Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Atlético de Madrid: la hora de Ever Banega.

Atlético de Madrid: la hora de Ever Banega.

Posiblemente sea a la hora de detectar los fallos y hallar las soluciones cuando se observa la verdadera calidad de un entrenador. Cuando la idea inicial funciona las exigencias para el técnico son menores y se reducen a mantener la dinámica del equipo y las dinámicas individuales necesarias para seguir por el mismo camino. No obstante, es cuando los planes del entrenador no funcionan que éste debe detenerse y analizar detenidamente a su equipo y detectar donde está el error en su planteamiento inicial. Esta capacidad para encontrar problemas y plantear soluciones es la que distingue a los grandes entrenadores del resto, y Aguirre tiene ante sí una oportuidad perfecta para reivindicar su valía. No esperamos -ni deberíamos esperar- un cambio radical del guión, pero si que el mexicano a partir del equipo actual y respetando los puntos en que su funcionamiento es el adecuado, debe introducir alguna variación.

Tras la catástrofe del partido ante el F.C.Barcelona, Javier Aguirre ha probado con planteamientos diferentes que tampoco parecen haber dado el resultado esperado. En este post, pues, trataremos de desarrollar la que sería nuestra propuesta para, respetando la base del funcionamiento de los colchoneros, minimizar las actuales debilidades y poder aportar nuevas fortalezas al equipo.

Cuando analizamos los problemas actuales del Atlético de Madrid, observamos que uno de los más importantes era la falta de un futbolista capaz de dirigir la construcción del juego y tejer a su alrededor un conjunto de sociedades que permitan al equipo de Aguirre ser algo más que unas individualidades ofensivas determinantes. Por eso, pese a las posibles reticencias iniciales del técnico, la presencia del argentino Ever Banega en el once cada día parece más indispensable. El Atlético no dispone de otro jugador capaz de asumir este rol, ya que el resto de centrocampistas responden a perfiles más físicos y dinámicos y con menos contacto con el balón -Raúl García sí podría cumplir con estas necesidades pero para ello necesitaría otro contexto e idea de equipo-, y tampoco hay en la plantilla un mediapunta organizador como podría ser Diego Ribas, Aimar o Iniesta.

Una vez decidida la entrada de Banega en el once, es el momento de encontrarle un lugar en el equipo. Debido al actual sistema rojiblanco de 1-4-2-4, no sería recomendable que substituyera a uno de los dos centrocampistas ya que a una línea ya de por sí muy despoblada, sumaríamos a un futbolista más preocupado en atacar que en defender, lo que partiría al equipo en cinco jugadores que atacan y cinco que defienden y destrozaría cualquier control sobre ambas direcciones de las transiciones. Otra posibilidad es su entrada por uno de los dos puntas y pasar a un 1-4-2-3-1 con Banega por detrás del punta. No es una mala alternativa, pero sí conlleva algunas repercusiones que, al menos de entrada, afectarían la asimilación del nuevo sistema. Por un lado, sin Forlán el equipo perdería gol ya que a excepción del Kun -más la aportación de Maxi Rodríguez- no habría más futbolistas con capacidad para anotar de manera regular. Por el otro, se quitaría del equipo a un jugador importantísimo en el engranaje del equipo, ya que mientras Agüero es el crack, Forlán es el jugador que participa en gran parte de los automatismos del juego atlético.

Vemos pues, que la mejor opción es que Ever Banega entre en alguna de las dos bandas. Tanto Maxi como Simao son dos futbolistas que están ofreciendo un buen rendimiento, pero las necesidades del equipo obligan al técnico a sacrificar a uno de los dos. Analizando las características de ambos jugadores, la participación del extremo portugués se presume de mayor importancia, ya que además de aportar unas cualidades especificas al juego del equipo -desequilibrio y amplitud por banda, velocidad y desmarque- es el especialista a balón parado del equipo. Por este motivo, según nuestro criterio, la entrada de Banega al equipo debería hacerse en detrimento de Maxi Rodríguez, partiendo desde el costado derecho aunque con mucha libertad para abandonar la banda y participar en la creación. Para ocupar la banda quedarían las diagonales al espacio de Forlán y las subidas del lateral. Si cuando Banega centra su posición el interior le sigue, la banda estará desierta para atacar la sobrecarga sobre el lateral rival, mientras que si el contrario permanece en su puerto, el Atlético puede vivir en superioridad en la parcela central del centro del campo.

