Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Busquets como termómetro

PAMPLONA, SPAIN - DECEMBER 10: Sergio Busquets of FC Barcelona runs with the ball during the La Liga match between CA Osasuna and FC Barcelona at Sadar stadium on December 10, 2016 in Pamplona, Spain. (Photo by David Ramos/Getty Images)

Busquets como termómetro

Si Sergio Busquets puede brillar es que el Barça está jugando bien, del mismo modo que el esplendor de su mediocentro acerca a los azulgranas a su versión más incontestable. Ambos, individualidad y conjunto, mantienen una relación de dependencia y oportunidad desde la que resulta sencillo lanzar un veredicto acerca del nivel de juego que haya podido practicar el cuadro catalán. El sábado al mediodía, en El Sadar, no hizo falta más que ver a Busi, para saber que fue muy bueno. Ante un Osasuna que apostó por replegar con un 1-4-4-2 que escalonaba en defensa a sus dos futbolistas más adelantados para sujetar a uno -normalmente Oriol Riera- sobre la vigilancia del pivote culé, el Barça hizo bueno aquello de que los primeros atacantes son los defensas y que para fluir en campo rival no hay nada como construir la ventaja ya desde los primeros estadios de la jugada. Gerard Piqué y Samuel Umtiti, muy separados y espoleados por un intermitente descenso de Sergio Busquets entre centrales que, esta vez sí, se tradujo en superioridad ya que liberó a los dos hombres de cierre del Barça para incorporarse al mediocampo conduciendo el balón, se erigieron en la estratégica primera piedra de un ataque barcelonista dominador.

Resumen de los pases de Gerard Piqué (izquierda) y Samuel Umtiti (derecha) ante Osasuna.

Resumen de los pases de Gerard Piqué (izquierda) y Samuel Umtiti (derecha) ante Osasuna. squawka.com

 

Como el movimiento del 5 azulgrana, además, había revelado que la vigilancia de Oriol Riera tenía letra pequeña de modo que la persecución se interrumpía con tal de no abandonar el mediocampo cuando así lo hiciera Busquets, el tres contra uno -ancho- contra Sergio León edificó sendos accesos cómodos y despejados para que los centrales visitantes ganaran metros. En su proceder, reprodujeron la solución que se extrañó de los interiores en el clásico hasta que compareció Iniesta: con el balón y en libertad, avanzar en conducción hasta reclamar la atención de un contrario que llamado a abandonar su posición defensiva descubra una línea de pase hacia un compañero libre. Ante Osasuna, además, éste se tomó tiempo, bien por prudencia como André Gomes o por llevar incorporado el sistema culé como el resto. El segundo escalón no se transitó demasiado rápido, de modo que Busquets recuperara su altura en la medular y las cadenas de pases en que participara hicieran por agitarse a una defensa rival de acreditadas dificultades para ser segura de forma constante. Asentarse atacando en posicional no les resultó a los de Luis Enrique un impedimento a la hora de generar ocasiones de gol, gracias a la desacertada pero determinante superioridad de Luis Suárez contra los centrales rojillos, a la proximidad de Messi con respecto al área y a la capacidad general del Barça y particular de Leo para filtrar balones a la espalda de la defensa local aún cuando ésta se fijara muy atrás.

La profundidad de Jordi Alba al espacio, clave para la victoria. (click sobre la imagen para ampliar)

La profundidad de Jordi Alba al espacio, clave para la victoria. (click sobre la imagen para ampliar)

Pocas acciones han castigado tanto a un equipo esta temporada como los envíos profundos al colista de La Liga, y ante Messi no fue una excepción. Sin Neymar como contrapunto profundo, el relevo del brasileño lo tomaron los laterales, especialmente un Jordi Alba que apoyado en la visión del 10 y en la pausa del extremo izquierdo exhibió control en los tiempos de la llegada y lectura en la ejecución final. La evolución del catalán, otrora acelerado e impreciso torbellino, ha desembocado en uno de los laterales más preclaros del mundo cuando invade los últimos metros. Giró permanentemente a la defensa de Osasuna, que no fue capaz de mantener el orden de su estructura ante la obligación de reajustarse y terminó concediendo espacios, ventajas y situaciones claras de remate. Si algo les faltó a los azulgranas más allá de un acierto que por poco que hubiese comparecido en el primer tiempo habría resuelto el choque desde muy temprano, fue la constancia de un ritmo que le quitara el aire a los locales tanto a la hora de defender la avalancha como de buscar respiros a la contra. En cuanto a esto último, pese a la incontestable derrota, Caparrós halló en el autosuficiente Sergio León un motivo para la esperanza. No fue suficiente para responderle a un buen Barça, pero sí puede serlo contra una Liga que Osasuna todavía tiene que pelear.

