Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Clásicos por primera vez: Bale

Clásicos por primera vez: Bale

Su papel en el equipo no parece estar claro y su momento personal no es el mejor. Aún así, Gareth Bale es uno de los hombres de la previa. Una de las grandes novedades de este clásico. El nombre del verano junto al del azulgrana Neymar, y el principal refuerzo del Real Madrid. Credenciales de sobra para que el sábado muchos ojos estén pendientes del partido que haga el galés.

Como decimos, su rol en el Madrid de Ancelotti no está ni mucho menos definido, pero pocas amenazas individuales puede tener un entrenador a su alcance como la suya. En principio, y si no media sorpresa, su posición de partida será la banda derecha, donde se encontrara a Adriano. El físico del brasileño ya lo conocemos, el escaso descanso que ha tenido debido a las lesiones de Alba, también, y si a eso le sumamos el portentoso armazón de Bale y su  capacidad para el ataque vertical, las previsiones no son muy halagüeñas para el lateral culé. La buena noticia para Adriano será Neymar, y que la salida natural de Bale en banda derecha es hacia el interior. Más amenaza en el disparo pero menos en la carrera. Ahí Gareth será cosa de Mascherano y, sobre todo, Busquets. El catalán, que a buen seguro respiró al conocer el traspaso de Özil al Arsenal, puede tener con Bale algún problema similar. Recibirá lejos de él, en banda, y tras recibir le buscará la espalda. Por suerte para el canterano, Bale no lee igual que Özil y no es igual de fino, pero los movimientos seguramente sean parecidos.

Uno de los retos del Madrid esta temporada será hacer encajar juntos a dos jugadores de tanto terreno como Bale y Cristiano. Para conseguirlo, mejor el 4-3-3 que el 4-2-3-1 para que ningún mediapunta les reste espacio en el eje horizontal. El problema del 4-3-3, como vimos ayer, es el de hacer encajar las piezas sin que se resienta la solidez atrás. Iniesta, Neymar y Messi son amenazas suficientes -de hecho no hay otras iguales- para plantearse cerrar con dos en la base y mandar a Isco a la mediapunta o a la banda izquierda con Ronaldo como doble punta.

No es el mejor escenario, y por eso el técnico italiano se podría estar planteando situar a sus dos bazucas a pierna natural. Bale en la izquierda  y Cristiano Ronaldo en la derecha. Si no como plan inicial, sí como un recurso a lo largo del partido. Saliendo por fuera, el Madrid estirará al Barça y le obligará a un retorno para el que no está preparado. A cambio, perderá la intimidación del chut y la opción de cruzar carriles. Ancelotti tendrá que valorar si le compensa. Ahora que Morata se confirma como Plan B, con el canterano como punta de lanza y los dos exteriores habilitados para el centro, el Madrid puede encontrar una manera sencilla de salir y llevar peligro al área. Solo Piqué puede responder. Incluso, si no encuentra otro camino y decide volcarse sobre esta solución, Ancelotti, tan italiano que es él, podría liberar a Khedira, poner a Modric junto al mediocentro y mandar al alemán al ida y vuelta.  Ronaldo y Bale bombardeando a centros con Morata en el punto de penal y Khedira llegando al área. El Tata mirará a su lado y encontrará a Song.

Comments:1
  • Alejandro 25 octubre, 2013

    A mi sinceramente me da más miedo que juegue Di Maria que no que juegue Bale. Di Maria está ya acostumbrado a jugar contra el Barça y además esos centros con rosca hacia dentro que pone con la zurda són endemoniados.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.