Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Efecto mariposa

Jasper Cillessen of Barcelona during the warm up ahead of the Copa del Rey Quarter Final second leg match between FC Barcelona and Sevilla FC at Nou Camp on January 30, 2019 in Barcelona, Spain. (Photo by David Ramos/Getty Images)

Efecto mariposa

El Barça 2018-19 atraviesa su segundo momento de cambio de la temporada. De una forma más silenciosa que cuando Arthur, a raíz del enfrentamiento ante el Tottenham en Wembley, ordenó durante semanas el juego de un equipo que hasta entonces había estado muy perdido, hace algunos partidos que Ernesto Valverde viene tocando teclas clave de su conjunto para influir en determinados comportamientos de quienes lo componen. Tratada está ya en este espacio la nueva constante en la medular culé, según la cual lo que durante meses fue una línea recta que atravesaba a ambos interiores y al mediocentro, distribuyéndolos en la medular a una misma altura, como si se trataran de tres figuras de futbolín, es hoy una estructura a dos alturas en la que el interior derecho juega por delante de los otros dos medios. Una fórmula que se repite casi ininterrumpidamente desde la victoria del Barça en el derbi contra el Espanyol, y para la cual el reto de remontar la eliminatoria copera ante el Sevilla, anoche, no resultó una excepción. Rakitic, designado esta vez para el interior derecho, o lo que de un tiempo a esta parte es lo mismo, para ejercer de pieza más liberada, vertical y adelantada de las tres que componen en mediocampo azulgrana, con balón para los locales actuó por delante del tándem que formaron Busquets y Arthur, acudiendo a la corona, llegando al área, acercándose a la banda y volviéndose a mover al compás de Leo Messi con tal de habitar la parcela que el 10 no ocupara.

En la remontada que tumbó a los de Pablo Machín, además, más allá del componente individual de la variante, esto es, el escalonamiento de la zona de medios, la ocupación de la cal o el retorno defensivo por delante del lateral, por lo singular y exagerado del escenario se expusieron con más claridad que otras tardes varias de sus consecuencias colectivas. Los efectos sobre otros compañeros o sociedades, y algunas de las nuevas tareas que pone sobre la mesa de Ernesto Valverde con tal de redondear el plan en las próximas fechas. Empezando por el principio de todo, uno de los frutos del plan que mejor está resultando es el volumen y frecuencia de participación que le permite a Messi. Menos dependiente de que el esférico le llegue en buenas condiciones arriba, y con un espacio liberado a la derecha de Sergio Busquets para ser él quien baje a buscarlo, el argentino luce últimamente la que seguramente sea su cara más centrocampista de cuantas ha lucido a las órdenes del Txingurri. Con Rakitic orbitando a su alrededor, el juego de intercambios entre Leo y el croata hace fluctuar una y otra vez sus roles de centrocampista y delantero, llevando a uno al teórico espacio inicial del otro. Si Messi baja un escalón para buscar el balón, ni se encuentra su zona de recepción ocupada ni deja vacío uno de los espacios del ataque, y con soluciones por delante a las que enviar el pase, su capacidad para generar peligro desde una altura todavía lejana a la portería encuentra socios para dar continuidad vertical a sus acciones. Contra el Sevilla, uno de los muy activos fue el voluble Philippe Coutinho.

La omnipresencia e hiperactividad de Arthur Melo por detrás suyo, así como el peso adquirido por Messi como vehículo de avance, desembocaron en una versión del ex del Liverpool muy enfocada a los metros finales, incluso con una insistencia en el demarque sin balón que no por vista ya anteriormente este curso deja de ser un atributo a priori poco usual en el juego del carioca. El gran valor táctico de Coutinho previo a su decaimiento estuvo relacionado con sus actitudes de atacante, tanto en lo referente a la pegada como a la combinación en la frontal o a los arrastres del lateral derecho rival. En cuanto a esto último, con tal de liberar la banda de Jordi Alba, resulta fundamental que la atracción que movilice el brasileño sea la del zaguero y no la de un medio, de modo que sus ofrecimientos más productivos son aquellos que se producen lejos de las miradas de la línea de medios rival. Así sucedió anoche para goce del lateral izquierdo del Barça, quien además del contexto que le brindaron los suyos se sirvió de las dificultades atrás de Quincy Promes y de la escasa amplitud defensiva del mediocampo hispalense cuando sus carrileros descendían hasta la misma altura que los centrales. El carril que compartieron Promes y Jordi Alba, no obstante, no tuvo un mismo color en ambas mitades del terreno de juego, pues también cerca de la portería del Barça el lateral del equipo que se encontraba en situación de ataque era el que se imponía en este particular duelo. En la segunda mitad, de hecho, Valverde tomó medidas alineando a Sergi Roberto por delante de Jordi, con tal de presentar un segundo argumento defensivo a la hora de cerrar el perfil zurdo de su zaga. El acceso sevillista a zona de remate, a través del ayer carrilero holandés para llegar a André Silva, sazonó de llegadas peligrosas el área de un colosal Cillessen que salvó dos goles y jugó con la concentración, acierto y confianza con que juegan los que se calzan los guantes semana a semana.

