Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Lo que pesan Iniesta y Piqué

Lo que pesan Iniesta y Piqué

Buena parte de la evolución que ha vivido el F.C.Barcelona esta temporada se debe a Andrés Iniesta. Su rendimiento ha incrementado el peso de un mediocampo que antaño era algo así como una estación de paso, y su status de director ha modificado la forma de atacar del líder de la tabla. Luis Enrique lo mima, lo protege y lo descarga de tantos minutos como puede consciente de su veteranía y relevancia en el sistema. Aquejado de algunas dolencias físicas, por lo tanto, pensando en lo mucho y bueno que viene por delante, el asturiano optó por reservarlo en la visita de los azulgranas a El Madrigal. En su lugar eligió a Arda Turan, y en su función a Leo Messi. El turco, que no había sido interior hasta llegar a Barcelona, tendría más facilidades de haber aterrizado en el Barça de la pasada temporada, en el que a ninguno de los interiores se les demandaba una continuidad en el juego muy pronunciada. Era un equipo pensado para sus delanteros, y en consonancia actuaba el resto. En el actual, sin embargo, el interior izquierdo es el hogar del director y ese es un papel extraño y nuevo para Arda, lo que sumado a la aclimatación que necesita toda nueva incorporación dibuja una oportunidad para el contrario cuando al ex-colchonero se le pide cumplir con ese rol.

Por eso el Villarreal, que más normalmente levanta su muro en campo propio, planteó una fase defensiva más presionante y adelantada de lo habitual, especialmente efectiva cuando el cuero rodaba hacia el sector izquierdo culé. Así pues, Arda Turan en concreto y el Barça en general, necesitaron el auxilio de la que viene siendo la herramienta de control del equipo cuando al conjunto catalán le falta Andrés Iniesta: Leo Messi no sólo pasó a actuar más atrás sino que además lo hizo más centrado, ofreciéndose a quien fuera que tuviese la pelota para ejercer de epicentro en las combinaciones y encontrando en Ivan Rakitic un apoyo permanentemente cercano. Quizá contaba con ello Luis Enrique y por eso su elección en el lateral fue Sergio Roberto, un futbolista capaz de abarcar todo el carril llegando hasta arriba por fuera y que defensivamente, hoy por hoy, se antoja más seguro que un Aleix Vidal que como Arda está por acoplar. Y quizá también por eso, por el peso e influencia que debió ganar Leo Messi en el centro del campo, su equipo se fue al descanso venciendo por dos goles pero habiendo encontrado, con el balón, más control que altura.

Con el argentino alejado de la última línea, la buena defensa que Víctor Ruiz y compañía realizaron sobre Luis Suárez terminó dejando muy solo a Neymar como amenaza ofensiva. Además, que no estuviera Andrés y que Messi jugara tan retrasado, no permitía que el Barça pudiera juntarse en ataque cerca del área del Villarreal y, por lo tanto, castigó su eficacia a la hora de recuperar la pelota defendiendo hacia adelante. Sergio Busquets, Arda, Rakitic, Jordi Alba y Sergi Roberto, en el momento de la pérdida, se encontraban en una posición demasiado alejada, de modo que los certeros primeros pases de los castellonenses ofrecieron una salida limpia a su contra. Tras el descanso cambiaron dos cosas. La primera fue que Messi pasó a ocupar la altura que faltaba recuperando su habitual hábitat de delantero, y la segunda que Arda Turan, en un inicio, pasó a tocar mucho más el cuero incluso con Busquets cediéndole la base como si de Xavi, Iniesta o el propio Leo se tratara. Pero tras el intento, y posiblemente queriendo aprovechar los riesgos que terminaría tomando el Villarreal para acercarse a Claudio Bravo, el turco fue reemplazado por Alves pasando Sergi Roberto al interior y -pareció- encomendándose el Barça a un escenario de partido más abierto en el que su delantera, como es costumbre, terminara haciendo pagar los excesos de su adversario.

Sólo dos minutos antes, sin embargo, también Piqué había abandonado el terreno de juego, y entre lo fríos que entraron Mathieu y Alves al encuentro y el agujero que dejó la salida del central catalán, la fe que no perdieron los locales encontró más opciones de castigar de las que han tenido otros adversarios recientes del Barça. Gerard es fundamental en el trabajo defensivo porque además de una individualidad colosal es el hombre que aporta el orden a toda la retaguardia. El que permite ventajas incluso en zonas alejadas de su posición, por lo que resulta fundamental en las fases de acoso que pueda sufrir la zaga barcelonista. Sin él poniendo los cimientos atrás y sin que Iniesta pudiera responder adoptando como alternativa la defensa desde la posesión, Bruno Soriano y Trigueros pudieron mover al ataque amarillo, Denis Suárez conducirlo, Soldado mejorarlo y Bakambu tirar de él hacia la línea de gol. De nuevo echó en falta aquí el Barça a su mejor central, en el desenlace como en el planteamiento y el nudo, descubriéndose vulnerable en el área e intimidado a balón parado.

Artículos relacionados:

 

Comments:2
  • Michel 21 marzo, 2016

    De nuevo L.E cometió el «error» de dar entrada a Mathieu con el partido lanzado. En estas situaciones el francés baja tremendamente sus prestaciones, las cuales estaban siendo muy buenas desde hace unas jornadas. Rendimiento casi de top. El cambio de dos defensas me chirria tanto o más que hacer una sustitución cuando te van a lanzar un corner en contra.
    En otro orden Albert por lo que comentas de la falta de salida inicial, como consideras el movimiento que pudo realizar L.E veamos; situar a Leo de interior desplazando a Rakitic a la derecha (zona Iniesta) y llevar a Arda al extremo derecho zona con la que está más familiarizado.

    Reply
    • Morén 21 marzo, 2016

      – Es verdad que Mathieu no suele ser el suplente que más rápido se activa cuando sale al campo. Sobre todo cuando, como ayer, la sensación es ya de partido terminado. Por ejemplo en Málaga, en cambio, con Vermaelen sufriendo lo indecible ante Charles y el resultado apretado, desde el banquillo sí que protagonizó una actuación perfecta.

      – Sin ser lo mismo, lo que planteas tiene cierto aire a lo que plantea Luis Enrique con el 4-2-3-1. Messi va al centro y participa más atrás y no por ello se pierde a un atacante. De hecho, no me parece que sea casual que esta temporada sólo se haya dado ese cambio de dibujo en partidos donde faltaba Iniesta.

      Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.