Pedro, Deulofeu y el Iniesta de Rijkaard

Pedro, Deulofeu y el Iniesta de Rijkaard

Messi_Neymar-Suarez_iniestaEste verano, poco antes del cierre de mercado, el F.C.Barcelona tomó la sorprendente decisión deportiva de ceder a Gerard Deulofeu al Sevilla. El canterano había vuelto de Liverpool unas semanas antes con la intención de integrarse en la primera plantilla azulgrana y, dejando a un lado otras consideraciones que sin duda influyeron en la elección del cuerpo técnico, iba a tener sitio y función. Por un lado, Gerard suponía la variante diferente en una línea de delanteros en que todos preferían acudir al centro. Los claros titulares, Messi, Neymar y Luis Suárez, tienden a la corona, y Deulofeu encarnaba la alternativa del desborde por fuera, un recurso que, unido a su velocidad, cambio de ritmo y agresividad en la finalización, auguraba para el extremo un papel de pieza útil en los planes de Luis Enrique a lo largo de la temporada.

Además, dado su potencial de progresión, su reto era discutirle a Pedro Rodríguez un rol de cuarto delantero que ante la curva descendente del canario y lo repartido de los minutos de Rafinha entre la medular y el ataque, finalmente ha quedado desierto. Los tres grandes nombres del proyecto son sus tres hombres más adelantados, pero entre ellos y su primer recambio, el salto no sólo es enorme sino que se ha agrandado. No parece que de momento el problema vaya a ser la falta de competencia, pero sí que ante una eventual ausencia o la necesidad de alterar el plan, el margen de maniobra para Lucho se reduce. Munir y Sandro son lo que son, futbolistas muy jóvenes y sobretodo en el caso del hispano-marroquí muy verdes aún, Rafinha de momento participa más en mediocampo y en todo caso no ha encontrado todavía una línea de rendimiento constante, y las actuaciones de Pedro Rodríguez cada vez invitan menos a la esperanza sobretodo si hablamos de ser la primera alternativa a los tres cracks.

Paralelamente, el mediocampo del Barça sigue su proceso de reconstrucción. Un proceso que ante la falta de otro cerebro alternativo, cada vez parece más claro que seguirá necesitando a Xavi Hernández. Difícilmente es lo que pretendía Luis Enrique cuando asumió las riendas de la plantilla, pero después de tres meses de competición y alguna experiencia lo suficientemente reveladora, el equipo da la impresión de inclinarse más hacia ello. El 6 se está revelando como el único capaz de otorgarle cierta apariencia de orden al juego del Barça, de asumir labores de dirección para que Messi no se vea en la obligación de ser tan centrocampista, y en definitiva, de organizar el juego de manera más fluida y coherente. No es, ni de lejos, el mejor Xavi, y está por ver si esta versión será suficiente, pero de momento le da al equipo cosas que éste parece necesitar y que hasta la fecha Luis Enrique no ha encontrado en otros.

Pero Xavi es una debilidad en defensa. E Iniesta otra. Y como la apuesta del técnico por Sergio Busquets como mediocentro de su equipo aparenta ser firme, tiene todo el sentido preguntarse si los dos interiores del Barça de Guardiola pueden seguir siéndolo del de Luis Enrique cuatro años más tarde. Si Xavi va a ser necesario por ser el único en un papel que el equipo está demandando, es la situación de Andrés la que queda más comprometida. Tanto Rakitic como Rafinha tienen un desarrollo defensivo más eficiente, que puede compensar, en parte, las lagunas sin balón que acusan los otros dos integrantes de la medular y que podría devolverle a Iniesta el papel que tuvo en el equipo con 20, 21 o 22 años. Antes de que Pep Guardiola llegara al banquillo del primer equipo.

Andrés Iniesta, en el Barça de Frank Rijkaard bicampeón de Liga y campeón de la Champions League, cumplía con una doble función. Por un lado la de revulsivo desde el banquillo, un jugador para cambiarle el texto al guión y alterar el devenir del partido; por el otro, el primer recambio para, al menos, tres de las plazas del once titular. Era el relevo de Xavi, Giuly y Ronaldinho. Del interior de menos trabajo y recorrido, y de los dos delanteros de banda. Así disputó 37 y 33 partidos en las dos primeras Ligas que conquistó -sólo 12 y 14 respectivamente como titular-. De hecho, es arriba y «en la banda» donde juega con la selección española y desde donde ofreció y sostuvo su último tramo de rendimiento más alto con la camiseta del Barça, la temporada 2012-13, la de Tito Vilanova, formando sociedad con Cesc Fàbregas desde el interior y Jordi Alba desde el lateral, ocupando la teórica posición de extremo izquierdo. También Guardiola lo usó tanto ahí como en la banda derecha.

Arriba no pesa su transparencia defensiva y su esquiva relación con el gol encontraría aliados en los registros de Messi, Neymar o Luis Suárez, según con quien comparta ataque. El salto de nivel respecto a Pedro como primera alternativa a los tres delanteros resulta más que evidente, y Luis Enrique ganaría un recurso del que ahora no dispone para agitar el encuentro con una sustitución. En el reparto de esta temporada del Barça falta un papel, y el de Iniesta ahora mismo no está nada claro. Podría ser este.

