Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El revés dramático

El revés dramático

Sergi SamperOcurre con la película The Sixth Sense de Manoj Nelliyattu Shyamala, que es imposible volverla a ver sin que en todo momento te condicione el hecho de conocer ya el final. Te cambia la historia. Del mismo modo, al escribir sobre el partido del Barça B en Lugo el pasado sábado, uno no es capaz de abstraerse de su fatídico final. Del empate local cuando faltaban menos de diez minutos o del cruel gol en propia meta de Sergi Samper casi con el tiempo cumplido. El tercero que encajaba Adrian Ortolá y el tercero también que en las últimas tres jornadas anota el filial blaugrana en la portería que no es. El duodécimo a balón parado de los cincuenta y uno que lo convierten en el conjunto más goleado de Segunda División, y lo condenan a pasar otra semana en puestos de descenso.

Si uno se hubiese puesto a escribir del encuentro con el libro por terminar, habría empezado por apuntar las cuatro novedades que presentaba el once de Vinyals. La primera bajo palos, con la entrada de Ortolá, que aportó seguridad, liderazgo, más limpieza en la salida y alguna de las atajadas milagrosas que adornan su concurso esta campaña. Por delante suyo, a Diagne, Juste y Grimaldo esta vez se le sumó Edgar Ié debido a unos problemas físicos de Bagnack. El técnico del Lugo, Quique Setién, respondió con la titularidad de Pablo Caballero, un punta argentino de 1,91 de estatura incorporado por el cuadro gallego en el mercado de invierno. En mediocampo, la baja también obligada de Patric por sanción, volvió a juntar a dos interiores zurdos con Samper, que en esta ocasión jugó con Cámara a la derecha y Gumbau a la izquierda. Por último, en la delantera, Adama y Sandro repitieron en los extremos, mientras el camerunés Dongou ocupó la plaza de Munir, convocado con el primer equipo.

Durante la primera mitad, las dos bandas derechas se encargaron de producir la mayor parte del peligro. Iriome castigó a Grimaldo buscando ganar línea de fondo para poner el centro a la cabeza del espigado punta albivermello, y de la insistencia por su sector llegó el primer gol de su equipo, en una bonita jugada colectiva que culminó Israel Puerto y que hacía justicia al inicio del equipo local. Contra pronóstico, sin embargo, el Barça B no se vino abajo como acostumbraba tras recibir el primer gol, y exhibiendo personalidad -importantes los intangibles de Juste como capitán- y el trabajo que a nivel anímico a buen seguro ha realizado su nuevo entrenador, se aferró al partido y poco a poco lo fue inclinando para su lado. Primero con Adama, sustituto individual de la poca claridad que imprimían a la posesión los dos interiores, y poco a poco con una mejoría coral que proponía de forma más rica pero sin llegar a concretar. En parte debido al poco instinto depredador de su delantero centro, pues entre las virtudes de Dongou no se encuentra su afán rematador y en ocasiones el filial echó en falta esa figura en el área.

Quizá por esto, viendo que el dominio que progresivamente ejercía el Barça B sobre el partido no se traducía en oportunidades claras de peligro, Vinyals recolocó a sus delanteros de modo que quien se ubicara en el centro fuera el insistente Adama, con Sandro en la derecha y Dongou abriendo la puerta por la izquierda a las subidas de Alejandro Grimaldo. Dicho y hecho, transcurrieron pocos minutos hasta que en una subida por la banda del lateral, el balón llegó al corazón del área y tras un rechace fue cazado por Sandro para conseguir el empate antes de que finalizara el primer tiempo.

Todavía fueron mejores las sensaciones al inicio del segundo, con un mediocampo ahora sí engrasado que se sumaba a una delantera que tímidamente empezaba a fluir. Samper mandaba, Gumbau se vaciaba en el trabajo defensivo y Juan Cámara subía un escalón para compensar los apoyos de Dongou, desde el cual marcaría el gol que adelantaba a su equipo con un disparo desde fuera del área. Durante los siguientes minutos estuvo más cerca el tercer tanto azulgrana que el empate local. El Barça B por momentos tuvo el partido controlado, dio entrada a Halilovic para azotar por dentro a un Lugo que poco a poco se descomponía, y la fuga aislada de Iriome en banda derecha se compensaba defendiendo arriba a un Caballero sin velocidad para ganar la espalda a Ié. No obstante, y después de que Setién diera entrada a Luis Fernández al partido, el control del balón se fue dividiendo, el Lugo empezó a ganar metros, y los balones que antes iban a la espalda de una defensa azulgrana más veloz, se convirtieron en centros cruzados defendidos por una zaga más baja. Un minuto de más tardó en entrar Joan Roman por Dongou para que el catalán pudiera aguantar la pelota desde uno de los puestos de ataque, y en el minuto 83 un ya anunciado centro de Iriome encontró la cabeza de Pablo Caballero para batir a Ortolá.

Hasta el gol del empate del Lugo, la crónica del encuentro del Barça B no podía más que ser positiva. Amable. Por la posibilidad de la victoria y la opción de convertirla en dinámica el próximo fin de semana en el Miniestadi, por la ligera mejoría futbolística apuntada, pero sobre todo por la confianza reencontrada que había permitido al equipo darle la vuelta al marcador aun recibiendo el golpe inicial tan pronto. Por primera vez en muchas semanas, el filial aguantó de pie el primer guantazo y respondió al gol encajado como haría un equipo normal. Un equipo con limitaciones y problemas, pero normal. Sin embargo, cuando escribimos esto ya sabemos que el Dr. Malcolme Crowe ha estado muerto toda la película. Que mucho tendrá que trabajar Jordi Vinyals esta semana para que la forma como llegó la derrota en Lugo no pese en el ánimo y la confianza de su plantilla y se desdibuje el camino andado. En los últimos compases del partido, después de una gran intervención de Ortolá. Otra vez a balón parado, otra vez en propia puerta. Y posiblemente, esta vez, sin merecerlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.