Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Es al único que le falta

Es al único que le falta

Buffon espera lograr ante el F.C.Barcelona su primer título de Champions League. La de Berlín será su segunda final en esta competición.De un tiempo a esta parte, la Champions League ha venido saldando cuentas pendientes con algunos de los futbolistas que más generosos han sido con ella. Así, leyendas sin corona como Lampard, Robben, Henry, Terry, Lúcio, Drogba o Zanetti, a última hora han podido sacarle lustro a su boyante historial con el trofeo que se les resistía. El esmero que en su día no tuvo la competición con ilustres como Ronaldo, Matthäus, Thuram, Nedved o Van Nistelrooy, en los últimos años no se ha olvidado de casi nadie. A la Final de mañana, sin embargo, llegará un viejo rockero con puesto fijo en el salón de la fama pero sin anillo de campeón. Uno de los mejores porteros de todos los tiempos y referencia bajo palos durante prácticamente dos décadas. En el mismo enclave que aquel verano de 2006 le vio alzarse como campeón de un Mundial que sumó a un palmarés con varios títulos italianos y una Copa de la UEFA, Gianluigi Buffon buscará, a sus 37 años y como capitán, levantar su primera Copa de Europa. La otra vez que estuvo tan cerca, Dida paró un penalti más que él.

Muy probablemente será su última oportunidad, porque la carrera del guardameta de Carrara, de El Ronaldo de los porteros, toca ya a su fin. No obstante, es un buen momento este para apreciar «los fundamentos» de un meta que fue prácticamente perfecto, porque ya no le queda nada más para sobrevivir que la pura calidad. El chasis apenas resiste los golpes, las manos y los pies suelen moverse más despacio de lo que les gustaría y un rechace es pista libre para que otro -rival o compañero- llegue al balón antes que él, pero Buffon ha sabido y sabe tanto que sobrelleva el declive esquivando sobresaltos, esfuerzos poco recomendables y escalones demasiado altos. Su colocación sigue siendo perfecta, su lectura táctica sublime y su comprensión del juego absoluta. Contra un definidor de época, un caimán experto en cazar todo cuanto queda suelto y un rematador con apariencia de invertebrado, nada ni nadie le garantiza salir indemne, pero ya le acercó las semifinales a la Juventus con varias atajadas de mérito ante el Mónaco. Esta vez tendrá a la Champions de su lado. Sabe que le debe una.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.