Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Valverde adaptado a Ipurua

EIBAR, SPAIN - FEBRUARY 17: Ivan Rakitic of FC Barcelona duels for the ball with Jose Angel Valdes 'Cote' of SD Eibar during the La Liga match between SD Eibar and FC Barcelona at Ipurua Municipal Stadium on February 17, 2018 in Eibar, Spain. (Photo by Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images)

Valverde adaptado a Ipurua

Hay estadios que hablan del equipos al que dan cobijo incluso antes de que éste se muestre sobre el campo. Arquitecturas que han desarrollado una relación perfecta de entendimiento con el juego que en ellas pretenden llevar a cabo sus dueños. ¿Habría florecido igual la receta de Cruyff en Barcelona de no haber tenido al Camp Nou como escenario? ¿Intimidaría del mismo modo el Real Madrid sin ese envoltorio que parece negarle a su rival la escapatoria? En la escala de los modestos, el Eibar de Mendilibar e Ipurua han forjado un encuentro a lo largo de las últimas campañas en el que cuesta distinguir el punto exacto donde termina el equipo y comienza el estadio. Los dos hablan el mismo idioma, los dos caminan en la misma dirección, los dos dan forma a un mismo decorado inalterable perfecto para la emboscada, como un guión preestablecido del que no se puede huir. Tiene sus propias normas, y para derrotarlo hay que plegarse a ellas.

EibarEl fin de semana, el Barça de Valverde no fue una excepción, con lo que el técnico cacereño recurrió de inicio a una serie de mecanismos para adaptar a su equipo a las particularidades de la batalla que les tenía preparada Mendilibar. Aunque sobre el papel, y pese a disputar el encuentro sólo tres días antes de medirse al Chelsea en Londres, el Txingurri no reservó a nadie, sobre el once, con los nombres conocidos, sí propuesto varias novedades o medidas específicas. La más llamativa tuvo a Paulinho y a Ivan Rakitic como protagonistas, y el intercambio de alturas entre ambos como traducción. En salida de balón, fue el brasileño quien permaneció por detrás casi en paralelo a Sergi Busquets, mientras el croata se descolgaba hacia el ataque e inclinado hacia el costado, tomando prácticamente aspecto de delantero de banda. La idea del entrenador barcelonista no fue que Paulinho diera los pases que habitualmente sirve Rakitic, sino que éste abriera las líneas de pase a la espalda del mediocampo o la disputa por el balón directo que más a menudo corren a cuenta del paulista. Para superar la presión armera, más que sumar pies finos al primer escalón, Valverde multiplicó la limpieza de los que debían recibir el pase, quedando Paulinho situado en medio para disputar el balón dividido en el supuesto de que el Eibar lograra cortar la conexión entre ambos bloques.

- Arriba los despejes de Piqué y Umtiti. Abajo los pases de Sergi Roberto. (vía squawka.com) -

– Arriba los despejes de Piqué y Umtiti en Ipurua. Abajo los pases de Sergi Roberto. (vía squawka.com) –

Es algo que sucedió sobre todo en el arranque, con Joan Jordán trabajando por detrás del punta sobre la posición de Sergio Busquets, y un conjunto local que tras robo lograba ganar metros por banda y colgar balones al área bien en jugada o bien a balón parado. El buen hacer de Ter Stegen, Umtiti y, especialmente, un Piqué agigantado en zona de remate, impidieron al solitario Kike García poner a los suyos en ventaja. Además, con el paso de los minutos, los visitantes pudieron empezar a construir vías de escape, si bien no brillantes, sí efectivas, como la que Sergi Roberto les proporcionó desde el lateral derecho. Insistente en la progresión para cortar desde la conducción el acoso eibarrés, el canterano resultó uno de los nombres propios del partido del Barça tanto por su contribución a la salida como por su trabajo defensivo sobre las recepciones de Takashi Inui. El japonés es el punto de descanso de la ofensiva de su equipo, el lugar donde la acción coge aire antes de tomar un nuevo impulso, la zona de pausa dentro de su frenético desempeño. Roberto le negó la calma. Muy intenso en la anticipación y apoyándose en la falta de ruptura del nipón para salir al encuentro lejos de su zona, ganando su duelo particular privó a los de Mendilibar de una de sus constantes más habituales y brindó a su equipo varias salidas peligrosas tras robo.

Dado que el planteamiento del Eibar apenas dejó espacio para el protagonismo del mediocampo, las principales conexiones ofensivas azulgranas se edificaron entre el primer estadio de la acción y los futbolistas más adelantados. A excepción de Leo Messi, que siempre que visita Ipurua aprovecha para demostrar que aunque los demás no tengan espacios para recibir al pie, su técnica no necesita ni un milímetro, el peligro del Barça llegó atacando la espalda de los centrales. En la única parcela donde el feudo eibarrés concede distancia entre los jugadores armeros, la profundidad de Rakitic, Luis Suárez y Jordi Alba se encargó de recoger los servicios del 10 y llevar el peligro sobre la meta de Dmitrovic. Mendilibar trató de que el Barça se encontrara un Ipurua de dimensiones más reducidas, pero Leo se encargó de que, en la zona donde se deciden los goles, el estadio del Eibar pareciera más grande de lo normal.

Artículos relacionados:

 

– Foto: Manuel Serrano Arce/Getty Images

Comments:2
  • Michel 19 febrero, 2018

    Posiblemente el peor partido de la temporada. Paulinho cada jornada pesa menos y eso se nota.
    Lo que también peso en un nefasto partido de Rakitic con relación al balón.
    Piqué y Umtiti en plena demostración de que son, si no la mejor, pareja de centrales una de las mejores del momento.

    Reply
  • Javier 19 febrero, 2018

    Coincido con Michel, descontando los partidos de supercopa, en los que el equipo todavía se estaba construyendo, me pareció el peor partido de la temporada.. Artículo magistral, una vez más, aunque quizá mereciera el título de «Messi adaptado a Ipurúa». Valverde ha demostrado y demuestra jornada tras jornada que es un técnico sensacional, pero durante muchos minutos el equipo fue superado y asediado y sólo pudo encontrar algún desahogo en la excelencia de Messi y el acierto en la definición. Vi al equipo cansado y falto de chispa, lo cual me preocupa de cara al partido del marte. Se va a encontrar también con un campo de dimensiones reducidas y ante un equipo muy físico pero con muchísima más calidad que el Éibar. Sigo opinando que el sitio de Sergi Roberto esta en el centro del campo, complementa muy bien a Busquets, Rakitic e Iniesta. Valverde sigue buscando la undécima pieza del equipo, ha probado con Gomes, Paulinho, Semedo, Dembelé (muy mala suerte en sus lesiones), Alcácer y Coutinho (enorme calidad pero no puede jugar Champions). Para el martes me gustaría que esa pieza fuera Semedo, aporta físico, velocidad en el repliegue y libera a Sergi Roberto, desde mi punto de vista centrocampista titularísimo en este equipo y más en las grandes citas.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.