Nueve entre tres

Nueve entre tres

El nuevo Barça tiene incógnitas para todos los gustos. A nivel individual y colectivo sobre los que permanecen en el club, sobre lo que querrá plantear Luis Enrique en su andadura en el banquillo culé, y también con respecto a las caras nuevas que se van sumando al proyecto. Pocos son los casos en que a principios de agosto tengamos claro su papel en el Barça que arranca, y el fichaje estrella del verano en can Barça no iba a ser una excepción. Una incógnita que en su caso particular, además, es probable que no podamos despejar hasta bien entrada la temporada.

Como sucediera la pasada temporada con Neymar, una incorporación como la de Luis Suárez viene a influir sobre el equipo más allá del área que en abstracto delimitaría su demarcación. Son futbolistas de una dimensión superior que no se adhieren como una pieza más de un mecanismo ya formado, sino que participan de la construcción de uno distinto y, se espera, mejor, que sea capaz de involucrar todo su volumen futbolístico. Luis Suárez cambia las preguntas, los supuestos previos, y sólo con el devenir de los partidos podremos ir descubriendo de qué forma. Será un Barça distinto.

Pero eso ya lo esperábamos, pues más allá de la llegada del uruguayo esta temporada el Barça afronta el primer capítulo del proyecto Luis Enrique, el primero propiamente dicho que se pretende levantar tras el monumental Barça de Guardiola, y el primero, también, que acepta la necesidad de pasar esa pagina  con lo bueno que deja y lo útil que se aprendió, para escribir una todavía desconocida. Un nuevo Barça que tendría en Messi y Neymar a sus dos amenazas potencialmente más devastadoras y que, por lo tanto, afrontaba este verano con el objetivo de encontrar la pieza que lograra hacerlos encajar después de una temporada de probaturas y sobresaltos. A priori las opciones eran dos: un hombre de banda derecha profundo, con desequilibrio exterior y capacidad para pisar mucha área, o un 9 que fijara la línea pero dejara el carril despejado y que sirviera de apoyo por delante al 10 y al 11. No está claro cuál de los dos papeles va a ser el de Luis Suárez. Encaja en ambos, pero quizá es como delantero centro donde todo parece armonizar mejor.

Antes de llegar el verano hablamos en el blog de la cuestión del 9. Trazamos entonces el perfil que, entendíamos, más podía hacer para ver la mejor versión de Messi y Neymar, por separado y también juntos. Así imaginamos a un delantero móvil con tal de que a ninguno de los dos cracks les quedara cerrado el acceso al área, profundo para quitarles de encima la línea defensiva rival y hacer aparecer nuevos espacios, y con un buen juego de espaldas para que en él ambos encontraran un socio con el que poder trenzar una pared mandándole un balón hacia adelante y que cuando éste volviera, tanto Messi como Neymar, lo recibieran de cara. Luis Suárez cumple con los tres requisitos. Hiperactivo e incansable en el movimiento, tan pronto se pelea con los centrales como se escapa a una de las dos orillas o lanza el desmarque sin balón a la espalda de la zaga (más frecuentes las dos primeras jugadas que la tercera). Al defensor le exige mucho y muchas cosas distintas. Si el único mandato del rival vuelve a ser la anticipación, el uruguayo, al espacio, castigará el retrovisor, y si el adversario reduce la distancia de la defensa respecto a su portero, bien regalara la frontal, bien hará lo propio con los espacios para los centrocampistas azulgranas. Viendo cómo va conformándose la plantilla culé, vamos intuyendo que será lo segundo.

Teniendo esto en cuenta, hay que apuntar aquí que el perfil del acompañante perfecto para Messi y Neymar que en su día trazamos,  tenía un cuarto requerimiento que Suárez cubre peor que los otros tres. Poníamos sobre el tapete la posibilidad de que, ante dos extremos de tendencia eminentemente interior, lo normal sería que el Barça 2014-15 enfrentara planteamientos defensivos que tuvieran como objetivo principal sobrecargar el carril central, y apuntábamos cómo podría resultar de gran ayuda en este tipo de situaciones, que el punta fuera una amenaza aérea bien para agarrarse al centro lateral como recurso para derribar la barrera, bien como la amenaza que, ante esta posibilidad, obligara a los rivales a ensanchar sus sistemas defensivos. Luis Suárez, que por poco supera el 1,80 de altura, no va mal por arriba gracias a que sabe encontrar la posición más ventajosa dentro del área, posee salto y ataca al cuero con determinación, pero no es Lewansowski, Mandzukic, Van Persie o Llorente. Ante centrales de altura y aptitud media, lo lógico será pensar que el duelo en las alturas, la mayoría de las veces, no tendrá color azulgrana.

