Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Todo a por Messi. Messi a por todo

Leo Messi fue la gran estrella de la Final de la Copa del Rey. En esta imagen, conduce el balón entre Beñat y Balenziaga.

Todo a por Messi. Messi a por todo

Leo Messi fue la gran estrella de la Final de la Copa del Rey. En esta imagen, conduce el balón entre Beñat y Balenziaga. Contra un equipo en el que juegan Iniesta, Dani Alves, Neymar, Rakitic o Luis Suárez, Ernesto Valverde decidió concentrarlo todo en defender a Leo Messi. Prácticamente concedió a su adversario todo lo demás, e hizo bien, aunque ni así fuese suficiente. Tal es la dimensión del argentino. El planteamiento del Txingurri se basó en una defensa intensa, con tres vigilancias marcadamente individuales y un comportamiento grupal que tenía como misión reajustarse posicionalmente alrededor de una de ellas. Le funcionó durante diecinueve minutos, que no está mal. En la era de Leo Messi, de no mediar un tiro en el pie del cuadro catalán, probablemente no se podía aspirar a más.

Con balón para los centrales del Barça -la acción de inicio más habitual en un partido donde el balón fue principalmente culé-, la primera de las marcas que encontraban los hombres de Luis Enrique era la del meritorio Iñaki Williams sobre Sergio Busquets. Los bilbaínos pretendieron apretar arriba en los primeros compases y cortocircuitar con el cachorro la ruta de salida que usa al mediocentro como recurrente apoyo. Busquets no era un receptor fácil, por lo que la presión rojiblanca llevó al primer pase del Barça por vías alternativas. En estas, la solución de los azulgranas pasa porque tanto Neymar como Messi se aproximen al mediocampo desde su teórica posición de partida en banda, regateen y metan al equipo arriba. Para impedirlo, el plan de Valverde preveía la persecución tanto de Bustinza como de Balenziaga sobre los extremos culés. Ambos laterales salían muy lejos, apretaban de cerca y aspiraban a incomodarle el giro a su adversario. Si en la derecha de la defensa bilbaína el mecanismo era más bien una atención individualizada que alargaba los tiempos de la persecución, en la izquierda fue un marcaje al hombre con todas las letras de Balenziaga a Messi. El de Zumárraga era la sombra del 10 sin preocuparse del hueco que pudiera dejar libre en su acoso. Era tarea del resto, de sus otros diez compañeros, compensarlo. El Athletic se movía según se movía Messi.

El dispositivo de Valverde tenía sentido y sus hombres durante un buen tramo del partido lo aplicaron con acierto, pero por un lado dejaba tanto cabo suelto que finalmente uno terminó por hacer zozobrar la nave, y por el otro se exponía a que incluso ejecutado a la perfección Leo lo superara e hiciera saltar por los aires la balanza. Así sucedió. En el carril derecho del ataque del Barça, Messi se alió con Dani Alves en una conexión a la que el Athletic no supo proponer respuesta y que permitió a los anfitriones activar una y otra vez al argentino por vigilado que estuviera. Alves, libre de marca, aparecía entre dos compañeros que sí las sufrían -Messi y Busquets- para recibir en ventaja en posición de interior, tocaba con Messi, éste le devolvía la pared y el brasileño se la volvía a devolver. La aparentemente infalible combinación entre ambos le regaló a La Pulga la posibilidad de participar en movimiento y de no tener que solucionar recibiendo parado el enmarañado sistema al que le enfrentaba su rival. A partir de ahí, Messi regateó con una inspiración sorprendente incluso para él, que es quien mejor ha regateado nunca, sin esfuerzo ni peaje. Burlaba a uno, dos o tres, en banda o por el centro, y proseguía la acción con templanza para leer el juego, como quien recibe al pie, de cara y con metros por delante.

Una vez Leo hizo añicos el planteamiento rojiblanco y con el impacto emocional sobre el encuentro de su carrera en el primer gol, el Athletic paulatinamente empezó a desnortarse y a ejecutar con menos tino del inicial lo preparado por su entrenador. Fueron floreciendo las compañías de Messi, sumándose a un Dani Alves que no solo estaba siendo el compinche del argentino sino que, con un abrumador dominio de la segunda jugada, dejaba sin la posibilidad de salir al contraataque a un rival que ya de por sí contemplaba poco esta opción. Luis Suárez y Neymar en el frente de ataque, y el brasileño e Iniesta en el perfil más descuidado de su adversario, secundaron al 10 para amansar la Final al tiempo que la sentenciaban. Solamente en el pasajero tramo del segundo tiempo en que al Barça se le escapó de las manos su idea de conceder metros y balón a su oponente para castigarlo al espacio, el Athletic tuvo voz cerca del área de Ter Stegen. Los mejores minutos bilbaínos fueron una bonita loa a su reseñable trayectoria en la competición y tuvieron a Iñaki Williams como la mejor noticia para el futuro. El del Barça pasa por Berlín. La semana será preciosa.

Comments:3
  • Iniesta10 31 mayo, 2015

    Que se puede decir de Messi que no se haya dicho ya. Es marciano. Es el messias. Es D10S.

    Reply
  • dario 1 junio, 2015

    hola…exelente nota…es dificil decir ya…o tratar de explicar con palabras lo que hace Messi…hasta cuando lo extraordinario se vuelve normal…extrañaremos o quizas veremos cuando ya no este, el lujo i/o placer de ver quizas al mejor, o almenos al mas determinante jugador de la historia; Nadie decide en este momento como Messi lo hace en el futbol…el partido duro…lo q El..quizo…saludos.

    Reply
    • Iniesta10 1 junio, 2015

      No solo es eso, es que además es así partido tras partido. Ves jugadas de Maradona y tiene de muy buenas y espectaculares, pero no en la cantidad que tiene Messi, eso aparte de que el futbol de hoy en día es mucho más colectivo y complejo.

      Yo creo que mientras el Barça tenga a Messi, y Messi quiera competir, el Barça irá acumulando titulos uno detrás de otro. Solo hace falta ver que el Real Madrid, con todo un equipazo, solo ha ganado una liga en los últimos seis o siete años. Esto no es casualidad. Messi está barriendo todos los registros, y solo tiene 27 años.

      Luis Enrique y Zubizarreta han tenido la virtud de fichar a Luis Suarez, que junto con Neymar, le ayudan mucho a Leo, es decir, que ahora el Barça le da cosas a Leo, pero es indudable que este Barça (y los anteriores) se crean a partir de Leo Messi.

      Yo creo que Leo es el más grande de la historia.

      Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.