Junto a Forlán trazando desplazamientos sin balón a la espalda del lateral, en el ataque por banda derecha debe tener un peso importante el lateral derecho rojiblanco. Este rol no puede desempeñarlo Perea quién debería ocupar el puesto de central desde el cual cubrir la espalda del lateral gracias a sus cualidades físicas. El Atlético no tiene en la plantilla a un jugador que encaje en las características de un carrilero diestro, por lo que Aguirre deberá adaptar a alguno de sus jugadores para cumplir con este perfil. De cara a la temporada que viene, y si esta solución resulta efectiva, será el momento de incorporar a un lateral diestro de características ofensivas -dependiendo de la situación de las arcas rojiblancas podría ser interesante mirar al mercado sudamericano, sobretodo al brasileño, ya este mercado invernal-, pero hasta entonces el técnico deberá inventarse el perfil.

La lógica nos hablaría de Seitaridis como lateral, pero como sucediera con Perea, su capacidad para llevar peligro en ataque de manera constante y de participar activamente en la administración del esférico puede ser dudosa, por lo que podría ser interesante descubrir a un posible carrilero diestro dentro de la misma plantilla. Estudiando las características que debe reunir este jugador, nos encontramos con que debe ser un jugador poderoso físicamente para que pueda recorrer la banda de manera regular, explosivo, con cierto dominio en el toque ya que debe poder centrar con fiabilidad y con una relación con el balón bastante intima. Así pues, nuestro nombre sería el joven Ignacio Camacho. No se trata de una reubicación definitiva, puesto que es evidente que el canterano tiene mucho más futuro en el centro del campo que en el lateral, pero teniendo en cuenta las necesidades del equipo, sus características y los pocos minutos de juego que le deja la presencia de Raúl García, Maniche o Assunçao, ésta puede ser una solución exitosa hasta final de temporada, ya que Camacho es un jugador ágil, veloz, potente, inteligente tácticamente, disciplinado en la recuperación y acostumbrado a entrar en contacto con el balón. El recurso de utilizar a un centrocampista del dinamismo del canterano para ocupar el lateral es una alternativa que ya han manejado otros técnicos, con casos como los de Essien en el Chelsea, Hargreaves en el United o Bruno en el Villarreal.

Así pues, la banda derecha del Atlético no se atacaría de una manera posicional, sino que cuando Ever Banega se fuese hacia el centro, serían Forlán y Camacho los hombres que deberían atacar el espacio generado por el argentino. En cierto sentido, el funcionamiento de esta banda derecha puede resultar similar a la del Real Madrid, donde las caídas de Raúl y las subidas de Ramos son las encargadas de llevar peligro por el costado.

Atlético de Madrid: la indefinición como bandera (versión 2.0)

Comments:5
  • Manuel 4 noviembre, 2008

    Me parece un muy buen post. Creo que desmenuzas el funcionamiento del At.Madrid con mucha claridad y asertividad, y que has propuesto una muy buena solución. De todas formas, como es costumbre en mi, y despues de unos cuantos días pensando en ello, yo voy a proponer, o mejor dicho, voy a exponer lo que yo haría:

    1- Estoy completamente de acuerdo que ahora es cuando se ve al buen entrenador, es en este momento cuando Aguirre tiene que analizar y ver más alla, detectar el punto debil y corregirlo sin descompensar, sin restar, sino sumando.