A la espera de descubrir qué posibles soluciones alternativas plantea Luis Enrique cuando el rival decida encerrarse, muchas veces al Barça no le quedaría otra que atacar sin espacios. En este escenario, contar con el pie de Messi, Iniesta, Neymar o Rakitic, le da al Barça más garantías que a cualquier otro pero Luis Suárez no está en el mismo grupo, y veremos si esto termina por penalizar. Técnicamente no es bueno, es buenísimo, pero los otros son elegidos. La velocidad en la circulación, la combinación en una baldosa, el pase limpio al primer toque…veremos si el uruguayo responde cuando al Barça le obliguen a pasar por el embudo. Seguramente ésta sea la gran duda a nivel individual que presenta un fichaje que, por el resto, se amolda como pocos al perfil que se buscaba cubrir.

Hay una segunda cuestión a tratar, sin embargo, a nivel colectivo. En todo momento, la llegada del tercer hombre de ataque la habíamos planteado como la del acompañante, el complemento que, supeditado a las características de los dos hombres fuertes que ya figuran en plantilla, permita que todo se ajuste. Luis Suárez, por características y perfil encaja, pero su dimensión como futbolista no es la de un secundario. Es un protagonista y, con él, arriba ya habrá tres. Cierto que necesita menos el balón que los otros dos sudamericanos, pero ¿habrá jugadas para todos?

Artículos relacionados: 

Comments:13
  • Tony 4 agosto, 2014

    Esa es la mayor duda sobre el rendimiento de Suárez: cómo se desempeñará en ataque posicional? Estoy de acuerdo en que el uruguayo es muy bueno técnicamente, pero no está a la altura de Messi, Iniesta y Neymar. Cierto es que esto puede penalizar un poco el rendimiento del charrúa: la limpieza en sus gestos técnicos.

    No obstante, a pesar de que en muchas ocasiones sus gestos técnicos son un poco ‘sucios’, Suárez casi siempre logra escabullirse en espacios reducidos. No sé cómo lo hace: quizás es intensidad, intuición, perseverancia, potencia, pero a pesar de los rebotes, de extraños en el movimiento del balón, Suárez logra desequilibrar. Sus regates son feos, pero muy efectivos. Eso sí, su mejor regate es el caño: la cantidad de caños que le he visto a Suárez no se la he visto a nadie, ni a Messi, ni a Neymar. Suárez es el mejor delantero del mundo haciendo caños, es un caso raro, porque a pesar de su leve déficit técnico, logra hacer un caño con mucho acierto.

    Lo que me ha impresionado de este jugador es la evolución que ha tenido, en su última temporada le he visto retrasarse más, partir del ataque casi como un mediapunta, y es muy bueno para moverse entrelíneas, es de los mejores delanteros para aguantar el balón y soltarlo en el momento oportuno. Y también tiene un giro impresionante. Jugando entre líneas se está convirtiendo en un monstruo, sólo por debajo de Messi, pero mucho mejor que otros delanteros.

    Su capacidad asociativa me ha sorprendido mucho en los últimos años, su visión de juego ha mejorado una barbaridad. Es un delantero muy, muy completo. Su conducción es muy potente, y su capacidad de sacrificio le vendrá muy bien al Barcelona.

    Y luego está su capacidad de definición, no es un killer de guante blanco como Benzemá, Sucker o Van Basten, pero el uruguayo a veces consigue unos golazos de los que dejan la boca abierta. Y sí, es un killer, de esos que saben qué hacer en el área, de los que se aclaran dentro del área, consigue ver la mejor jugada con una capacidad intuitiva brutal. Es un gran fichaje, sin dudarlo.

    Reply
    • Anonim 4 agosto, 2014

      Como lo ves mas partiendo de banda derecha y Messi falso 9 o de 9 con Messi por detras o a la derecha?

      Reply
  • arbmas 4 agosto, 2014

    El delantero rematador de juego aéreo deberá ser pique o bartra o incluso Mathieu, ante equipos cerrados.

    Reply
    • Anonim 4 agosto, 2014

      Sii es un gran recurso ante equipos pequeños y ante finales agonicos, pero el fichaje de un 9 con remate tambien hubiese sido valido como plan A, habra que ver si se logra sacar una gran version de los tres juntos, esperemos que si!!

      Reply
  • arbmas 4 agosto, 2014

    @moren Como intuyes que sera la ubicación de los tres de arriba, Suarez y Ney arriba con Messi por detras, los tres a la misma altura con Suarez en el centro, con Messi y Neymar mas retrasados.

