Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Sergi Samper como John Connor

Sergi Samper como John Connor

«Las máquinas surgieron de las cenizas del fuego nuclear. Su guerra para exterminar a la humanidad había continuado con furia durante décadas, pero no se libraría la última batalla en el futuro. Se libraría aquí, en el presente.»  The Terminator, 1984.

Como a John Connor en la saga Terminator, a Sergi Samper lo esperábamos y lo esperamos más tarde. Pareciera que La Masia, sabia ella, lo tuviera todo previsto. Primero Xavi y luego Cesc, y con ellos dos, Busquets. Dos interiores de dirección y mando, dos organizadores, acompañados de un mediocentro especialista en el apoyo y la continuación, sin pretensiones de blandir la batuta. El mismo verano que el cuadro azulgrana consiguió que Fàbregas volviera a casa para perpetuar la estirpe, se permitió que Oriol Romeu saliera rumbo a Stamford Bridge. Venían tiempos en los que liderar desde la demarcación de interior, y el perfil de mediocentro que se iba a necesitar era otro. Mientras tanto, a fuego lento, se estaban cocinando interiores de un perfil distinto -Thiago Alcántara, Jonathan Dos Santos o Sergi Roberto, por ejemplo- y no muy lejos de ellos, al mediocentro que con Xavi o Cesc no hacia falta tener pero que más tarde sí sería necesario.

Samper es el cerebro de la generación que viene y su lugar a día de hoy debe ser el filial. Aprender, como aprendió el año pasado de Ilie Sánchez, ser una esponja cuando entrene con la primera plantilla y comandar, en esta temporada que pronto empieza, al mediocampo del Barça B. Pero la cadena que antes repasábamos se ha roto. La transición entre Xavi y Cesc no salió bien: uno está en Londres, el otro, a sus 34 años, por los pelos no está en Qatar o en los Estados Unidos, y en el primer equipo, que tiene a un mediocentro pensado para acompañar a un interior de ese estilo, no se adivina quién tomará el relevo y sujetará el timón para ordenarlo todo. John Connor iba a liderar la resistencia de los humanos contra las máquinas al rondar la treintena, pero le tocó enfrentar a su destino antes de tiempo, quizá sin estar preparado, siendo todavía un niño.

Sergi es un tipo de mediocentro que el Barça no tiene y necesita, y además uno al estilo de los que viene utilizando Luis Enrique. Maravilloso en la salida de balón y experto llevándola a cabo entre los dos centrales, es el primer pase que la pérdida de protagonismo de Xavi ha dejado huérfano, el mando en la base, la domesticación del ritmo y la dirección en el juego. Le faltan años, no es su momento, pero algunas veces las batallas del futuro toca librarlas aquí, en el presente, y la de este Barça se ha puesto perfecta para él.

Artículos relacionados:

Comments:1
  • Arbmas 8 agosto, 2014

    Va a cumplir 20 en enero, y ya puede ir cogiendo minutos, incluso ganarse un puesto en el primer equipo (Lucho no es el Tata) pero no esta para titular en grandes citas eso esta claro, va a pasar de aprender de Ilie a aprender de Xavi y Busquets.
    Es muy positivo para la gran cantidad de talento que hay en el B que tengan a un entrenador como Luis Enrique en el A, es un buen ascensorista.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.