Mandó donde, por momentos, no pudieron mandar Piqué y Lenglet. Los centrales del Barça, más bien, donde más fuertes se hicieron fue en la anticipación lejos de portería, en parte aligerados por la presencia de un solo punta en el cuadro visitante que permitía que uno de los dos siempre pudiera estar liberado de la responsabilidad en la marca, y en parte espoleados por una de las nuevas necesidades que genera el cambio de disposición del mediocampo azulgrana. Durante todos los meses en que Rakitic no ha estado vinculado a los movimientos de Messi, el croata ha estado atado a los de Sergio Busquets, adquiriendo especial importancia en el desarrollo estructural del equipo de Valverde sus labores de cobertura sobre la espalda del mediocentro, cuando éste sale de su zona para lanzar la presión. No resultaba extraño que, tanto atacando como defendiendo, desde el interior derecho Ivan estuviera por detrás del canterano. Este trabajo de protección zonal, ante el Sevilla lo ejercieron Piqué y Lenglet, en la medida que por dentro gozaron de superioridad numérica contra André Silva. No fue una solución sin flecos, pues tanto a través del carril central cuando las tareas de los centrales se enfocaban en banda, como en la cal cuando acudían dentro, pudieron hallar los de Machín opciones de salir en caso de superar la primera presión azulgrana. Sea en Liga, en el siguiente cruce de Copa o en lo que ofrezca la Champions League, es una cuestión que deberá ser atendida.

Artículos relacionados:

– Foto: David Ramos/Getty Images

Comments:5
  • Marcus 1 febrero, 2019

    Que importante seria que Coutinho pudiese sumar en profundidad mas a menudo, para el y para el equipo, no esta acostumbrado a ello pero le daria un plus al equipo.

    Sobre el mediocampo quizas habria que enfocar mas al lateral derecho a tener mas llegada y ocupar la banda en ataque y retrasar a Rakitic para q siga siendo esa ancla junto con Busquets y hacer las coberturas al lateral.

    Reply
  • Marcus 1 febrero, 2019

    De hecho si el extremo izquierdo ya sea Coutinho o Dembele suma mas movimientos de ruptura no seria el momento de adelantar a Arthur y que sea el interior izquierdo el que suba un escalon y poder asociarse con Messi, y un Rakitic retrasado tambien dejaria espacio para las bajadas de Messi.

    Reply
    • Coronel Fedecker 1 febrero, 2019

      Eso pensé yo hace ya unos dias en otro post, pero el problema que veo está en que Arthur, por el momento, es más necesario en el inicio de la jugada ya que es el otro interior el que, al hacer la ruptura, le ofrece el salto de linea con el pase. Si la ruptura la hiciese Arthur, es otro el que tiene que hacer el pase y mover el equipo. También es cierto que Xavi empezó jugando solo en el inicio de la jugada y poco a poco fue ampliando su «territorio» para aparecer prácticamente por todo el medio campo. Arthur tiene una gran hiperactividad (lo cual me hace pensar que puede ser la base de sus bajones en las segundas partes) por lo que podría hacer esto también… A nivel de futuro, con de Jong, los tiros pueden ir por ahí… pero esta temporada no sé…

      Reply
  • Jos 1 febrero, 2019

    Dos apuntes:
    1- el lateral derecho del Barcelona debería de tener un perfil claramente defensivo, más pendiente de cerrar filas con medio centro defensivo y centrales que de ocupar la banda porque le resta dinamismo al messi-rakitic del que hablas. Su parcela en ataque claramente es la de interior defensivo, ahi Roberto suma, pero el retorno o la defensa de ese costado contra un grande pueden traer disgustos.
    – Con ese rol, o en ese rol, de Rakitc..joder, es que me parece que está hecho a la medida de un tal Pogba! Con el fichaje de De Jong y las promesas que trae consigo, ¿En serio ha de ser Rakitic el damnificado? Es que suma mucho y casa perfecto con Leo, le permite probar puerta de lejos, entrar a remate, al espacio como en su gol, define mucho mejor todo lo bueno que tiene, que es mucho..

    Reply
  • Morén 22 febrero, 2019

    @ Eric

    El tema de los posibles fichajes futuros y todo esto lo trato del mismo modo cada temporada. Me parece un debate interesante de tratar, pero al mismo tiempo quiero evitar el riesgo de que eso cubra toda la temporada y tape lo que de verdad está sucediendo. Que no por hablar de lo que quizá pase nos perdamos lo interesante que nos pueda ofrecer «la realidad». Por eso, la fórmula que desde hace años utilizo en el blog (que no sé si es la mejor, pero creo que más o menos nos funciona) es concentrar todos estos temas en unas semanas concretas de la temporada. A veces en marzo, otras en abril, otras ya en mayo… depende un poco de la temporada. Y entonces, ahí, tratar todos estos temas a fondo. Publicamos una serie de artículos sobre la cuestión, debatimos, proponemos… pero sólo esos días. Antes y después, nos centramos en el día a día de la temporada. Me siento cómodo con esta forma de hacerlo porque me permite ambas cosas, tratar la cuestión y al mismo tiempo no perderme la temporada.

    Es un ejercicio de paciencia y agradezco que es una dinámica que los más o menos habituales ya han hecho suya por aquí.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.