Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Neymar y los extremos

BARCELONA, SPAIN - MAY 08: Neymar Santos Jr of FC Barcelona looks on during the La Liga match between FC Barcelona and RCD Espanyol at Camp Nou on May 8, 2016 in Barcelona, Spain. (Photo by Alex Caparros/Getty Images)

Neymar y los extremos

La MSN ha vuelto a ser clave para que el Barça al que pone apellido haya revalidado título de Liga. Messi, esta vez menos vertebrador de un sistema alterado respecto al de un año atrás, fue la explicación que evitó la caída en los momentos más delicados, Suárez la constante a lo largo de la temporada en números, actividad y juego, y Neymar el hombre que cubrió la vacante del 10 mientras una lesión lo mantuvo apartado. Aquellos casi dos meses sin el argentino, en los que el equipo tuvo que disputar hasta ocho partidos sin quien fuera su faro y guía, dejaron ver la mejor versión del brasileño hasta la fecha, a los mandos de un candidato a todo y haciéndole mantener la efectividad e inspiración pese a lo colosal de tan estelar ausencia. Ejerció de jugador franquicia asumiendo el peso como generador de la mayor parte del volumen ofensivo culé, y secundado a la perfección por Busquets, Iniesta y Luis Suárez se mostró todo lo determinante que las intuiciones más optimistas podían suponerse, exhibiendo precisión técnica a lomos de una gran velocidad y desde la capacidad en la improvisación que le es propia. Aquel Neymar, en ese tiempo, para los rivales resultó incontenible.

Fueron los meses del brasileño en el Barça, en la Liga y en Europa, una insinuación a modo de aperitivo que dejaba ver la dimensión del futbolista y su capacidad como portaestandarte, a la vez que el sacrificio que acepta su fútbol en un equipo y un sistema que, habitualmente, no le pertenecen todavía. Porque el sacrificio de Neymar en el Barça de Messi no es de focos, sino de juego. No se trata de si es o no el cabeza de cartel sino que, hasta ahora, no se ha dado con la fórmula para que su expresión genuina pueda comparecer con Leo Messi en el equipo. La cuestión es táctica, porque no hay ni hubo incompatibilidad de estilos. Ambos hablan el mismo idioma sobre el césped y, de hecho, la química entre ellos cuando los une el balón es evidente. Sucede que por el momento, activada la relación más estrecha entre ambos, el sistema no ha encontrado la forma de mantenerse estable si no es pidiéndole al brasileño una renuncia, cuanto menos, muy considerable. Que su rica paleta se reduzca a, en resumidas cuentas, regatear en banda y desmarcarse al espacio, dos acciones de las que el Barça ha sacado mucho provecho pero que están lejos de englobar todo el potencial futbolístico que encierra su joven crack.

Luis Enrique, esta temporada, no ha esquivado el reto. Ya desde el inicio el curso empezó con un Messi más centrado y que, por lo tanto, se alejaba del pase cruzado como puente que conectara a ambos extremos, al tiempo que se aproximaba a Neymar para la asociación en corto. Un intento por dar con la fórmula que permitiera cobijar a los dos dieces. También después de que Leo regresara de su lesión y con el impacto todavía fresco del Neymar más dominante, se hicieron pasos en este sentido, mediante algunas pruebas en las que bien con los interiores o con los laterales se creara el escenario en el que argentino y brasileño bailaran. Sin embargo, aunque alguno de los intentos alcanzaran el propósito de potenciar desde la pizarra a los dos cracks a la vez (RomaGranada o Celta de Vigo pueden dar cuenta de ello), ninguno logró que el colectivo gozara de la estabilidad de antaño, de modo que progresivamente se volvió a esconder a Ney detrás de la cortina, un factor quizá relacionado con el descenso de confianza, inspiración y rendimiento del brasileño en el tramo final de temporada. Después de haber cabalgado ligero, le tocaba volver al establo.

Como los ajustes a los que obliga el inesperado penúltimo arrebato futbolístico de Iniesta, esta es una cuestión por resolver que todavía estará sobre la mesa al regresar del verano. El propio Andrés ya dejó patente con Tito Vilanova que si bien el perfil de atacante insistente y profundo en el extremo izquierdo puede resultar muy productivo activado por la pierna izquierda de Leo Messi, no se trata del único capaz de serle útil al 10. Con el manchego donde antes habían estado Villa o Henry, La Pulga firmó su récord de goles hasta la actualidad. Y es que Leo es infinito. Lo es con 9 o sin él, con Xavi o con Rakitic, a la contra o en la frontal y, seguro, con la versión más verdadera posible que se pueda sacar de Neymar Jr. La que más tenga que ver con lo que nos mostró durante los meses de octubre y noviembre. Sólo falta encontrar el cómo, y que sea uno tan efectivo para ellos dos como para el resto. No es poco. Por lo pronto, esta temporada pareció buscarse y no se consiguió. En unos meses, la siguiente traerá una nueva oportunidad.

 

«No pierdas detalle de toda la actualidad de la Eurocopa. Tus pronósticos tienen premio en 888sport, el portal de apuestas de fútbol más conocido en nuestro país«.

Artículos relacionados:

– Foto: Alex Caparros/Getty Images

 

– Post patrocinado.

