Barça 2019-2020 – Capítulo 8: El Otro Arthur Melo

Frenkie de Jong of Ajax is fouled by Karim Benzema of Real Madrid during the UEFA Champions League Round of 16 First Leg match between Ajax and Real Madrid at Johan Cruyff Arena on February 13, 2019 in Amsterdam, Netherlands. (Photo by Dean Mouhtaropoulos/Getty Images)

Barça 2019-2020 – Capítulo 8: El Otro Arthur Melo

Arthur Melo no ha necesitado demasiado tiempo para afianzarse como pieza clave del FC Barcelona en la que está siendo su primera temporada en el fútbol europeo. Protagonista de la buena imagen dada por el equipo en Wembely después de un arranque de curso sin rumbo fijo, desde entonces se convirtió en un habitual de los planes de Ernesto Valverde. Contrastado consolidando el juego de cierto tipo de centrocampista, virtud de la que antes se beneficiaron Beñat, Banega, Parejo, De la Peña o Ariel Ibagaza, El Txingurri ha recurrido a Arthur en todas aquellas citas importantes que han tenido al brasileño en buena disposición física. Valencia, Sevilla, Real Madrid, Betis, Atlético, Tottenham, Inter, Lyon… El Barça 2018-19 es el Barça de Arthur en un grado que muy pocos igualan. Ocurre, sin embargo, que tan frecuente es ver al brasileño arrancar los partidos en el once como verlos terminar sin él, producto de una influencia que hasta la fecha no mantiene el peso con el paso de los minutos.

Como la plantilla no dispone de un futbolista de características equiparables a las del brasileño con quien poder replicar su rol sobre el campo, el técnico no ha podido afrontar la cuestión con un cambio de nombre que mantenga el concepto, pero dada la trayectoria arriba apuntada a propósito de sus centrocampistas, a la forma cómo la temporada pasada crecieron desde el pase la medular y hombres como Ivan Rakitic, al propio protagonismo de Arthur en la definición del equipo, y al tipo de utilización que en muchos momentos se le ha dado al recurso de Arturo Vidal desde el banquillo, es posible conjeturar que en muchos momentos del curso el libreto de Valverde ha podido extrañar a un centrocampista conceptualmente equivalente al brasileño. A un segundo director, que bien compartiendo once con el ex de Gremio o bien sustituyéndolo desde el banquillo, permitiera al equipo contar con una de las personalidades que marcan su identidad, sin depender de un único jugador para darle forma. Siguiendo con la la idea que en 2017 hizo crecer el músculo pasador del centro del campo culé, y que en 2018 dio con la llegada y asentamiento de Arthur en la medular blaugrana, hoy ya sabemos que, en 2019, el nombre propio del verano azulgrana, en lo que se refiere a la sala de maquinas, será el de Frenkie de Jong.

Con el holandés, cuyo análisis individual reservamos para el arranque de la próxima temporada, pues, el Barça incorporará la figura de un jugador que, desde cualquiera de las posiciones del mediocampo, sume orden a su alrededor, control sobre el balón y seguridad en el pase. Un segundo futbolista para ejercer de epicentro de la circulación, para socorrer el avance en la salida e instalar el juego cerca del área rival. Tendente, como Arthur, Busquets o Rakitic, a jugar por detrás de la pelota, pero con recursos en el slalom, la orientación y el pase como para evolucionar a una altura superior. Un talento que, lejos de ser ya un valor terminado, es de momento un rol en busca de una posición definitiva. El rol que, hoy por hoy, Valverde sólo encuentra en Arthur. A partir del verano que viene, si no puede estar el brasileño estará Frenkie de Jong.

 

– Foto: Dean Mouhtaropoulos/Getty Images

Comments:6
  • asce 26 marzo, 2019

    Albert, crees que De Jong puede actuar como interior más adelantado? De Iniesta, para entendernos.

    Yo personalmente soy algo escéptico, creo que su rol ideal es de interior de base, y a medio plazo en el pivote.

    El caso es que a Arthur también le veo un rol ideal. Cual crees que sería el más indicado de los dos para hacer ese papel?

    Reply
  • Marcus 26 marzo, 2019

    Me imagino muchos partidos con el cambio Arthur x de Jong para acelerar el ritmo, y el De Jong x Arthur para calmar y dominar con la posesión.

    Reply
  • Iniesta10 26 marzo, 2019

    En cambio a mi Frenkie me pare claramente un Iniesta, un interior izquierdo que supera líneas, que acelera el juego. Yo lo veo totalmente compatible con Arthur. Creo que puede jugar en las tres posiciones del mediocampo, pero creo que la mejor posición de Frenkie es la de interior izquierdo. Eso obligaría a hacer jugar a Arthur en el interior derecho, tal como jugaba en el Gremio.

    Reply
  • GAL 26 marzo, 2019

    Yo no lo veo de Busquets, aunque ha jugado casi siempre ahi.
    Veo en De Jong lo que vi en Xavi y en Iniesta cuando asomaron en el primer equipo. Empezaron como típico 4 (aun recuerdo la exhibición de Iniesta jugando de 4 en la segunda parte de la final de la Champions de Paris). Eso te da unos fundamentos muy buenos para el juego de posición, pero sus características les llevaron a jugar un poco más arriba.
    En De Jong veo lo mismo. No es un jugador posicional estilo Busquets, le gusta arrancar y superar lineas, y eso jugando de 4 no lo veo muy adecuado.
    Asi que como dice Iniesta10, yo lo veo tambien en el futuro jugando de interior adelantado. No hay que comparar, y no hay que intentar reproducir epocas pasadas, pero es que al Arthur-De Jong le veo grandes equivalencias con el Xavi-Iniesta.

