Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Con chincheta pero sin punta

Con chincheta pero sin punta

El Barça B buscaba en la Bòbila un resultado que evitara convertir en algo más que en un traspiés su derrota de la pasada jornada. Buscaba no hacer del accidente un conato de dinámica. Buscaba, en definitiva, no perder, aunque finalmente fuera lo que hizo. De inicio, para conseguirlo, Gerard López introdujo varias novedades en el once titular, la mayoría de ellas aparentemente enfocadas a reforzar las dos líneas más próximas a su guardameta. Junto a Marlon y Martínez, los laterales fueron para las dos opciones que más seguridad defensiva podían ofrecerle, el mediocentro para el combatiente Fali y el interior izquierdo para un Xemi en quien Gerard suele recurrir cuando pretende un extra de físico en la zona ancha. Un once rocoso, de más experiencia que alegría pensado para un terreno de juego de adaptación compleja a las características del filial culé. La Bòbila es un campo pequeño, estrecho y presentaba un césped más irregular que la media de la categoría, de modo que junto a la elección de piezas el técnico ordenó una serie de pautas como respuesta al tipo de partido que deberían disputar sus futbolistas.

En salida de balón, con Fali situado entre centrales, éstos ensanchaban el inicio de la jugada al tiempo que el descenso del mediocentro habilitaba mayores espacios por dentro para la recepción de Aleñá y Xemi. Especialmente el primero, halló en ello una forma cómoda de recibir, girarse y emprender la conducción vertical hacia la frontal del Gavà. Llevado el juego arriba, el siguiente paso era desencadenar el ataque, y para ello el Barça B contó con la presencia fija y continuada de Nili como extremo derecho. Cuando esta demarcación la han ocupado Alfaro, Perea o Mujica, el delantero más a la derecha en el esquema culé suele tender a zonas más interiores, bien sea la corona o el interior del área, pero con Nili en el puesto en la que debutó la pasada temporada en Primera, el filial abrió una referencia con tal de estirar el ataque y encontrarla habilitada para el pase siempre que el rival hubiese basculado hacia el costado contrario. A través del cambio de orientación desde la izquierda lo buscaron Martínez, Fali, Moi y Xemi, pero aunque sus recepciones alteraron al Gavà, en el uno contra uno ante Jordi César no terminó de marcar las diferencias que habría necesitado su equipo para dinamitar al sistema defensivo local. Por ello, en parte, no logró el Barça B traducir un dominio y una iniciativa en el juego que por momentos fue notable en ocasiones de verdadero y persistente peligro. Tampoco las sufrió, pues a las medidas orquestadas por su entrenador se le unieron sendas buenas actuaciones en la contención protagonizadas por Fali y, de nuevo, Marlon Santos, que se vieron reforzadas en un segundo tiempo que su equipo afrontó con superioridad numérica.

Con un hombre más, era esperable que Gerard tomara cartas en el asunto desde el banquillo, sumando remate con Mujica en lugar de uno de los laterales de corte más defensivo que el rival ya no amenazaba al buscar una salida más centrada hacia sus dos puntas, lo que habría permitido a Nili seguir con su función de apertura sin renunciar por ello a que un tercer delantero intimidase el área de Craviotto. Esta vez, sin embargo, las decisiones del técnico no allanaron el camino. Especialmente negativas fueron las consecuencias del doble cambio que introdujo en el partido a Mujica y Abeledo y, sobre todo, sacó del mismo a Fali y Nili. Sin el primero, defensor frontal del balón largo hacia los delanteros locales, el Gavà, aún jugando con diez, pudo salir al contraataque más que cuando jugó con once, y sin el papel de chincheta que hasta entonces había desempeñado Nili clavado en la banda y tirando hacia la zona del extremo tanto al ataque como al sistema defensivo rival, la ofensiva de su equipo se embruteció y la respuesta del adversario se simplificó. El cuadro de Óscar Mena reforzó el área propia y siguió insistiendo en los balones hacia Sascha y Garrós para acercarse a la contraria, hasta que en una de esta aproximaciones logró su merecido botín.

Artículos relacionados: 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.