    2- Han habido dos partidos trascendentes a la hora de comprender las posibles soluciones para el At.Madrid: el partido del Camp Nou y el partido de Vila-real. En el primer partido se vió claramente que ese 4-2-4 con un centro del campo tan despoblado deja a merced del rival al equipo, sobre todo en partidos top-ten o de cierto nivel, con lo que mi primera conclusión sería que se debería modificar el sistema de juego para poblar el mediocampo, cincunstáncia que se corroboró con el partido ante el Vila-real en el que en un rato el equipo de Castellón le endosó 4 goles, mostrando claramente que el equipo actualmente está partido en dos, uno que ataca y que tiene mucha pegada, otro que defiende deficientemente por falta de efectivos. Por tanto, creo que el planteamiento que haces me parece impecable y creo necesaria la entrada de Ever Banega. Hasta ese punto estoy completamente de acuerdo, el análisis que haces me parece brutal, y la solución que propones, muy acertada, creo que Banega es el hombre que puede resolver los problemas de Aguirre, pero … yo me platearía otro sistema de juego que creo encajaría mejor por cuanto creo aportaría mayor equilibrio y pegada. La conclusión es parecida a la que expones, pero el sistema de juego es distinto, ya que pienso que es complicado que Forlán parta desde el centro para ocupar la banda, así como Banega parta de banda, creo que es complicado y no sería un automatísmo fácil de conseguir

    Continuaré dentro de un rato, ahora me tengo que ir …

    Reply
  • Manuel 4 noviembre, 2008

    3- Yo iría hacia un dibujo táctico como el siguiente: 3 centrales (de los cuales 1 o 2 serían marcadores en función de los delanteros del rival, y los otros serían distribuidores. 2 hombres de banda, uno a cada banda, que según el rival y las necesidades de victoria o de aguantar un resultado, podrían ser laterales y/o extremos, yo personalmente creo que para darle equilibrio al equipo, debería haber un lateral carrilero en una banda (en la derecha) cuya función sea más defensiva y un extremo en la otra banda (Simao). 3 centrocampistas, de los que 2 ocuparian un doble pivote y 1 mediapunta, y finalmente 2 delanteros: así pues el dibujo sería parecido a:

    x x x
    x x
    x x x
    x x

    Yo creo que el Atletico tiene mucha calidad delante, y por tanto, en la medida de lo posible, se debería mantener ese potencial, por tanto trataría de imponer un ataque con dos delanteros, tal como está ahora, pero potenciando el centro del campo. Por tanto mi equipo prototipo sería:

    Con tres centrales, usando también algúnos laterales como Perea de central marcador. En el centro del campo pondría a Maniche y Raúl Garcia como pivotes, Maniche como pivote izquierdo y defensivo y a Raúl como pivote derecho y ofensivo e interior, y a Banega de mediapunta y manija del centrocampo.

    En las bandas pondría en banda izquierda a Simao, también por las razones que expones, ya que abre más el campo (maxi tiene tendencia a ir hacia dentro, y Simao es más extremo), también porque tira las faltas y con su presencia el equipo no pierde tanta pegada, … y en la otra banda necesitaría un lateral carrilero que ahora el Atletico no tiene, pero que perfectamente podría ocupar provicionalmente como bien dices Camacho. Así tendríamos una banda más ofensiva, la izquierda y otra más defensiva.
    Finalmente mantendría al Kun y a Forlán como delanteros, el Kun más por la izquierda y Forlán entrando por la derecha.

    El planteamiento viene como consecuencia del partido contra el Vila-real, en el que se vió claramente que el atletico no tiene un problema ofensivo, sino defensivo, y que quizás potenciando el centro del campo, el equipo ganaría equilibrio sin perder pegada.

    Está claro que si Simao juega en banda izquierda, para darle mayor consistencia, debería ser Maniche el pivote izquierdo y Raúl el derecho, todo en aras a proteger esa banda.

    Esta solución tiene variantes, ya que se puede jugar más defensivamente para defender un resultado con dos laterales carrileros, con lo que el centro del campo queda muy arropado y el equipo puede jugar al contraataque, o se puede jugar con un lateral en banda derecha y Simao en banda izquierda. Este último también puede cambiar de banda (o jugar Maxi en banda derecha) y jugar con un lateral carrilero izquierdo, pero esta variante tendría que estudiarla mejor porque también afecta a los pivotes y debería ser probada en los entrenos con anterioridad. Pero en todo caso son variantes al sistema principal antes expuesto.

    Te agradecería me comentaras y/o criticaras lo que veas puesto que aqui estamos para aprender. Un saludo

    Reply
  • Manuel 4 noviembre, 2008

    En el comentario anterior el dibujo táctico sale mal dibujado, en realidad sería más parecido a esto:

    —–XX—–XX—–XX

    ———XX—–XX
    –XX
    ————XX——-XX
    —–XX
    —————XX

    Así creo que se aprecia mejor que el lateral derecho es defensivo, y que en banda derecha Simao abre el campo y ataca. A la vez está cubierto por Maniche y por un central izquierdo marcador que pueda cubrir la banda.

    Reply
  • Lecciones de la Pelota 4 noviembre, 2008

    Muy buen artículo Moren.

    El poner a Ever Banega tiene una lectura muy clara, colocarlo como pegamento entre la gran distancia entre líneas existentes en centro del campo y delantera y mejorar con ello el juego estático del Atlético de Madrid. Banega es ideal para ser el vertice de un 433 (a Emery le hubiese venido realmente bien).

    Un abrazo

    Reply
  • Moren 5 noviembre, 2008

    @Manuel

    En primer lugar, respecto a la solución que proponemos en el post, decir que la posición de Banega en banda es más una manera de dibujarlo sobre la pizarra que un comportamiento real sobre el campo. De hecho, sólo en labores defensivas es cuando el argentino debería caer al costado para equilibrar el equipo y no dejar vendido al lateral derecho. En ataque, en cambio, su demarcación sería más próxima a la de un organizador o mediapunta, dejando el carril a Camacho y Forlán, quien es cierto que no es un jugador de banda pero que si es habitual verle buscar los espacios que se generan en banda derecha.

    Tu propuesta me parece muy interesante aunque creo que el Atlético actual no dispone de las piezas necesarias para llevarla a cabo. Precisamente, hoy en día es muy difícil encontrar equipos que jueguen con carrileros debido a la escasez de este tipo de futbolista -lejos quedan esos ENORMES Cafú, Roberto Carlos o Zanetti-. Por este motivo se me antoja difícil este planteamiento. En ataque se le exigiría a un sólo jugador llevar todo el peso ofensivo del costado, mientras que en defensa los requerimientos tanto físicos como tácticos de esta demarcación serían muy grandes. No pueden estar permanentemente en mediocampo porque habilitan su espalda para un desmarque del punta rival que descomponga una defensa de sólo tres hombres, tampoco pueden incrustarse en ésta porque entonces despoblan el centro del campo y por lo tanto eliminan la posibilidad de presionar arriba, y además, cuando el rival penetre por el costado podrá encontrar situaciones de uno contra uno e incluso dos contra uno. Estaríamos hablando de un jugador que cumpliese por dos, y no se si los posibles candidatos que manejaría Aguirre cumplirían a ese nivel.

    Si tienes los hombres adecuados, el juego con carrileros es una solución interesante -por ejemplo la utilizó Juande Ramos en el Sevilla con Alves y Adriano- pero como te he comentado me cuesta verlo en el Atlético actual. Sí puede ser productiva, en cambio, la sociedad Maniche-Simao ya que además de que el primero puede cubrir la espalda de Simao, el desborde y desequilibrio del extremo puede atraer a varios rivales y abrir, así, nuevos espacios que Maniche podría aprovechar gracias a su recorrido y capacidad de llegada desde segunda línea.

    @Lecciones de la Pelota

    Además de las aportaciones que destacas que Banega aportaría al equipo, el argentino más allá de la partida de ajedrez que diseñan los técnicos, tiene una cantidad de fútbol impresionante. No creo que fuese muy exagerado decir que tras el Kun es el más «futbolista» de la plantilla rojiblanca.

    Sin duda un gran error del Valencia haberle dejado salir, pero aún es más incomprensible que se haya fijado una opción de compra por sólo 10 millones de euros. Cuaje o no en el Atlético, un jugador de su proyección por diez millones es una autentica ganga que los colchoneros no deberían despreciar.

    Por otro lado, la pieza que realmente está esperando Emery es la recuperación de Silva, ya que el canario vendrá a completar los campos de mejora de los valencianistas.

    Un placer debatir con vosotros.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.