Comments:6
  • George Best the best 25 mayo, 2016

    En mi opinión y de cara a la próxima temporada, una cuestión clave será cómo compensar por banda derecha la centralización de Messi en su juego. El rendimiento de Neymar será de 8, de 9 ó de 10, pero la producción por su banda seguramente estará asegurada. No así por la derecha, donde a mi juicio el juego ofensivo de Alves (33 años), ni mucho menos el de Rakitic, serán suficiente para producir lo mismo por la derecha.

    Y la duda es si este problema se podrá resolver desde el punto de vista táctico, de sistema (1-4-2-3-1 p.ej.) en algunos momentos de determinados partidos, o más bien con la presencia de algún jugador con otras características (profundidad, 1×1, ida y vuelta, etc.), que dudo exista en la plantilla actual.

    Reply
  • dribleador. 25 mayo, 2016

    Buena nota Albert.Pienso que la necesidad de «hacer todo» de Neymar está en la forma dictatorial de su juego. Son 2 jugadores muy distintos Ney y Leo en su forma. Yo he criticado mucho a Neymar en lo anárquico -dicho de forma positiva- de su juego en comparación a la manera clínica de jugar de Messi. Me espero una evolución en el juego de Neymar pero tengo claro que su estado natural es llevar la batuta en el juego y eso claro con Messi en el campo es…imposible. Ahí el problema para el técnico de lograr solución que no dificulte el funcionamiento de sus compañeros para poder lograr el mejor jugar del Equipo Barcelona. La solución, ni idea. Llegada de nuevos jugadores influirá seguro.

    Reply
  • dribleador. 25 mayo, 2016

    La dupla Iniesta – Neymar muestra muy buen rollo de entendimiento. Claro para el día qu no esté Messi antes no estará Iniesta el de más añitos a cuestas.

    Reply
  • Morén 25 mayo, 2016

    Con este artículo damos por terminada la temporada en el blog. No ha estado mal, ¿no? 🙂
    A partir de ahora, nos ponemos a recargar baterías y a preparar la siguiente que, avisado queda, para nosotros no será una temporada cualquiera.
    Muchas gracias a los que nos habéis acompañado estos meses por aquí y esperamos reencontraros cuando, poco antes de empezar el nuevo curso, la web retome la actividad. Os necesitaremos a todos 😉

    @ George Best the best

    Qué buen apunte. Realmente es una cuestión que, a falta de comprobar los movimientos del club este verano, puede estar sobre la mesa. Ya se ha visto en este tramo final de temporada cuando Messi debió centrarse como Alves se encontró el problema de que llegar hasta ahí lo expone de una forma que seguramente a estas alturas de su carrera ya no pueda sostener, y como Rakitic, si se tarta de producir desde un ataque posicional menos abierto que el del año pasado porque ahora dirige Iniesta, tiene más difícil sumar con la pelota.

    @dribleador.

    El tema de ser primera espada está ahí, y personalmente tengo claro que Neymar con Messi siempre va a tener que sacrificar un poco porque al final ambos son jugadores para ser el centro de todo. Es normal. Pero más allá de eso, del tema jerárquico, yo creo creo que a nivel táctico sería interesante encontrar la forma de que un Neymar subordinado no se vea tan reducido. Yo creo que no es una condición obligada por el hecho de compartir once con Leo, pero sí compleja a nivel de pizarra y de construcción del sistema de juego. Lo que ocurre es que la mezcla insinúa ser tan prometedora que cómo renunciar a ella, ¿no? ^^

    Reply
  • dribleador. 25 mayo, 2016

    Estoy completamente de acuerdo Albert.Pues ya se verá pero para su viabilidad el que debe dar un giro grande en su juego es Neymar. No ser lo de ahora por ej en su seleccion que se mueve en la cancha como un torbellino comandando el juego. Messi por la influencia de los años-sin la supervelocidad de antes- y porque quiere integrar a Neymar y que se juegue gran futbol-me imagino que por las egoistas razones de que se quiere divertir- ya ha hecho lo suyo: pases mágicos casi de la inmobilidad para poner en juego a Neymar, olvidando de ponerse él en el centro para definir como en épocas de máx. goleador, renunciando a ello. Pero lo dicho es siempre una tarea algo forzada ya que después acostumbran a atorarse en la nueva fase de la jugada. Sin embargo eso no sucede de estar involucrado en la jugada Luis Suárez. Las jugadas pueden extenderse en pases y conexiones con otros jugadores; como que Messi sabe siempre como incluir al uruguayo, siempre cuenta con él sin tensar como si sucede entre el argentino y el brasileño. Esta forma de análisis, soy conciente de ello, está muy centrada en lo que son los jugadores digamos en su núcleo. Luego el futbol es independiente de ellos y les puede facilitar las variantes y soluciones -nuevos jugadores- de las que no son concientes hoy. Un saludo y felices vacaciones.

    Reply
  • dribleador. 25 mayo, 2016

    Que estoy pesado. Neymar es un gran tipo y valoraría mucho un entrenador con el que discutir de futbol, para entender mejor la disciplina que requiere el juego en el Barcelona como básicas. Para aprender. No creo haya tenido oportunidad de ello como si le hubiese tocado digamos Pep Guardiola. Para bien y para hartarlo ya que Pep me parece siempre un poseído por el futbol con dificultades para frenar.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.