Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

De la calma al vértigo. El método Luis Enrique

De la calma al vértigo. El método Luis Enrique

Luis Enrique fue futbolista y jugó prácticamente de todo. De lateral en cualquiera de las dos bandas, de interior derecho, izquierdo, extremo, mediapunta y hasta de delantero centro. Sólo le faltó ser central. En cualquiera de estas posiciones, Lucho exhibió garra, intensidad, carácter ganador y un ímpetu ofensivo de depredador que le valió acercarse a los veinte goles en Liga jugando habitualmente en la media, cuando los pichichis rondaban los 25. A ese Luis Enrique, al del 21 en al espalda, se le puede reconocer ahora en los banquillos. Es un técnico de muy poco punto intermedio y que busca un grado de activación muy alto para sus equipos: o todo o nada. Son conjuntos, los suyos, ofensivos hasta el extremo e intensos por contagio. Y va a más. Pareciera que lo lógico sería que con los años de experiencia el ímpetu juvenil se calmara, pero la propuesta de Luis Enrique se radicaliza a cada tropiezo. De su traspiés en Roma salió más extremista que como entró. Como si sólo se pudiera ir hacia adelante.

Ambicioso en lo futbolístico y con naturalidad asumiendo el riesgo, Luis Enrique no se marca objetivos fácilmente asequibles. Busca la complejidad y la cota superior desde el día uno. Esto le ha acarreado inicios difíciles allá donde ha ido. En el filial azulgrana, cuando este jugaba en 2ªB, en la Roma, donde empezó perdiendo e incluso fue eliminado en la ronda previa de la Europa League, y en el Celta, con quien tardó 15 jornadas hasta conocer la victoria en casa. Como Bielsa o Pellegrini, sus proyectos empiezan despacio, aunque en el Barça tendrá algún que otro comodín para disimularlo.

Los equipos del asturiano inician la escalada en dirección a la cima sin atender a los refugios que se presentan en mitad del camino. Su idea de juego es protagonista, adquiere forma a través del balón y transcurre en campo contrario. Para eso la salida es primordial, y admite una rica variedad de posibilidades. Con dos centrales, con tres, en lavolpiana o incluso con servicio largo y ganando segunda jugada en banda. Los laterales, muy arriba y muy abiertos, viven la mayor parte del tiempo en la mitad rival y son los encargados de ensanchar el campo para que los extremos puedan intervenir en el carril central. En mediocampo tres hombres, normalmente un mediocentro y dos interiores, situados de forma escalonada, son la sala de máquinas, la llegada y el empujón a la presión. A Luis Enrique le gusta que se juegue cerca de la frontal del contrario todo el tiempo, los ataques van muy arriba y la defensa también. Mira poco hacia atrás.

Ultraofensivo y en busca, siempre, de la activación máxima en su equipo, las mayores dudas de sus conjuntos se encuentran en la retaguardia. Táctica y técnicamente, todas las decisiones se relacionan con la fase ofensiva y apenas atienden a lo que puede suceder luego. Con una línea defensiva muy adelantada y la presencia en ataque de un gran número de efectivos, toda acción de contención necesita de una ventaja previa generada en ataque para que el riesgo que toma el equipo no termine pasando factura.

Normalmente ha jugado con una referencia arriba -Charles en Vigo y Jonathan Soriano en el filial blaugrana- pero en Roma, con Totti, ya demostró que no le hace ascos a la figura del falso nueve. Su relación con el capitán y símbolo romanista no fue fluida, y es que en los vestuarios de Lucho no hay distinciones. El grupo es lo primero. Esa estricta disciplina fue uno de los rasgos más notorios de su etapa en el Barça B, cuando el premio de entrenar con el primer equipo tenía como consecuencia perder la titularidad en el filial en detrimento de otro compañero que sí hubiera completado todos los entrenamientos de la semana con el grupo. Exigente en el día a día, con el asturiano penaliza más lo que haga el jugador entre semana que el día de partido.

Por último, debe hablarse sobre cómo entiende Luis Enrique al futbolista. Aquí hay que apuntar dos cuestiones importantes. En primer lugar, se trata de un entrenador que da mucha responsabilidad al jugador, a quien concibe como el protagonista principal del juego pero siempre como parte de un engranaje colectivo. No hay productos terminados, sino futbolistas capaces de aprender y adecuarse a nuevos contextos y exigencias. Si el jugador no es lo que necesita el equipo, trabaja con él para que lo sea, acercando el futbolista al esquema y el esquema al jugador. Todos pueden jugar de todo. Nadie es extremo, interior o mediocentro, sino que es lo que puede aportar al equipo. Este es el segundo punto a resaltar de su manera de entender al jugador: no hay posiciones sino cualidades y zonas del campo donde éstas son más o menos necesarias. No nos tiene que extrañar si en su Barça vemos a algunos jugar en una demarcación nueva.

Llegará a un equipo y a un club necesitados de energía y estímulo, y eso les dará. En el terreno de juego, en las sesiones de entrenamiento y en la sala de prensa, Luis Enrique pone a todos en guardia. Su carácter es directo, su propuesta también. A falta de ver cómo responde en un entorno complicado y en su segundo intento con un equipo grande, si de escenificar la ruptura se trataba, su nombre encaja a la perfección. Con Lucho todo empieza de nuevo. El equipo, otrora tranquilo y controlador, pasa ahora a manos del vértigo y el riesgo.

Comments:11
  • Arbmas 20 mayo, 2014

    A mi me ilusiona el proyecto, vuelven las ganas de ver los partidos del Barça, y ya se que chocara con muchos su propuesta pero sera en beneficio del equipo, por su manera de ser me recuerda algo a Van Gaal o Bielsa, aunque algo mas flexible, sera importante que se gane al vestuario para que pueda seguir adelante con el proyecto. En el Barça (si se ficha lo que hay que fichar) tendra la ocasion de mostrar todo su nivel ya que en los otros equipos no ha tenido suficientes jugadores.

    Reply
  • Anonim 20 mayo, 2014

    A mi no me parece tan loco o extremista como comentas en el articulo(menos que Van Gaal, Bielsa o Jemez por ejemplo) , sino mas bien que sigue su idea de juego y con las piezas que tiene pues arriesga mas o menos, en el Celta arriesgo tanto porque no tenia una buena defensa, creo que sabra adaptarse a las cualidades de los Messi, Neymar, Iniesta… sin utilizarlos como otras piezas mas, ademas con Totti al final terminaron bien solo chacaron al principio, el propio Totti le defendio para que se quedara en el banquillo.
    Entiendo q no tragues a esta directiva, pero para mi de no poder tener a Guardiola, Lucho me parece la mejor opcion, espero que le fichen buenos jugadoes.

    Reply
    • Morén 20 mayo, 2014

      No entiendo muy bien tu comentario. El artículo en ningún momento pretende ser una crítica a la designación (de hecho, decimos que «si de escenificar la ruptura se trataba, su nombre encaja perfecto») y menos todavía una referencia velada a la directiva ni nada parecido. Decir que Luis Enrique es extremista en su propuesta o que asume muchos riesgos no es necesariamente malo. En todo caso, lo que no es es un juicio de valor, sino más bien un intento de descripción con el que se puede estar más o menos de acuerdo. Es más, considero que justamente esto es lo que necesita el Barça en este momento para arrancar un nuevo proyecto, teniendo en cuenta el momento del equipo y el tipo de jugador de que dispone.

      Reply
  • Iniesta10 20 mayo, 2014

    A mi Lucho también me gusta para la banqueta blaugrana. Tiene carácter y es un gran motivador.

    Esa frase de Guardiola «no puedo prometer títulos, pero si que trabajarán en todos los partidos» es también muy de lucho. De hecho concibe a los futbolistas como atletas, y además es un entrenador justo en el sentido de que premia al futbolista que trabaja y se cuida.

    Si es un poco flexible, que creo que lo es, todo irá bien, pero una cosa tiene que quedar clara: La directiva no debe desautorizarlo ante las quejas de cualquier jugador, se llame como se llame, Messi … Neymar … Iniesta …. etc.

    Vale, se que en el futbol el talento es lo que distingue a los grandes del resto, pero para Lucho eso no es suficiente. Hoy en día solo con talento no ganas a nadie, además tienes que estar en forma.

    Con el Celta me ha demostrado que es un muy buen entrenador (ya lo demostró en el Barça B, y en Roma también habría acabado demostrándolo de no ser que la cultura futbolística italiana es tan distinta a la suya).

    En este vestuario hay que limpiar, hay que abrir las puertas y airearlo, hay que fichar y también que traspasar jugadores. Luis Enrique no es el tipo de persona que le temblará el pulso ante jugadores tan consagrados como los del Barça.

    Está claro que al final el resultado es el que manda, pero si lo que se quiere es escenificar y efectuar un verdadero cambio de ciclo, con Lucho eso está garantizado. Su lenguaje es directo y franco, honesto. Se podrá equivocar, pero con Lucho empieza un nuevo ciclo.

    Reply
    • Morén 20 mayo, 2014

      Totalmente. Luis Enrique es hacerle un ‘reset’ al equipo, lo cual, de entrada, es necesario.

      Reply
  • José luis 20 mayo, 2014

    Para cerrar el circulo, me parece fundamental y necesario que Puyol este en el cuerpo tecnico, sera el enlace perfecto entre jugadores y entrenador. Me da la impresion de que hay algunos jugadores que solo respetan a Puyol, por lo que considero que no debe desaparecer de la noche a la mañana de ese vestuario.
    Al margen de los fichajes, en los debe influir, creo que tiene tres patatas calientes.
    La ubicacion de Messi, con la aprobacion de este. Parece ser que a Lucho tambien le gusta lo del 9.
    El peso de Xavi, los minutos, la importancia en el equipo, prescindir de el y aceptar un traspaso…etc
    Y el tema Cesc. Fichar un centrocampista titular, no ficharlo, traspasarlo para poder fichar…

    En fin tres decisiones tan importantes como los fichajes.

    Reply
    • Iniesta10 20 mayo, 2014

      Respecto al punto 1 – La posición de Messi, parece que Lucho ha exigido el fichaje de un delantero centro puro, así que está claro que Messi partirá desde banda derecha a pié cambiado y Neymar desde la banda izquierda también a pié cambiado. El campo lo abrirán los laterales (ambos ofensivos: Alta y Alves u otro)

      A mi en realidad me gustaría que el Barça fichara 2 delanteros centro, que podrían salir a buen precio. Me gustaría que vinieran Mario Mandzukic y Fred. El primero es un descarte del Bayern, por lo que no creo que cueste más de 15-17-20 millones, mientras que Fred tiene una clausula de escape para jugar en Europa que asciende a 2,5 millones de €.

      El jugar con un 9 puro y con extremos muy ofensivos libera tanto a Messi como a Neymar, que llenarán por dentro, y permite tener al menos dos centrocampistas (el mediocentro y un interior) de un corte más recuperador (además de exigirles que tengan calidad para jugar en este Barça)

      Respecto a las otras dos cuestiones: Peso de Xavi y/o traspaso de Cesc, yo creo que al menos uno de los dos debe salir, y el que se quede tendrá que aceptar que se tendrá que ganar el puesto compitiendo con los que puedan venir.

      A mi en principio me gustaría que se quedara Xavi y que saliera Cesc, por varias razones:

      – La sensación de la temporada ha sido de desastre, sobretodo porque se ha ido de más a menos y porque Martino tiró la liga antes de tiempo. Han ido dando sensación de descomposición, pero ojo. El Barça ha perdido la Copa por un solo gol ante el mejor Madrid (finalista de la champions) y también la liga literalmente por un solo gol. No se puede hablar de fracaso rotundo. El equipo ha competido. Este equipo es un animal competitivo que cada vez es peor pero sigue compitiendo. Y creo que eso con Lucho seguirá siendo así e incluso se reforzará, por lo que creo que Xavi puede aportar en determinados momentos para dormir partidos. La pregunta es: ¿aceptará Xavi ese rol?

      En cuanto a Cesc, si se queda tiene que coger la base porque arriba con Messi, Neymar y un delantero puro no tiene sitio, y además viene Deulofeu y Rafinha que también pueden jugar de falsos nueves además de Messi y Neymar. Demasiada competencia. Si se queda es para disputar una plaza en el centro del campo, y siempre estaría por detrás de Iniesta, y además no es mediocentro, por lo que creo que lo mejor es traspasarlo, porque a mi, 3 años despues, me sigue generando muchas dudas, y eso que es un grandísimo jugador, pero no se si lo es para el Barça.

      Reply
  • José luis 20 mayo, 2014

    En el punto uno, estoy de acuerdo contigo, salvo lo de dos delanteros centro, con uno ya va bien.
    En lo de Xavi y Cesc, todo dependera de quien se fiche. Creo que me quedaria con Cesc, ya que Xavi, si no asume su papel, sera un freno a una nueva etapa. En el ultimo partido parece que no le sento nada bien el banquillo.

    Reply
  • Leo Messi es mejor que TÚ y que YO 22 mayo, 2014

    Yo no ficharia a nadie, solo venderia o despediría jugadores. Una buena escabechina que escribiera el final de ese relato inventado o real de que algunos jugadores no viven la profesion a la altura de lo que se espera.

    Dadle a Messi un equipo notable pero competitivo y lo ganaremos todo. Más Bartras y menos Piqués!!

    Reply
  • Leo Messi es mejor que TÚ y que YO 22 mayo, 2014

    En cuanto a fichajes no os hagáis ilusiones, la realidad es zubizarretesca y lo sabéis. No hay esperanza.

    Reply
  • blog 10 junio, 2014

    luis enrique es un gran técnico y ha llegado al Barca en su mejor momento ya que viene de hacer una muy buena campaña con el celta, le hará muy bien al barca.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.