Artículos relacionados: 

Comments:6
  • Edgar Ié 28 noviembre, 2014

    Me parece bien que juegue ahi y los de arriba no sean tan fijos,
    Y «agresividad en la finalización» que es eso?

    Reply
  • agonco4 28 noviembre, 2014

    @ Iniesta

    Sería una buena opción sobre todo fuera de casa y alternando titularidades con Neymar o pudiendo dar descanso en determinadas ocasiones a Messi pero siempre con un 9 fijo.

    El problema esta en la mala estructura que tiene la plantilla ya que no tiene un 9 suplente (ya se vé la importancia de Luisito en los partidos cerrados) y la de un centrocampista con llegada (un Keita o Cesc) para que Iniesta pudiese cumplir de extremo izquierdo.

    @ Pedro

    Creo que tambien sería un buen revulsivo del banquillo pero creo que el Pedro actual necesita un cambio ya que en el Barça no va a rendir nunca más como lo hizo en las primeras temporadas.

    @ Deulofeu

    Es un jugador diferente ya que en partidos cerrado y un un 9 sería un gran abrelatas por su gran 1×1 pero para ello debería de tomar mejores decisiones y teniendo en el campo a Messi no podría retener tanto el balón.

    De todas formas, en el filial esta Adama que puede cumplir ese papel perfectamente además de Extremo derecho lo que facilitaría que Messi pudiese jugar de 10 y Alves de lateral por dentro como lo hacia en el Sevilla con Navas.

    Reply
  • Obafemi 28 noviembre, 2014

    Antes que nada, saludos y felicidades por el blog. Es la primera vez que comento, pero llevo siguiéndolo desde hace 2 años y lo cierto es que he aprendido (y disfrutado) un montón con tus textos, Morén. Así que en parte, muchas gracias por ello.

    Muy de acuerdo con tus apreciaciones sobre Iniesta: aunque su rendimiento cuando ha jugado de centrocampista ha sido alto, pero en esa posición siempre he pensado que su tope de potencial sólo ha aflorado en contadas ocasiones. Teniendo en cuenta su innegable talento y todo lo que prometía desde su irrupción en el fútbol de élite, tengo la sensación que podría haber dado más de sí aún, pese a que insisto, su nivel ha sido notable en general. Probablemente es delante donde más ha rendido, pese a su falta de gol en partidos «no tan importantes».

    Por cierto, sobre Pedro, creo que ya apuntaste esa posibilidad en su día, pero teniendo en cuenta la casi inevitable marcha de Montoya, que Douglas es lo que es, que en el B no hay una alternativa de garantías, que la falta de centrales obliga a descartar el pasar a Bartra al lateral (supongo) y que no podemos fichar… ¿Ha llegado la hora de confiar en la reconversión del canario al lateral? A día de hoy, parece complicado atisbar la renovación de Alves y Adriano no es un jugador que pueda aguantar el ritmo de 2-3 partidos semanales mucho tiempo, así que no veo demasiadas alternativas de peso y esta temporada podría ser una buena oportunidad para que fuera aclimatándose a la nueva posición sin urgencias.

    Saludos.

    Reply
  • Morén 28 noviembre, 2014

    @ Edgar Ié

    Ansias de gol. Gerard no es una referencia realizadora, pero sí un delantero que busca anotar con cierta frecuencia. El gol no le es indiferente y lo incorpora como uno de sus objetivos. Lo contrario que Iniesta, vamos ^^

    @ agonco4

    ¿No te parece que Rakitic puede ser ese «Keita o Cesc» con llegada desde el interior izquierdo?

    @ Obafemi

    Muchas gracias Obafemi, y celebro que te hayas animado a comentar.

    Es que Iniesta es un interior muy muy muy singular tanto para bien como para mal. Cuando el equipo puede darle estructura y el contexto adecuado (lo que ahora mismo, creo, no puede hacer) es un futbolista muy difícil de defender para los rivales, pero en el otro lado de la balanza está su escasa constancia y su casi nula aportación defensiva que cuando no tiene lo primero acaba pesando en exceso. El gran Iniesta, como interior, sólo lo ha sido con un gran Xavi que ya no puede ser.

    El tema de Pedro y el lateral está ahí, pero entiendo que más con vistas a la próxima temporada, cuando habrá que ver también qué ocurre con Alves, Adama, Mascherano…

    Reply
    • Edgar Ié 28 noviembre, 2014

      Que quiere meterla como sea vamos… XD eso es agresividad en la finalización.
      Sobre el articulo que he compartido no estoy del todo de acuerdo con el, en el se habla como que el unico responsable de su «no-exito» es el club y los tecnicos actuales, cuando para mi el unico responsable es Deulofeu, el jugador no es una pieza de barro q puedas moldear a tu gusto, y ya no es un niño, a de ser el jugador a partir de tus correciones ( y q las interiorice y las comprenda) el que mejore y solo puede ser asi, y si el no quiere porque cree que puede triunfar con solo su genialidad, ahi el club no tiene responsabilidad, no me creo para nada que no se le haya ayudado y corregido.

      Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: