Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El lateral de repuesto

El lateral de repuesto

Dani_Alves_AdrianoLleva siendo un tema recurrente en lo que llevamos de temporada y amenaza con no dejar de serlo, como mínimo, hasta que termine. La cuestión del lateral derecho del Barça está generando debate tanto en el largo como en el corto plazo, pero es en el segundo que nos quedaremos hoy. En unas horas, en Champions, el conjunto de Luis Enrique se disputa la primera plaza del grupo ante un rival de enjundia contra el que cayó con cierta rotundidad cuando ambos se vieron las caras en Francia. Ya entonces los laterales -ambos- resultaron una debilidad, y es probable que a raíz de aquello los planes del técnico hacia ellos empezaran a cambiar. Lucas Moura por un lado y la sociedad Pastore-Cavani con la colaboración de Matuidi por el otro, resultaron una fuente constante de ventajas para los de Laurent Blanc. Esta noche, además, del lado culé faltará el titular en la derecha, y ninguno de sus dos recambios naturales ofrece demasiadas garantías. Más bien lo contrario.

Montoya no cuenta, está fuera. Por lo que sea el entrenador ni lo contempla, y siempre -un siempre que son muy pocas veces- ha antepuesto al brasileño Douglas por delante del bueno de Martín. El ex del Sao Paulo, las dos veces que ha jugado, ha demostrado lo que cabía esperar atendiendo a su trayectoria en Brasil: más voluntad que acierto, cualidades físicas, enormes lagunas defensivas, una lectura del juego muy alejada de la élite y una personalidad que ahora mismo no se adivina cómo puede pasar por encima de todo eso. Muy lejos todavía de la adaptación al equipo, no parece que éste se lo pueda permitir en una gran noche europea. Así las cosas, quien más opciones tiene para entrar en el lugar del sancionado Alves es Adriano. El frágil lateral no es tan especial con el balón como el 22, pero es un futbolista con claro balance positivo en este apartado, y aunque el perfil derecho no se le amolda igual, su normalidad puede representar un alivio al colectivo. Al fin y al cabo, los laterales del PSG si juegan Maxwell y Van der Wiel, siendo de un nivel inferior a los del Barça son menos debilidad para su equipo, y esto se debe en parte a su corriente desempeño. Son laterales, y principalmente en el caso de brasileño, sin mucho secreto más. Defienden con mayor o menor acierto su banda, suben a veces, tratan de sumar cuando les llega el balón y cuando no, ocupan un espacio lógico sobre el terreno de juego. Sin aspavientos, no necesitan de ajustes demasiado complejos a su alrededor y simplifican las cosas a su equipo.

Adriano Correia no es la única alternativa que maneja Luis Enrique para suplir a Alves. En los últimos días Marc Bartra se ha postulado para el puesto y el técnico, ahora sí, no le ha hecho ascos al guante lanzado por el joven central. Nada tiene que ver su posible utilidad en la posición con la que proyectaba al principio su entrenador para los laterales, pero de aquella idea inicial en la demarcación va quedando menos. Ya no se les pide ocupar en exclusiva el carril, pues tanto Neymar en la izquierda como Messi en la derecha ahora visitan más la orilla, y en el perfil diestro, además, la consolidación cada vez más obvia de Xavi en el interior, viene sujetando a su  espalda al lateral de ese lado más que al opuesto. Si definitivamente el papel del lateral derecho va a ser otro, esto no sólo abre la puerta de Marc Bartra sino también la de Mascherano. Se trata de una solución que además de sumar centímetros contra uno de los rivales que mejor aprovecha los propios, puede casar bien con las características de los contrarios que atacarán esa zona. Si en la derecha el Paris Saint Germain alinea a un extremo que puede desbordar por fuera, en la izquierda todos los candidatos tienen tendencia interior, ya sea para terminar en la mediapunta como Pastore o en el área como Cavani y Lavezzi.

El cabo suelto, sobre todo si Xavi termina ocupando el interior, podría ser Matuidi y su espléndida llegada tanto por dentro como por fuera a la espalda del de Terrassa, o Pastore si finalmente es el argentino el inquilino de ese interior izquierdo diseñado para hacer sangre de Xavi y de Busquets. No es para nada descartable, por lo tanto, que esta noche Luis Enrique vuelva a cambiar las tornas entre Messi y Luis Suárez para que el uruguayo aporte un punto más en el retorno defensivo por banda. Además, como Thiago Silva acula más que Marquinhos, seguramente Leo tenga menos problemas para que su juego suceda arriba después de que el balón haya pasado por los pies de Piqué y Xavi. Dos imprescindibles que parecieron serlo menos cuando Dani Alves lo era más.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.