Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Antes y después de Messi

Barcelona's Brazilian forward Neymar gestures after missing a goal opportunity during the Spanish league football match FC Barcelona vs Atletico de Madrid at the Camp Nou stadium in Barcelona on September 21, 2016. / AFP / PAU BARRENA (Photo credit should read PAU BARRENA/AFP/Getty Images)

Antes y después de Messi

Fútbol Club Barcelona y Atlético de Madrid vienen protagonizando en los últimos años, temporada a temporada, por nivel de cada uno y contraste entre ambos, uno de los duelos más estimulantes que puede deparar el curso futbolístico. Difícil no ver en ellos alguna actuación que roce la excelencia, una determinada -y aunque quizá momentánea- aplicación táctica sin fisura, o una novedad en el planteamiento de cualquiera de los dos que formule sobre ellos nuevas preguntas y arroje sobre su lucha una pátina original en el análisis. Así pues, anoche el encuentro tuvo de partida dos cuestiones que lo enmarcaron. Una por bando. Del lado de Luis Enrique, la posición de Leo Messi sería fundamentalmente interior, y el argentino, salvo en concretas excepciones, arrancaría y finalizaría las jugadas de ataque sin abandonar el carril central. Como mediapunta o interior derecho del equipo según se comportara Rakitic. El croata tenía como misión compensar posicionalmente al 10, un encargo habitual para él pero enfatizado si cabe ayer ante el Atlético por la presencia sin matices de Leo por dentro. En defensa, en amplitud o en altura, Ivan se situó en función de la estrella permitiendo, por ejemplo, que su posición lo dibujara en no pocos momentos del encuentro como el extremo derecho de facto en el esquema culé.

-Posicionamiento del Barça con Messi en zona de interior derecho y Rakitic de extremo.-

-Posicionamiento con Leo Messi en zona de interior y Rakitic de extremo.-

Por parte del Atlético de Madrid, la sorpresa, si cabe tan o más relevante y definitoria que la ubicación del futbolista más importante sobre el campo, fue la renuncia a lo que ha sido una constante en sus últimos enfrentamientos contra los azulgranas: la presión. Quizá por la ausencia en su medular de un futbolista como Augusto Fernández, fundamental cuando los colchoneros han ido a buscar arriba al Barça debido a su capacidad correctora a los espacios que cada uno de ellos podía abrir a su espalda, y por la presencia en su lugar de un Koke incrustado en el doble pivote desde unas virtudes y características distintas, los de Simeone jugaron la mayor parte de su partido sin balón en campo propio. Los locales no sólo tuvieron el balón como lo tienen siempre ante el conjunto rojiblanco, sino que esta vez, como novedad, lo pudieron jugar arriba de forma continuada. En base a ello y a la corrección en las fases del juego que desarrollaban ambos conjuntos, durante el primer tiempo el F.C.Barcelona pareció dominar la situación, con un juego de ataque que si no desbocado sí resultó fluido, y mostrando un control pronunciado sobre las opciones de contraataque atléticas. La posición centrada de Messi y su cercanía respecto a Iniesta o Neymar, hicieron que el juego culé se trenzara principalmente sobre su banda izquierda, mientras Sergi Roberto al espacio y Rakitic en la compensación, gestionaban la derecha.

-Aparición de Neymar en el lado derecho del ataque culé.-

-Aparición de Neymar en el lado derecho del ataque durante el primer tiempo.-

El volcado del juego y del 10 sobre el perfil zurdo del ataque, no sólo hurgó en las dudas de un destemplado Saúl, que habiendo sido abanderado en la presión se sintió menos cómodo en el repliegue rojiblanco, con la claridad de Iniesta, el posicionamiento de Alba y el entendimiento entre Messi y Neymar para que uno de los cuatro siempre recibiera libre, sino que permitió ver al brasileño, habitando el lado fuerte y con Leo cerca, ganando rango de actuación hasta el punto de llegar a aparecer, puntualmente, por la banda derecha. La ofensiva azulgrana, además, contó con la importante contribución de los centrales y Sergio Busquets, menos acosados que en algunos precedentes y que con la pelota le dieron la suficiente continuidad, ritmo y agilidad a la posesión como para que ésta no se estancara. Debido a ello, a las posiciones ganadas y al orden obtenido desde el esférico, se vio a un Barça autoritario sobre las salidas rivales gracias a la ventajosa colocación para hacerse con los rechaces y las segundas jugadas. Si acaso el duelo Yannick Carrasco – Sergi Roberto cuando los de El Cholo podían juntar pases por dentro y aclarar el enfrentamiento a su extremo, y los toques de un Griezmann insinuador de su segundo tiempo, iluminaban los momentos de respuesta atlética.

La reanudación, inaugurada por Antoine con dos disparos a puerta en los tres primeros minutos de juego, mostró una cara distinta. Desde un comienzo porque los visitantes incrementaron la agresividad sobre las recepciones y sobre los primeros pases culés, adelantando algo más sus líneas, y poco después a causa de las lesiones de Sergio Busquets y Leo Messi. La primera, cuando se desprendía que el rival iba a apretar más en ambas transiciones, sacó del campo al rey del robo y al experto punto de apoyo que siempre encuentra el inicio de la jugada del Barça, y la segunda, directamente, al sistema de juego de los de Luis Enrique. Simeone, que ante los blaugranas saca a relucir su vena de estratega con más brillantez si cabe, no les dejó tiempo a que buscaran y edificaran confortablemente uno alternativa, y se lanzó de inmediato sobre su desorientada presa. Correa y Torres no tardaron en macular el excelente partido de Piqué y Mascherano, en un doble cambio que como punto a resaltar llevó a Griezmann al mediocampo.

La evolución del francés, con todo aquello relacionado con la pelota, es enorme de un tiempo a esta parte, y más cerca de Koke que de Ter Stegen se convirtió en el particular Leo Messi de su equipo, es decir, en el determinante delantero que metido atrás dio forma desde sus intervenciones al juego del equipo. Completado esto con un desempeño sin balón más propio de un centrocampista de brega que de un segundo punta agudo, emergió tras la salida del 10 del Barça como la nueva constante emocional del encuentro. Como sucede siempre que el oleaje se enrarece, para Piqué fueron minutos de disfrute. Esos en los que cuando el resto se aferra al chaleco salvavidas, Gerard agarra la tabla de surf. El catalán, en el segundo tiempo, fue la cara más visible de un Barça que en ataque no terminó de dar con una ruta alternativa a la que propone Messi desde su yo y su circunstancia. Durante las próximas tres semanas deberá hacerlo. Ya sabe cómo.

Artículos relacionados: 

 

 

– Foto: Pau Barrena/AFP/Getty Images

Comments:4
  • michel 22 septiembre, 2016

    Albert, crees que se jugó más como quiso Luis Enrique o como pretendió Simenone?
    Podemos afirmar que S.Roberto pasó su primera prueba de fuego?

    Reply
  • Roque 22 septiembre, 2016

    Creo que de haber seguido el partido sin bajas el Barça hubiera ganado, de echo la primera parte deberia haber terminado con otro gol mas, aun con las lesiones creo que el equipo dio la cara y no se vino abajo aunque no me gusto el cambio de Busi por Andre, no me gusta Andre ahi le veo sufrir demasiado, tiene fisico pero no lectura ni poso para el sitio, ante la baja de Messi creo que podria darle un minutos a Rakitic ahi para que el si pueda dar algo de descanso a Busi si Busi no esta en condiciones y para tener un rodaje en el puesto, creo que el pivote no es para Andre sus condiciones son para otra cosa, tambien rafinha deberia ganar minutos en ese interior derecho en estos partidos sin Messi, en cuanto al Roberto vs Carrasco creo que no tuvo tantas ocasiones como para ponerlo a prueba y que la mayoria de veces Roberto no tuvo problemas en contenerlo o neutralizarlo, habra que ver ante Nolito que es mas tecnico que Carrasco, como responde ademas que Nolito tendra mas oportunidades de enfrentarlo ya que el City seguro tendra mas balon que el atleti.

    Ante el Sporting creo que podriamos volver a ver ese 4-3-1-2 que vimos en los primeros meses de LE en el Barça, con dos laterales mas largos que podrian ser Roberto y Digne, Pique y Mathieu de centrales, Busi o Rakitic de pivote, Rafinha de interior derecho ordenando y dirigiendo un poco el juego, Denis o Gomes de interior izquierdo y arriba Ney de mediapunta con Suarez y Alcacer en punta.

    Reply
  • Morén 22 septiembre, 2016

    @ Michel

    – Yo creo que por partes. Como quiso Luis Enrique hasta las lesiones y como quiso El Cholo a partir de entonces.

    – Como mínimo diría que no la suspendió. No ha sido la ocasión que más ha llegado arriba el Atlético contra el Barça ni mucho menos, y por eso, aunque alguna vez que lo encaró Carrasco sufrió (normal, por otra parte), no señalaría su partido como problemático ni mucho menos. Pero ya digo, también resultó menos exigente para él de lo que preveía.

    @ Roque

    La verdad es que a mí también me sorprendió la entrada de André en el mediocentro. No porque el portugués no pueda rendir ahí, que eso tendremos que verlo, sino porque, al final, esa sigue siendo una posición bastante nueva para él en este contexto y el escenario del partido era uno muy determinado. Si te soy sincero, viendo la trayectoria de Luis Enrique estos años, me esperaba de todas todas un Mathieu por Busi pasando Mascherano al mediocampo. Eso hablando sólo de lo que me esperaba, la valoración ya es más complejo hacerla a toro pasado.

    Reply
  • Roque 22 septiembre, 2016

    Mathieu suele salir bastante empanado del banquillo, nose yo hubiera probado a Rakitic de pivote y Rafinha, Denis o Gomes de interior derecho.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.