El Girona ejerció de líder y Halilovic de estrella

El Girona ejerció de líder y Halilovic de estrella

HalilovicEl Barça B de Eusebio se hizo con la victoria el domingo en Montilivi tras un partido en el que fue ampliamente superado. Mejor el Girona en el cómputo global y mucho mejor en el primer tiempo, la propuesta de los de Pablo Machín tomó la delantera desde bien temprano. Los locales se plantaron con línea de tres atrás, dos medios, tres delanteros y dos carrileros que como el peso caía del lado gerundense fueron más extremos que laterales. Ambos dieron mucha profundidad al juego de ataque del Girona y empujaron hacia atrás a un Barça B que arrastra problemas defensivos y que formaba con cuatro centrales en defensa. Diagné fue el encargado de ocupar el lateral derecho y Edgar Ié de hacer lo propio con el izquierdo que dejaba vacante la no convocatoria de Grimaldo.

El Girona defendiendo hombre a hombre la salida de balón del Barça B, utilizando hasta ocho hombres en campo rival.

No fue la única ausencia remarcable en el once presentado por Eusebio, ya que Samper empezó en el banquillo después de jugar los noventa minutos de Copa con el primer equipo entre semana, y como acostumbra a suceder cuando el filial le falta el mediocentro habitual, el Barça B empezó a perder la partida desde la salida de balón. El Girona apretaba muy arriba con emparejamientos hombre a hombre por todo el campo, impidiendo, así, el servicio en corto de Ortolá. Apenas algún envío directo que Adama ganó por arriba y que desarboló la doble vigilancia de Bigas y Lejeune sobre el extremo, y los desmarques al espacio de Sandro en banda izquierda dibujaban unos escasos conatos de salida que no amenazaban el área de Isaac Becerra. Buscando soluciones, Eusebio intercambió la posición de sus dos delanteros de banda, con la intención de que los uno contra uno que Sandro había encontrado ante Ramalho fueran ahora para Adama, pero la jugada no salió bien. Cifuentes, el carrilero derecho del Girona, se desató en ataque, y como la iniciativa en el juego la llevaban los locales, terminaba pesando más su libertad que la del extremo azulgrana. Si Adama no lo seguía, Cifuentes entraba sólo por el carril y metía al Barça en su área, y si el extremo bajaba, terminaba casi como lateral izquierdo y el tres contra tres en ataque se convertía en un tres para dos. Pese a la aplastante superioridad local, el descanso llegaba con cero a cero en el marcador gracias, otra vez, a un Ortolá perfecto en reflejos e intuición.

El segundo tiempo dio comienzo con Sergi Samper sobre el campo, que entró en sustitución de Pol Calvet para que todas las piezas ocuparan su sitio natural. Gumbau, mediocentro de emergencia cuando falta Sergi, ocupó el interior izquierdo y como el inicio de la jugada encontraba ahora una salida más constante, Halilovic, desaparecido en la primera mitad, pasó a influir más arriba. Los ajustes al descanso se completaron con la vuelta de Adama a la derecha y la generosidad de Dongou en la izquierda. El camerunés lleva unas semanas de baja inspiración, y puesto que de los tres de arriba era el que menos estaba produciendo, el técnico lo sacrificó en la vigilancia de Cifuentes, y tras el brillante gol de Halilovic, como lateral izquierdo de facto. Con ventaja en el marcador y los últimos precedentes de puntos que se escapan en los minutos finales, el Barça B cerró a Ié, retrasó a Dongou y acercó a Samper y Gumbau para formar con un 5-2-1-2 con Halilovic de enlace, al que se sumó más tarde Joan Román como otra estación intermedia.

En los compases finales el Barça B dibujó una línea defensiva de cinco hombres con Dongou como lateral izquierdo.

En los compases finales el Barça B dibujó una línea defensiva de cinco hombres con Dongou como lateral izquierdo.

El Girona trató de oxigenar sus alas sustituyendo a los dos carrileros, incansables todo el partido recorriendo la banda, pero con tres centrales y dos hombres abiertos, el Barça B encontraba ahora el soporte táctico en el que apoyar la defensa de su ventaja en el tanteador. Sufrió menos que en el primer tiempo pese al obligado empuje gerundense y Adama amenazó con más salidas a la contra que antes. El veloz atacante del Hospitalet terminó el partido como único jugador en punta de su equipo, después de que con la entrada de Babunski el filial formara con tres medios por delante de una línea defensiva de cinco, con Joan Roman de enganche y Adama como punta de lanza. Necesitado de puntos y de una victoria que cortara la mala racha, en los últimos minutos del encuentro los de Eusebio supieron sufrir en campo propio, defendiéndose como gato panza arriba para hacer valer el gol de Halilovic. Lo próximo será ganar en el Mini, no lo hacen desde mediados de octubre.

Comments:2
  • Halilović 10 9 diciembre, 2014

    No me gusto nada el juego del barça, incluso se podria decir q gano injustamente, el Barça es superior tecnicamente al Girona como para jugar mucho mejor, tiene mejor delantera y media que el rival, tambien es preocupante que no se den oportunidades a jugadores (Kaptoum, Bicho…) que deben ser los organizadores del juego cuando Samper ya no este

    Reply
    • Morén 10 diciembre, 2014

      De hecho, cuando Samper no esté, una cuestión que me hace arquear la ceja es la de los centrales y su aptitud para sacar el balón jugado. El filial, como es lógico, está construido a partir de sus mejores hombres y con Samper en el equipo no es necesario que los de atrás se encarguen del primer pase porque eso corre a cuenta del mediocentro, pero cuando no esté (y se ve cuando no está) más allá de Ié ningún otro central es capaz ahora mismo de comandar la salida y eso en un equipo como el filial del Barça y con un modelo de juego como el suyo se me antoja como un requisito muy importante. El día que Samper abandone el Barça B se deberán cambiar más cosas que no sólo el mediocentro. Como es normal, por otro lado.

      Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: