Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Proyecto Guardiola, año 3: Messi es el centro

Proyecto Guardiola, año 3: Messi es el centro

Finaliza la temporada pero el ritmo frenético del fútbol no se detiene. Llega el momento de los fichajes, el período más mediático para todos aquellos para los que los 90 minutos sobran. Son los que los lunes hablan de árbitros, ruedas de prensa, rumores y todos aquellos aspectos ajenos al juego. Para En un momento dado, lo más importante siempre será el juego, y por eso, más allá de la frivolidad del baile de nombres y la pura especulación vacía, solemos abordar la planificación de cara al mercado de fichajes allá por el mes de febrero, cuando lo azaroso de los resultados no puede enturbiar el análisis. El trabajo ya está hecho, y por esto, del mismo modo que ahora los clubs se limitan a concretar las operaciones, desde En un momento dado nos limitaremos a analizar las implicaciones futbolísticas de los fichajes que se confirmen de cara a la temporada 2011-12.

Tras una temporada en que, más que nunca, en el seguimiento mediático los 90 minutos «han sobrado», en el momento que todas las miradas se alejarán del balón, nosotros volveremos la vista atrás y recuperaremos el aroma del césped. Nos detendremos, así, en el análisis de las líneas maestras que han marcado este tercer año con Guardiola como entrenador de la primera plantilla del F.C.Barcelona, de las modificaciones respecto a los dos ejercicios anteriores y de aquellos aspectos que han permitido al equipo lograr otra temporada repleta de éxitos.

Si ha habido un movimiento capital esta temporada en la evolución del ‘Pep Team’, éste ha sido la nueva posición de Leo Messi como nueve mentiroso. El primer año de Guardiola al frente del equipo, el argentino encontró su demarcación habitual en banda derecha, para desde ahí trazar la diagonal hasta la zona del 10. A partir de ese movimiento creció el equipo, y por eso, cuando los rivales encontraron la manera de hacerle frente dada su menor complejidad, Guardiola optó por centrar a Messi sacrificando a un Eto’o mermado cuando partía desde la banda. Esta variante que ya al inicio de aquella campaña el técnico había puesto en práctica en el Molinón ante el Sporting, se consolidó en el Bernabéu el día del 2-6 y en la final de Champions de Roma ante el Manchester United.

En verano, no obstante, llegó Ibrahimovic para darle una vuelta de tuerca al funcionamiento colectivo. En un principio Messi regresó a la banda, pero las dificultades en la adaptación del delantero sueco y la imposibilidad para Guardiola de poder contar con regularidad con las mejores versiones de Iniesta y Henry, forzaron a un cambio de sistema. El Barça pasó a utilizar una suerte de 1-4-2-4 o 1-4-2-3-1 en el que Messi se situaba por detrás del puna con total liberta, mientras dos hombres abiertos a los costados le generaban mayores espacios. Colectivamente el equipo no terminó de encontrar su juego, pero Messi a nivel individual despegó. Exhibiciones en Liga contra Zaragoza o Valencia y en Champions ante el Stuttgart y el Arsenal son algunas pruebas de ello. No obstante, llegado el tramo decisivo, en el momento en que se deciden los títulos, Guardiola volvió a apoyarse en el 1-4-3-3  y Messi volvió a ocupar el centro del ataque. Posiblemente, escoltado por Pedro y Bojan, llegaron las mejores actuaciones de la temporada del Barça.

Por eso, al finalizar la temporada, Guardiola lo tenía claro: el nueve del equipo sería Messi. Llegó Villa para, junto a Pedro, ser los complementos perfectos del 10, y una vez recuperado el mejor Iniesta, todo estaba listo para redimensionar el equipo a partir del triángulo Xavi-Iniesta-Messi.

Desde esta posición de falso nueve, Messi ha encontrado la plataforma para agrandar su campo de influencia hasta al exageración. Siempre partiendo de ese espacio que domina como nadie en el mundo, a la espalda del mediocampo rival y antes de llegar a los centrales, Messi es el jugador clave a la hora de generar ventajas en los interiores para Xavi e Iniesta. Si el centro del campo retrasa para tapar al argentino, a los canteranos se les aparecen nuevos espacios, si son los centrales los que deciden adelantar la línea para anticiparse al 10, se genera el uno contra uno en banda con Villa o Pedro y el espacio en los pasillos centrales para que éstos entren en diagonal en dirección al gol.

De su sociedad con Xavi e Iniesta, además, han surgido variantes y comportamientos interesantes para dar soluciones a eventuales problemas en el juego. Así, cuando el rival ha conseguido expulsar a Messi de su zona entre líneas, el argentino no se ha resignado a no poder aportar algo al juego del equipo y ha hallado alternativas a su juego habitual. De este modo, no ha sido extraño ver a un Messi retrasando su posición hasta intercambiar posiciones con uno de los interiores. Aunque en ocasiones este comportamiento implica una pérdida de presencia en el área, en otras, como en el día del 5 a 0 al Madrid, ha permitido al equipo una flexibilidad muy difícil de sujetar por los rivales. Acudiendo a la zona de interiores, Messi arrastra con él a su par, lo que despeja el espacio que el argentino venía ocupando, dando la posibilidad de que sea uno de los interiores quien lo controle. Además, dado su excelente talento a la hora de orientar el cuerpo en el momento de recibir, estos desplazamientos a la media le permiten atacar a sus adversarios encarado hacia el marco rival y, por lo tanto, superar línea contribuyendo bien a encerrar al rival, bien a llevar el balón a zonas de peligro.

Se puede afirmar, pues, que esta temporada Messi ha sido más delantero que nunca, pero también más centrocampista que nunca. Aunque sin duda será una tesis controvertida, seguramente el ex-seleccionador argentino Diego Armando Maradona haya tenido un papel importante en este crecimiento del mejor jugador del mundo. Si entrar a valorar lo acertado o no de la propuesta del combinado albiceleste y de las decisiones de su técnico, lo cierto es que, sin un cerebro en el once y sólo Mascherano como stopper en la medular, Messi se vio obligado a asumir el papel de organizador. Hasta entonces Leo era un delantero, bien en banda bien por el centro, pero un hombre para la primera línea. Diego Armando, no obstante, le pidió a Messi ser Maradona, es decir, influir en toda la cancha, ordenar a sus compañeros y capitanear todas las jugadas de ataque de la albiceleste, y es algo que después le hemos visto incorporar en su juego con el Barça. No es casualidad que ésta haya sido su mejor temporada como pasador.

Comments:5
  • Iniestinho 9 junio, 2011

    Podriamos decir que el Barça ha pasado de poner el acento desde lo individual (Iniesta-Messi 2009) a lo colectivo (2011) con excepciones claro (Roma 2009 o Madrid 2011) y con todos los matices tambien.

    Aparentemente los decartes (Neymar, Aguero) y los futuribles (Cesc, Rossi, Alexis) buscan profundizar en lo segundo.

    Sera interesante, una vez confirmados los nuevos fichajes, que nueva vuelta de tuerca propone Pep, algo creo necesario para afrontar con mas garantias el 2012 y sobretodo los enfrentamientos directos con el Moudrid.

    Reply
  • Manuel 9 junio, 2011

    Messi como falso delantero centro hace muchísimo daño (jugando entre líneas).

    Guardiola ha hecho de Messi un jugador MONUMENTAL, yo recuerdo al Messi que jugaba en el equipo de Rijkaard, y era un Messi individualista que nos deleitaba con unos eslalons casi desde medio campo hasta el área, pero su juego era bastante individual.

    Ahora lo ves asociarse, asistir, golear, y es tan útil al colectivo que, siendo capaz de aprovechar las ventajas que le generan otros (Xavi, Iniesta y los hombres de banda), también es capaz de generar ventajas para que sean sus compañeros los que las aprovechen.

    Además de haber madurado en ese aspecto, es que parece que su crecimiento no tiene límite, porque a su gran habilidad para el desborde suma su buena visión y lectura del juego, y también el saber que requiere el partído de él.

    No ha sido dificil ver durante la temporada partidos en los que, dándose cuenta de que o no estaba fino de cara a gol, o bien que la estratégia rival lo neutralizaba sobremanera, haya sido el propio jugador el que, leyendo lo que le pedía el partido, se haya dedicado a crear ventajas y/o asistencias para que fueran sus compañeros los que marcaran los goles.

    Si viene Cesc el centro del campo será tremendo.

    Reply
  • Agustín 9 junio, 2011

    La verdad es que la temporada de Messi ha sido descomunal. El crecimiento que muestra año tras año es increíble; pone topes muy altos y como dice Manuel, cuando no agujerea el la defensa rival, crea las condiciones para que los compañeros decidan los partidos. Es un jugador mucho más colectivo y beneficioso para el grupo.

    Estoy 100% de acuerdo con Guardiola en que hay que arroparlo bien. Y esto no quiere decir fichar a jugadores escoltas, también se pueden fichar jugadores de 1r nivel que ayuden a despejar el panorama al argentino. El problema es quizá encontrar jugadores ofensivos que no se solapen con la zona Messi, tema difícil porque la zona es realmente grande, el menda acaparea mucho.

    Hay que buscar jugadores que se acomoden a esta situación, que puedan combinar con él, pero que ofrezcan alternativas tácticas e individuales en el ataque. Creo que esta era la idea con Ibra y, aunque haya salido mal, el club debería tirar por ahí. Por esa razón me parece mejor fichaje para el FCB Alexis que Rossi. Simplemente hay que llevar cuidado con las mentalidades de quienes se traigan (Robinho, Neymar…, las respuestas se dan solas a veces, por muchos que los presidentes sean caprichosos)

    Al fin y al cabo, diversificar el ataque azulgrana a nuevas variantes los hará más imprevisibles, más ricos y más diíficiles de defender para los contrarios. En mi opinión es un poco lo que pasa cuando Iniesta sube a la delantera y está bien de forma, se crea otro foco de futbol muy difícil de controlar para las defensas rivales.

    Reply
  • cami 10 junio, 2011

    como siempre fantástico artículo, muy de acuerdo con lo que comentas y como aficionado te agradesco siempre respetar el fútbol y no hacer la fácil que sería entrar a temas mediáticos de arbitrajes y calumnias de la prensa. Sobre lo que comentas creo que ese messi más enganche ya lo habiamos visto antes del mundial, fue en aquella variante de lio jugando por detrás de ibra, de echo probablemente ahí sacó la idea maradona para ponerlo de mediapunta y no de atacante.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.