Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

La Final de Emery a través de Vitolo Machín

La Final de Emery a través de Vitolo Machín

Aunque era la tercera que de forma consecutiva aspiraba a levantar, la última Europa League sevillista tenía la particularidad de que, por primera vez, los de Unai llegaban a ella con una situación de partida en que, como mínimo, no eran superiores a su adversario. La rotundidad de su victoria final tuvo mucho que ver tanto con la inexperiencia de unos en estas lides pese al escudo, como con la sapiencia competitiva de los otros. El Sevilla se sabe todos los trucos de su competición, y la juega como quien juega en casa. No puede ser casualidad que Vitolo Machín, el único hispalense junto a Carriço titular en las tres finales, fuera también el hombre más destacado y determinante en el triunfo sevillista. El canario, versátil y siempre presente, últimamente le está sirviendo a Unai para paliar las consecuencias de la grave lesión de Krohn-Dehli, que dejó al técnico sin la posibilidad de una segunda referencia entre líneas siempre importante teniendo en cuenta que su particular mediapunta, Ever Banega, interviene en la jugada desde tan atrás que en ocasiones llega a recibir directamente de pies de los centrales por detrás incluso de los mediocentros.

Contra el F.C.Barcelona y su presión, un primer pase como el del argentino cobra especial importancia, igual que el de Dani Parejo hace unas semanas en el Camp Nou. Por eso, para que el envío que se pretenderá pulcro tenga quien lo reciba, necesitará Emery a Vitolo. Si su juego parte del costado izquierdo seguramente su posicionamiento sea más interiorizado, a espaldas de Rakitic y lo suficientemente lejos de Busquets como para que el mediocentro no alcance a interceptar el pase y a impedir que el canario arranque su poderosa conducción. El aval culé en este tipo de situaciones posiblemente pase por un Dani Alves recuperando su protector rol de falso interior con la pelota y segundo mediocentro sin ella, ese que lo habilita para permanecer por detrás de la línea de balón en transición defensiva y para reforzar la zona del pivote ante la amenaza. Si así sucede, no extrañaría ver a Gameiro prodigándose en los desmarques dentro-fuera hacia la espalda del lateral brasileño tanto para aprovechar el hueco como para reclamar la atención de Gerard Piqué cerca de la cal. Escorado es cuando más sufre el central catalán y cuando más lo echa de menos el equipo, que pierde a su comandante en el área propia y que en esta ocasión verá como también la intimida la capacidad aérea de Vicente Iborra. El valenciano, probable reemplazo del sancionado N’Zonzi en el once, será además una carta importante en el juego directo para Unai con tal de permitirle ganar metros al equipo.

En este cometido tendrá como aliado al citado Vitolo en el lado de Alves pero, sobre todo, si el técnico de Hondarribia decide situarlo en el perfil de Jordi Alba, Mascherano e Iniesta, donde por mera superioridad física respecto a los tres culés puede procurarle una ventaja a los suyos de tintes similares a la que buscó Simeone en la figura de Saúl Ñíguez. La duda para Emery, llegados a este punto, es que si bien este cambio de banda de Vitolo podría tener las interesantes consecuencias comentadas y, a su vez, situar ante Neymar Jr. a un marcador aparentemente más apto para anular al brasileño que el ofensivo Mariano, en el otro lado, debido a la ausencia por lesión de Trémoulinas,  implicaría la entrada en el once de Yevhen Konoplyanka. Más allá de que el entrenador hispalense no ha terminado de confiar plenamente en el ucraniano, y siendo cierto que su presencia plantearía un reto para Alves en la banda hacia la que no conviene que deba caer Piqué, es complicado imaginar al ex del Dnipro ofreciendo a Escudero una ayuda defensiva sostenida ante Leo Messi o ante quien quiera que el juego barcelonista lleve hacia esa esquina. La soledad del lateral es algo de lo que ya sacó provecho el Liverpool, el miércoles durante la primera mitad en Basilea, sin necesitar del disoluto extremo sevillista sobre el campo, por lo que cambiando el peligro de Lallana por el de Messi, sorprendería que Unai aumentara las opciones de una excesiva exposición de su lateral zurdo.

Artículos relacionados:

 

– Foto: Javier Soriano/AFP/Getty Images

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.