    Reply
    • Anonim 4 agosto, 2014

      Yo pienso q sera variable incluso durante los partidos, tambien espero de Lucho que logre sacarle mucho mas a Neymar que lo del año pasado, y aun con todo lo del año pasado estuvimos a un tris de ganar la liga, este año…

      Reply
  • Anonim 4 agosto, 2014

    Espero una gran asociacion entre Rakitic/Xavi y Suarez, a mi en cambio me cuesta encajar a Rafinha, no termino de ver donde tendra minutos, en teoria es arriba pero no lo veo… me da que no va a encajar en este Barça…

    Reply
  • Morén 4 agosto, 2014

    Genial que haya salido el debate posicional en vuestras intervenciones puesto que es una cuestión que he dejado fuera del análisis a propósito, debido a que es demasiado pronto para que ni Luis Enrique ni el equipo nos hayan podido dan ninguna pista sobre hacia donde pueden ir los tiros, pero que, aún así, quería añadir en los comentarios.

    Personalmente pienso que Neymar y la versión actual de Messi necesitan un 9, así que la opción que vería con mejores ojos es la del uruguayo en punta con Leo y Ney como extremos cerrados en el pico del área dejando el carril para los laterales.

    Pero no es la única alternativa. Sin salirnos del 4-3-3 y con Messi permaneciendo como falso nueve, Suárez puede ser el extremo derecho que ocupe el área y amenace la espalda, aunque para eso seguramente el perfil que mejor le vaya al uruguayo sea el izquierdo por eso de quedar encarado al arco. Teniendo en cuenta los buenos minutos el año pasado de Neymar en banda derecha, es una opción a plantearse, aunque remota.

    Después, como comentáis, está la posibilidad de 1+2. Es decir, buscar en Leo algo así como un mediapunta con Neymar y Suárez haciendo pareja por delante de él. O incluso la de abrir a Neymar a la izquierda, liberar al lateral del lado derecho y dejar un 1+1 con Messi y Suárez por dentro. Ahora mismo es imposible saberlo.

    @Tony

    Seguramente las dudas a cerca de menor limpieza técnica de Suárez respecto a alguno de los compañeros que tendrá más cerca sobre el campo, vengan más desde un punto de vista colectivo que individual. Desde este último, como tú mismo comentas, la técnica del uruguayo es un poco sucia y el gesto algo atropellado, pero aún así suele tener éxito. Es el segundo prisma -el colectivo- el que puede resultar más problemático, porque no es lo mismo la conducción o el regate sucio que el pase. Ahí, si el cuero no llega limpio, si llega botando y su compañero necesita esas décimas o ese toque de más para acomodarse la pelota, el uruguayo sí puede estar pesando negativamente en la fluidez y velocidad de la jugada. Será el paso de los partidos el que nos diga cómo responde Suárez a este tipo de contextos.

    Reply
  • RDGarca 4 agosto, 2014

    Entiendo que el ataque en posicional no debería ser un problema. Suarez es un delantero super móvil y su misión consistiría en dar apoyos al primer toque, desmarcarse a la espalda de la defensa y caer a banda, cosas que puede hacer. Más que abrir con el primer gol, creo que sería más un rematador de partidos. Los que deben de brillar primero son Messi y Ney y luego Suarez

    Reply
    • RDGarca 4 agosto, 2014

      Parto de un 4-3-3 con Messi en derecha por cierto. No veo a Messi de mediapunta por dos cosas: 1)Neymar tendría que jugar arriba y esto no le gusta. Se ahoga. En todo caso creo que el estaría mejor en la mediapunta (como con Brazil en este mundial)2) Creo que contra defensas cerradas, Messi en la mediapunta acabaría de subir y «expulsaría» a Suarez a la derecha en donde no sería lo mismo

      Reply
  • iniestinho 4 agosto, 2014

    El post habla de Suarez pero a mi quien realmente me preocupa es Neymar, se le han de dar galones, casi a la altura de Messi y esta jodida la cosa.

    Yo clarisimamente abandonaria la opcion de Messi falso 9 y pondria a Luis Suarez como referencia, Messi y Neymar que inventen por dentro y que la amplitud la den los laterales, esto implicaria que en mediocampo hubiera un jugon y dos currantes

    Portero
    (Alves-Adama)-Pique-Mathie-Alba
    Mascherano
    (Song-SRoberto-Adriano) – (Iniesta-Xavi-Rakitic-Rafinha)
    Neymar – Messi
    L Suarez

    Pero eso no se trabaja en un mes eh!

    Reply
  • zas 6 agosto, 2014

    Hola moren, personalmente creo que suarez viene a jugar en banda aunque es pronto para saberlo. Una de las razones que complica ver al messi en banda son sus pocas ayudas defensivas, de echo sigo creyendo que ese fue el principal motivo por el cual pep hizo que messi dejara de jugar en banda, además messi no deja de ser un nueve extraordinario, 41 goles con el barsa en esta última temporada lo confirman, lo normal sería a mi parecer que siguiera en dicha zona.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: