Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Apuntes sobre la Supercopa

Apuntes sobre la Supercopa

Llegaba la Supercopa, el primer título de la nueva temporada, con el precedente de los duelos entre F.C.Barcelona y Real Madrid de finales de la temporada pasada. En el recuerdo las actuaciones de Messi y Ronaldo, la solución de Pepe como interior, el duelo Di Maria vs. Dani Alves, el recurso del cambio de banda entre Pedro y Villa, las dudas que dejaron hombres tan importantes como Busquets o Özil, o la consolidación de Mascherano como una alternativa válida en el eje de la zaga.

Muy lejos de esos partidos, esta Supercopa llegaba en plena preparación de ambos conjuntos -más castigado el equipo de Guardiola-, con la aceptación de ambos técnicos de que se trataba de un título de menor importancia, y con la duda sobre el estado físico de algunos jugadores claves.

Así, el Barça saltó en la ida al césped del Bernabéu sin tres de sus hombres más determinantes en su mecanismo a la hora de iniciar el juego desde atrás. Sin Piqué -el central encargado de servir limpio el primer pase-, Xavi -el destinatario de ese servicio y el hombre encargado de administrar la base de la jugada-, ni Busquets -el jugador que complementa y da continuidad a esa función de Xavi-, el Barça se vio lastrado, de inicio, en una de las fases clave para desarrollar su juego.

Así a una pareja de centrales poco apta para este papel, se le unió un mediocentro de circunstancias como Keita que dificultó aún más el mecanismo de salida. En una posición que ni siente ni es la suya, el de Mali estuvo incomodo en todo momento, rígido, poco dinámico, y a menudo demasiado anclado a su posición de inicio. Este comportamiento lastró la posibilidad de intercambio de posiciones en zona de medios y le obligó, casi siempre, a recibir de espaldas a portería el primer pase desde sus centrales. Sin unos centrales especialistas en la construcción ni un mediocentro que armonizase al colectivo en esa fase del juego, al Barça le quedaba encomendarse a la calidad de sus interiores, un Iniesta que apareció menos en la base de lo que el equipo demandaba y un Thiago que pese a que el dibujo del Madrid le favorecía -Alonso y Khedira emparejados con Messi e Iniesta, y Marcelo y Ronaldo sujetados por la amenaza de Alves y Alexis en banda- no encontró su lugar en el partido.

Sin una salida más o menos clara que le asegurase su habitual juego de posesión, el Barça vio mermada, también, la calidad de sus pérdidas del balón, mucho más cercanas a su área y con el equipo peor situado de lo que es habitual. Esto, añadido a la coincidencia en el once del Madrid de Marcelo, Alonso, Özil y Benzema, permitió a los de Mourinho discutirle el balón al Barça, obligándoles a pelear en un registro que no domina. Pese a este escenario de dominio del Madrid, dos acciones individuales soberbias de Villa y Messi bien podrían haberle dado la victoria a los visitantes si no fuese por el gol de Alonso a la salida de un córner, que dejaba el marcador en tablas para la vuelta en el Camp Nou.

En la vuelta, a diferencia del Madrid que sólo introducía a Coentrao en lugar de Marcelo como única novedad, el Barça presentó un once mucho más habitual que el de la ida. Recuperó a Piqué, Busquets y Xavi, y Alexis dejó paso en el extremo derecho a Pedro. El once de Wembley en el que Mascherano repetía en la posición de central. Parece que la opción del argentino se ha convertido en la primera alternativa de Guardiola ante la ausencia de un central, pasando por encima de la alternativa de centrar a Abidal dando entrada, así, a Adriano en la izquierda.

Como el del Bernabéu, fue un partido marcado todavía por las fechas, con dos equipos todavía lejos del que será su rendimiento habitual. Valga como ejemplo como, pese a recomponer su mecanismo de salida con la vuelta de Piqué, Busquets y Xavi, el Barça volvió a conceder excesivas pérdidas en zona peligrosa. Acostumbrados a la salida con tres hombres de los azulgranas, pudimos ver a un Alves mucho más anclado producto de lo justo de la preparación y de la presencia en su banda de Cristiano Ronaldo. Así, con una salida de cuatro hombres en lugar de una de tres, y Piqué como central izquierdo para dejar el perfil natural de su nueva demarcación a Mascherano, el Barça encontró problemas para iniciar jugada cómodamente. De ahí que Guardiola no tardara en intercambiar la posición de los centrales, para que fuese Piqué, el central más dotado en estas tareas, el que fuese potenciado por su perfil natural.

Con el partido en marcha, Pep recuperó también la disposición de los atacantes en Wembley, abriendo a Pedro en banda izquierda y dando a Villa un papel mucho más centrado. El canario fijando a Ramos y limitando los apoyos del andaluz al centro del campo y Villa peleando con los centrales, el técnico buscaba fabricar un contexto más favorable para sus dos mejores jugadores, Iniesta y Messi, y generar una situación de superioridad numérica en la medular. Villa empujando a la defensa posibilitando mayores espacios entre líneas para Messi y Pedro permitiendo el aclarado a Iniesta. De este contexto salió el primer gol del equipo, brillantemente ejecutado por el talento de los dos canteranos.

