Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El puzzle de Eusebio

El puzzle de Eusebio

La creación de ventajas colectivas desde los puestos de ataque, es un mal recurrente del filial desde que lo entrena Eusebio. La temporada pasada, con la bestia Deulofeu, el de La Seca se tomó un respiro, pero sin Gerard este curso le ha tocado buscar una alternativa. No es casualidad que la línea más abierta en el Barça B, la que tiene menos claro los hombres que la integran, sea precisamente la delantera. Atrás juega un portero: empezó siendo Masip y tras su lesión tomó el relevo Ortolá que está rindiendo a un nvel muy alto. La próxima temporada será el titular, lo cual seguramente provoque que la actual la termine con el mismo estatus. En defensa son fijos Patric, Sergi Gómez y Planas, que se disputará el lateral izquierdo con Grimaldo cuando esté a punto. Bagnack e Illie se alternan en la cuarta plaza que completa la línea. En la medular, por su parte, parece afianzado el triángulo Samper-Espinosa-Edu Bedia.

La cuestión se abre en ataque. La temporada la empezaron, de derecha a izquierda, Dani Nieto, Dongou y Joan Roman, pero las derrotas empezaron a llegar una tras otra y el técnico empezó a mover las cerezas de la cesta. Falsos nueves, falsos extremos, cambio de nombres… hasta que con la aparición de Sanabria pareció haber encontrado la fórmula. El paraguayo como nueve con mucha movilidad, Denis Suárez en la izquierda y Jean Marie Dongou empezando en la derecha y terminando en el centro para dejarle el carril entero a Patric. Ahora con la salida rumbo a la Roma de Sanabria, a Eusebio le tocará encontrar una nueva formación.

Tras un intento con Suárez en el centro, parece que el 9 volverá a ser Dongou y que el ex-citizen se mantendrá en la izquierda.Y cuando esperábamos que Nieto recuperara su lugar en el once, ha explotado Adama Traoré. Al del Hospitalet de Llobregat le falta mucho, pero en Segunda es difícil responderle. En el fuera-fuera, cuando quiere, se va.  No hay un físico en la categoría que lo iguale para evidenciar que su fútbol todavía es inmaduro. Es una fuente inagotable de desequilibrio. Y si no le sale el dribbling, no tiene más que lanzar el balón hacia adelante. Llegará antes que el rival. Con Denis en una banda y Adama en la otra, Eusebio por fin puede haber recuperado lo que este curso perdió sin Deulofeu. Si la cosa va de crear la ventaja arriba, con el fútbol de uno y la avalancha del otro, el déficit parece cubierto. Al menos, las piezas encajan.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.