    No se si se va a tocar el tema en algun otro post, pero si no queremos cortar de raíz la proyección de Aleña, tiene que salir Rakitic y/o Vidal. Yo dejaría salir al chileno, vendería tambien a Semedo y subiría a Wague. Roberto sería el lateral pero ayudando en caso necesario al centro del campo como hace ahora.

    Un centro del campo con Busquets, Arthur, Rakitic, De Jong, Aleña y Riqui Puig, con la ayuda de Roberto sería lo ideal para mí.

    Si llega una oferta irrechazable por Rakitic, pues me quedaría con Vidal.

    Reply
  • Nacho Blanco 26 marzo, 2019

    La dupla Arthur-De Jong me desprende una ilusión que hacía muchos años que no tenía con el Barça. Pueden marcar una época, sabiendo sobre todo que empezarán con Busquets y que, durante muchos años, están llamados a liderar junto a Aleñá. Son las cuatro piezas sobre las que debe asentarse el futuro a corto-medio plazo del Barça, teniendo el refuerzo de Rakitic durante una temporada más y sabiendo que Riqui Puig será de la terna más pronto que tarde (otro que tela).

    Yo veo en De Jong cualidades para ser ‘8’, más que para ser ‘4’. Pero como se dice, es tan bueno que puede jugar de lo que quiera (como hizo Iniesta no solo en la final de París, sino en las semis vs Milan de aquel año).

    Como Gal, yo también espero la salida de Arturo Vidal este próximo verano. Vino en un momento de transición para reforzar una posición en la que no sobraban efectivos, y obviamente se buscó inmediatez. Salvo que llegase una oferta estratosférica por Rakitic, daría salida al chileno. A fin de cuentas, y aunque de aquí a un año pueden pasar mil cosas, soy capaz de imaginarme al Barça yéndose a jugarse las habichuelas a un escenario grande de Europa con Ivan de titular, pero no me imagino lo mismo con Arturo Vidal en la foto.

    Busquets + Arthur + De Jong + Rakitic (tres posiciones) + Aleñá (interiores) + refuerzo de Sergi Roberto y/o minutos de Riqui Puig. Maravilla.

    Reply
  • ElCojo 26 marzo, 2019

    De Jong era el fichaje que anhelaba el año pasado. Hacía mucho que no veía tan claro un fichaje. De hecho, era algo contrario a que trajesen a Arthur porque me parecía que o fracasaba (y entonces mejor no traerlo) o triunfaba y su éxito bloqueaba que fichasen a De Jong este verano. Me alegro muchísimo de haberme equivocado.

    Resulta curioso que, siendo tan distintos, Arthur y De Jong sean ideales para la misma posición. Los dos tienen algunos defectos comunes: ninguno de ellos es bueno recibiendo en una posición adelantada, de espaldas, como se supone que debe hacer un mediapunta. Ninguno de ellos sabe cargar el área llegando desde segunda línea (aunque en esto creo que De Jong tiene mucho margen de mejora). Y por último, ninguno de ellos es un centrocampista defensivo de gran alcance ya que, aunque cualquiera de ellos es un buen apoyo defensivo para el centro del campo, ni su capacidad física ni sus características (los dos muy móviles) les llevan a ser un sostén en defensa para el equipo.

    Todos estos defectos parecen conllevar a dos cuestiones:
    a) A los dos les viene bien que haya un 5 tras ellos, un futbolista más fijo con mayor capacidad defensiva.
    b) A los dos les viene bien que haya un centrocampista descolgándose por delante para recibir su pase.

    En clave Barcelona, uno podría pensar que eso les puede llevar a tener problemas de compatibilidad. El resultado es que, o se juega con De Jong de 5 (atándole a una posición más fija que no le permitiría realizar sus slalom a menudo) o se juega con De Jong de interior (dificultando que haya un futbolista más avanazado sobre el que descargar el juego).

    No sabemos cómo jugará el Barcelona del año que viene. Una posibilidad es intentar transformar a De Jong en un Iniesta, dejándole el interior izquierdo y dándole más libertad para subir que a Arthur. Otra posibilidad es que ejerza la función que este año le ha tocado a Rakitic, jugando por la derecha y compensando los movimientos de Messi (esta opción es por la que creo que optará Valverde el próximo curso en más ocasiones). Lo cierto es que hay múltiples posibilidades. De entrada, si se queda Rakitic, yo estoy convencido de que el centro del campo titular seguirá siendo Busquets-Arthur-Rakitic porque Valverde no es amigo de cambios bruscos, sino que prefiere ir dando entrada a los jugadores poco a poco (tal como ha hecho con el propio Arthur y con Vidal). En ese sentido, De Jong creo que irá alternando posiciones durante la primera parte de la temporada y será su propio rendimiento el que defina dónde jugará.

    De todas formas, ocurra lo que ocurra, yo soy muy feliz con el fichaje del holandés. Tener a Arthur y a De Jong, más que éxitos, asegura un determinado tipo de juego. Este año lo estamos viendo: El Barcelona cambia radicalmente con Arthur o sin él. Más allá de jugar en 1-4-3-3, resulta esencial que los futbolistas entiendan el fútbol de un determinado modo y, además, que tengan calidad para jugar así. Yo, que vivo en Madrid y ninguno de mis familiares tiene al Barcelona como su favorito, elegí este equipo durante la época de Cruyff. No me enamoré de la camiseta ni de los títulos ni de un jugador, sino de un estilo de juego. Con la pareja Arthur-De Jong, se asegura esa forma de jugar (y la calidad para llevarla a cabo) durante bastantes años, así que no puedo estar más feliz en ese sentido.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: