero sin apenas hilvanar cadenas de pase una vez los visitantes recuperen el balón.

Nunca es un buen momento para visitar el Camp Nou. El Sevilla llega con algunas dudas y muchos interrogantes ya desde la portería. Unai tiene mucho en lo que pensar.

Comments:3
  • Iniesta10 15 septiembre, 2013

    Desde mi punto de vista este equipo está desequilibrado. Se puede jugar con dos laterales largos, si. Se puede jugar con dos interiores jugones, si. Pero, ¿se puede jugar con dos laterales largos y dos interiores jugones?.

    Mientras el Barça sale al ataque, y el rival sale a defender, todo va bien, porque el Barça se situa en campo contrario y Bussi presiona y Mascherano anticipa, lo que permite recuperar el balón y entre ambos jugadores sostienen al equipo. Pero cuando el rival ya va perdiendo y por tanto, ya no tiene nada que perder e intenta contragolpear, el partido entra en una ida y vuelta que no interesa para nada al Barça, que deja muchos espacios atrás.

    Hay que saber cambiar el chip. Saber que es lo que interesa hacer en cada momento, pero además es posible que falten perfiles distintos de jugadores, un Keita (o aprovechar más a Song), más centrales para que Mascherano pueda jugar de mediocentro y Busquets de interior, … etc. Quizás fichar algún lateral defensivo potente, de un perfil similar al de Abidal, ya sea zurdo o diestro, etc.

    Reply
    • José luis 15 septiembre, 2013

      El hombre es Montoya. Alves cada vez aporta menos en ataque ( no sabe centrar) y deja un hueco muy grande en su banda. Sin hablar de esa obsesión de jugar SIEMPRE con Messi.

      Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.