Artículos relacionados:

 

– Foto: David Ramos/Getty Images

Comments:5
  • George Best the best 12 diciembre, 2016

    Albert, hacía mucho tiempo que Alba no se marcaba un partido como el del sábado. Yo creo que Neymar, no sé si por indicaciones de LE o por propia iniciativa, frena mucho a Jordi en ataque. También creo que con Umtiti (muy lateralizado el otro día) y aún jugando Neymar, Alba podrá permitirse mayor profundidad en ataque sin tener que pensar tanto en lo que deja a sus espaldas.

    Por otra parte veo un desequilibrio grande entre banda izquierda, con Alba, Iniesta y Neymar o Arda y la derecha donde sólo Sergi Rpoberto aporta en ataque, ya que Messi hace de media punta y el interior de ese lado está pendiente de compensar los movimientos de Leo, y además en el caso de André juega con el freno de mano echado para no cometer errores técnicos y tácticos.

    Qué desacertado anda Luis Suárez en lo técnico últimamente, parece que llevara las bota izquierda en el pie derecho y viceversa.

    Por lo demás aún considerando que el rival no era de primer nivel, a mi el equipo me gustó mucho el otro día. Lo de Messi de otro mundo!!

    Reply
  • Riera 12 diciembre, 2016

    @ George Best The Best

    Sobre lo que apuntas del supuesto desequilibrio entre el sector izquierdo y el derecho, creo que responde a la necesidad de generar volumen de juego por un lado, para matar por el lado débil. En esta coyuntura, se explica el rendimiento de Arda en el sector izquierdo y se adivina un crecimiento de Neymar sin necesidad de romper al espacio.

    La composición Messi media punta, Neymar segundo delantero y Suárez estirando la lona, creo que guarda un parecido con lo que desarrollan Hazard, Pedro y Diego Costa en el Chelsea de Conte, siempre cambiando los perfiles.

    Reply
  • Morén 12 diciembre, 2016

    @ George Best The Best

    Yo más que con la ausencia de Neymar, creo que tiene que ver con cómo progresó el Barça en ataque, tanto por lo que apuntas de la posición de Umtiti, como por la pausa que se tomó el Barça (que es lo que necesita Alba para llegar a tiempo) o la posición más adelantada de Messi, a quien estábamos viendo lanzar desde muy atrás (y Alba se dispara o cuando hay muchos espacios por delante o cuando el Barça ya ha llevado el balón arriba) y fin de cuentas es el encargado de meter esos pases a la punta izquierda.

    @ Riera

    Yo sí creo que el Barça por ahí puede tener alguna dificultad en determinados momentos. Un poco ya se vio al final de la temporada pasada, cuando Leo asumió ya de forma constante una posición centrada del todo, como los rivales pudieron defender al Barça «a dos carriles» despreocupandose de la banda derecha. Seguramente lo que comenta @George Best The Best tenga relación con la indefinición que por el momento hay sobre las funciones de un interior derecho que ha visto como los dos jugadores que le definirían el rol (lateral derecho y extremo derecho) han cambiado su forma de participar en el juego. El Barça ha pasado del Alves-interior al Sergi Roberto-externo y del Messi «extremo» al Messi «mediapunta», y me parece que le queda por descubrir qué tipo de interior derecho necesitará para este nuevo escenario.

    Reply
  • Javier 12 diciembre, 2016

    Si el lateral sube muy arriba, las funciones del interor derecho se limitan mucho a guardar la espalda del lateral, y no veo que Andre pueda ser mejor que Ivan en eso, en cambio si el lateral se queda mas de interior guardando la zona entonces el interior tendria que atacar mas esa banda y cargar al area, en esa sotuacion creo que tanto Andre como Ivan se quedan cortos, si vidal fuera mas habil tacticamente yo seria partidario de probarle de interior derecho, aunque no tiene llegada a gol, si que aportaria desborde, profundidad…generaria peligro atacando el lado debil.

    Reply
  • Riera 13 diciembre, 2016

    @ Morén

    Por lo que he visto, me parece que el rol del volante derecho, diría yo, sería el de gravitar cerca de Messi para recuperar la posesión rápidamente cuando éste pierda el balón. Llegué a esta conclusión cuando observé que el teórico interior derecho había dejado de compensar a Messi rompiendo al vértice derecho de área contraria, movimiento que había devenido el juego blaugrana las últimas temporadas. Es decir, creo que el nuevo volante derecho es la posición de Busquets y la de Sergio la posición de Gerard en esta evolución del sistema.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.