Pocos detalles más en un partido más vistoso y entretenido que bueno, como dicta la lógica de la fecha en la que nos encontramos. Si acaso, en el Madrid la banda Marcelo-Coentrao-Ronaldo que se vio tras la reanudación, y en el Barça la entrada de Cesc, de quien hablaremos en nuestro próximo post.

 

Comments:3
  • Manuel 23 agosto, 2011

    Efectivamente fué un partido marcado por las fechas. En general no se pueden sacar grandes conclusiones, salvo para mi dos muy claras: una sobre Mourinho y otra sobre Casillas

    1.- Sobre Mourinho

    Llevo ya bastante tiempo pensando que el Sr. Mourinho es un gran técnico y una mala persona, y lo que pasó en la supercopa (tanto en la ida como en la vuelta) me da la razón sobre el segundo punto (es una mala persona) y me la quita respecto al primero (quizás no es tan buen técnico).

    Todos dicen que el R.Madrid hizo dos buenos partidos, pero yo creo que este señor está ofuscado y ha asumido algunos dogmas de fé (que todos benefician al Barça) que le impiden la autocrítica.

    Digo esto porque ya en los clásicos de Abril-mayo, al igual que en esta supercopa, el Madrid estaba en mejores condiciones físicas que su rival, y creo que lo correcto hubiera sido jugar con más pausa y mayor posesión del balón, haciendo correr más al Barça hasta agotarlo, un juego con mayor pausa, elaboración y maduración de las jugadas en vez de ese juego directo que le ha hecho desaprovechar su gran ventaja física.

    Es que yo creo que Mourinho está equivocado y en su ofuscación y encabezonamiento se pueden explicar muchas cosas.

    Para mi el planteamiento de Mourinho para ganarle al Barça es sencíllamente INHUMANO, y por tanto está condenado al fracaso.

    En su filosofía o forma de pensar, cree que el futbol es un juego de error, y que gana aquel que menos errores comente, o al menos aquel que menos errores comete en zonas comprometidas.

    Por tanto, para minimizar su exposición al riesgo se hace unos planteamientos tácticos para jugar sin balón que buscan hacer daño al rival en su punto débil, creandole dudas y por tanto propiciando el error. En definitiva se basa en un gran juego táctico sin balón, que propicie la recuperación en una zona dañina para el rival y lanzar un furibundo y rapidísimo contragolpe que para bien o para mal termina la jugada con rapidez, ya sea generando una ocasión de gol, o una pérdida de balón en una zona no comprometida.

    El problema de ese planteamiento, que en principio es muy inteligente, es en su puesta a la práctica cuando se juega contra el Barça, porque no solo le exige mucho el Madrid al Barça, sino que esto también circula en sentido inverso: el Barça le exige muchísimo al Madrid.

    Así pues, Mourinho, en su planteamiento, se ve obligado presionar ya desde muy arriba y de forma muy coordinada la salida de balón del los azulgrana, lo que obliga a un esfuerzo físico muy considerable por la gran cantidad de campo que se debe abarcar, además del cansancio mental que exige una coordinación prácticamente de todo el equipo.

    Pero el caso es que cuando el Madrid recupera la pelota, la lanza rápidamente en un atolondrádo contragolpe y … la acaba perdiendo en seguida.

    En definitiva tenemos un equipo que corre mucho, presiona mucho, y cuando recupera el balón lo pierde en seguida, y su equipo corre, y corre y corre. A

    Al no tener pausa, no pueden descansar con el el balón, ni pueden dejar de correr, y al final esa ventaja física que se tenía se diluye porque en vez de hacer correr al Barça, es el Madrid el que se desgasta en su presión al Barça.

    Ya le pasó en los clasicos de la temporada pasada y le ha vuelto a pasar en la supercopa, y eso que el Madrid tiene jugadores aptos para mantener la posesión del balón: Marcelo, Ramos, Alonso, Granero, Di María, Ozil, Benzema

    Yo creo que Mourinho ha abrazado algunos dogmas de fé que le impiden ser autocrítico y esta endiosado y ensimismado. Creo que se está desquiciando. Este hombre necesita uno o dos años sabáticos.

    Reply
  • Manuel 23 agosto, 2011

    2.- Sobre Casillas

    Casillas es el capitán del R.Madrid y de la Selección Española, una selección que cuenta con muchos y muy buenos jugadores azulgranas.

    Mourinho y Florentino le exigen fidelidad al discurso madridista.

    En mi opinión Casillas está en una encrucijada, va a tener que optar, no va a poder mantener la capitanía de ambas instituciones: va a tener que decidir, si es que no lo ha hecho ya, entre mantener el discurso de Mourinho y renunciar a ser el capitán de la selección, o renunciar a la capitanía madridista y continuar con la de la selección.

    No puede ser que un día ofenda a los jugadores culés con un «se habrá tirado, como siempre», y al otro día vaya llamando en privado a Xavi o Puyol para disculparse y asegurarse de que no pasa nada y que su autoridad no está en peligro. Esto una vez puede ser, pero Iker sabe que que tiene que optar, y es posible que discretamente ya lo haya hecho.

    Reply
  • Arbmas 23 agosto, 2011

    Solo añadir un pequeño apunte, el balon era un desastre, dificultaba la salida y los primeros pases con demasiadas impresiciones, tenian q hacer 1 o 2 toques de mas

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.