Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Sobre centros y parejas

Sobre centros y parejas

El fútbol, como deporte colectivo, es cuestión de relaciones, y como entenderse entre dos suele ser más sencillo que hacerlo entre muchos, las sociedades en forma de pareja acostumbran a adquirir un gran peso en él. Alianzas como las de Albelda y Baraja en el Valencia, Xavi e Iniesta en el Barcelona, Cristiano Ronaldo y Benzema en el Real Madrid o Dani Alves y Jesús Navas en el Sevilla, son algunas de las más icónicas de entre tantas otras que en un momento u otro caracterizaron al fútbol español. Base sobre las que empezar a construir en colectivos con problemas, o para potenciar los limitados recursos de un competidor teóricamente más modesto que su rival, en el arranque de Liga las parejas vienen formando parte estructural de los esqueletos de Real Madrid y Valladolid. En el estreno liguero de los de Zinedine Zidane, sin ir más lejos, los madridistas buscaron el entendimiento por fuera de extremos e interiores como un camino amable y poco comprometido para llegar a campo contrario.

Ya en el Santiago Bernabéu, el planteamiento del técnico galo mantuvo dos de los pilares de su presentación en Vigo, repitiendo desdoblamientos exteriores para avanzar, y proponiendo un esmerado ejercicio de presión en campo contrario para no alejar el juego del área visitante (Imagen arriba a la izquierda). En esta ocasión, sin embargo, el once de Zidane presentó dos novedades destacadas de cara a paliar alguna de las cuestiones que más margen de crecimiento mostraron contra el Celta, pues con la inclusión de Isco en el equipo sumaba capacidad en la zona de la mediapunta y con la de James Rodríguez, además, un mayor impacto resolutivo en la finalización. En principio como extremo izquierdo el primero y como interior derecho el segundo, lo cierto es que con el balón en juego ambos se integraron en el mediocampo madridista a partir de un dibujo de dobles parejas que dio forma a un cuadrado en la medular blanca, con Casemiro y Kroos en la base y James e Isco en tres cuartos de campo (Imagen arriba a la derecha).

Especialmente abierta se mantuvo la conexión entre el alemán y el malagueño, toda vez el perfil izquierdo del ataque madridista fue de inicio el más asociativo de los dos. En él juntaron los locales la técnica de Ramos, Kroos, Isco, Marcelo y Benzema (Imagen de la derecha), acumulando pases y rivales a la espera de encontrar el espacio en la orilla contraria a través del cambio de orientación. Sucede, sin embargo, que en tanto que Isco se movía por dentro y no por fuera, y dada la voluntad de Zidane por darle una pareja a Marcelo que se moviera al espacio por delante del lateral, la presencia de Benzema en banda durante el primer tiempo resultó superior a la que se vio en Vigo, disminuyendo su impacto interior tanto en lo que se refiere al remate como a la creación de ocasiones.

Con Isco participativo pero errático en la frontal, tampoco el carril diestro llegó a compensar las salidas fuera del área del punta francés, debido en gran parte a la contención posicional de Dani Carvajal. El lateral derecho madridista, a diferencia de un Marcelo que jugó volcado sobre los últimos metros, se mostró más comedio en las subidas, seguramente como consecuencia del tipo de amenaza que le planteaba el Valladolid a la zaga blanca. Los de Sergio, con pareja de delanteros en ataque, son un equipo que explota con inasistencia y acierto la caída de uno de los puntas hacia su perfil siniestro con tal de separar a los centrales del rival y abrirle el acceso a la diagonal de Oscar Plano desde la izquierda (Imagen de la izquierda), de modo que una posición más baja de Carvajal podía permitir la defensa de las caídas del punta a banda sin llevar a Varane a la línea de banda.

– A la izquierda, el mapa de calor de Benzema durante el primer (arriba) y el segundo tiempo (abajo), en el centro la posición de Karim antes y después de la entrada de Vinicius, y a la derecha el mapa de calor de James Rodríguez durante el primer (arriba) y el segundo tiempo (abajo). –

La contrapartida del ajuste para el Real Madrid, no obstante, fue que con su lateral menos presente en ataque, tanto Bale como James aumentaron su vínculo con la amplitud del costado, lo que sumado al juego de Benzema por banda izquierda por momentos dejó a Isco como única referencia central por delante de Casemiro y Kroos, algo que en muchos momentos llevó al Madrid a insistir, sin suerte, en el centro lateral. Los de Zidane tuvieron el balón, el dominio y las oportunidades, pero no un acceso al gol lo suficientemente claro. De cara al segundo tiempo, así pues, buscó soluciones el francés, de entrada liberando las incorporaciones de Carvajal por banda para que, a su vez, James cortara su relación con la orilla y pudiera ganar peso por dentro. Ni el colombiano ni el lateral consiguieron revertir su nuevo estatus en el ataque de su equipo, y a cambio la exposición de los centrales blancos frente a Guardiola y Ünal le restó mando a los de casa.

Tanto es así que a partir de entonces también el entrenador madridista pareció inclinarse por una fórmula similar, primero con el retorno de Benzema al carril central tras la entrada de un Vinicius que inicialmente sería la pareja exterior de Marcelo, y después con el ingreso de Jovic acompañando a Karim en el área. La entrada al campo del delantero serbio, además, llegó de la mano de un cambio automático de bandas entre Bale y Vinicius, probablemente para que ambos pudieran activar su centro a pierna natural hacia una zona de remate ahora ya ocupada por partida doble (Imagen de la derecha). Cargando el área y también las bandas, a costa de exponer el dos para dos de Sergio Ramos y Varane ante la pareja de puntas del Real Valladolid.

 

– Foto: Gabriel Bouys/AFP/Getty Images

– Gráficos: www.as.com

Comments:2
  • Fran 27 agosto, 2019

    Vaya análisis más bueno O_o

    Reply
  • Pepe Urias 27 agosto, 2019

    Espectacular análisis. Añadiría algo si tuviese algo que matizar, pero es imposible. Muchas gracias!

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.