Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Ferran Sarsanedas se nota

Ferran Sarsanedas se nota

En el Miniestadi, este fin de semana, el Barça B recuperó el gol, la victoria y el juego. Y lo hizo, además, sin su mayor talento, en lo que resultó uno de los partidos más convincentes del filial hasta la fecha esta temporada. Para Gerard López, el que más. De inicio, la principal novedad táctica de los locales fue que, sin Aleñá, durante el primer tiempo los dos interiores jugaron a pierna natural, lo contrario que suele suceder con el prometedor juvenil sobre el campo. Carbonell se situó en la derecha, Gumbau en la izquierda y entre los dos formó de nuevo Ferran Sarsanedas. Resulta difícil desligar la buena actuación del equipo de la participación e influencia en el juego del mediocentro, con quien el fútbol barcelonista viene adquiriendo una fluidez y naturalidad, tanto con balón como sin él, que no se observa en el mismo grado cuando el pivote lo ocupa otra de las alternativas. La salida de balón, el intercambio posicional en mediocampo y la conexión con los de arriba mejora, el equipo es capaz de juntarse más y más cerca del área contraria y, gracias a ello, también su presión resulta más efectiva. La presencia de Sarsanedas se nota cuando él tiene el balón, cuando lo tiene un compañero o cuando quien lo posee es un rival. Su juego, más allá de su parcela, influye en el partido. Junto a él, se observó también un redoblado protagonismo de Marlon Santos a la hora de batir líneas desde el primer pase, ausente el apoyo de Aleñá en su perfil y sustituyéndole un Carbonell que más frecuentemente estiró la espalda de su par para abrirle espacio al brasileño. En general, el reparto de papeles y posiciones en el carril derecho del ataque fue distinto al habitual.

Normalmente el extremo es quien juega cerrado, el lateral quien ocupa el carril y el interior quien recibiendo cerca de la cal a continuación rompe por dentro. En esta ocasión, en cambio, Alfaro mantuvo en el costado una función mucho más externa, de apertura y sujeción, ensanchando el espacio entre él y el interior por el que se colaba llegando desde atrás Nili Perdomo. La medida funcionó, generando los culés en el perfil diestro de su ataque el principal agujero del primer tiempo, muchas veces alcanzado tras un pase interior vertical de Sarsanedas a Perea o Carbonell y su posterior apertura a banda. Por ella profundizaron e hicieron llegar el balón a un área cargada, junto a Romera, por Gumbau y Perea llegados desde la orilla contraria. Tras la reanudación, continuó siendo el sector derecho barcelonista el más productivo, aunque en este caso con sorpresa. Que el filial no hubiese estrenado el marcador pese a su superioridad, llevó a Gerard López a modificar el posicionamiento de interiores y extremos. Los cuatro cambiaron de perfil, pasando Gumbau y Perea a la derecha, y Carbonell y Alfaro a la izquierda. La fórmula, viendo la facilidad y peligro con que había profundizado Nili durante el primer período, consistió en usar a Perea como punto de apoyo fijo, con tal de que recibiendo al pie de Marlon, Sarsanedas o el propio Nili, lo aguantara, atrajera contrarios y lo soltara en el momento preciso para la entrada al espacio del lateral y del interior. Tanto Carbonell como Gumbau, cambiada su orientación, dotaron a la transición defensa-ataque culé de un punto de mayor verticalidad y pegada, en el caso del de Campllong enfocando su buena llegada desde segunda línea tanto a las diagonales a la banda como a los desmarques hacia el área. Una presión excesiva en forma de juego y remate para la defensa del Sabadell, y un caudal demasiado goloso para que Dani Romera no lo aprovechara.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.