Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las claves de la victoria

Las claves de la victoria

Llegaba el Madrid sintiéndose superior al Barça. Un inicio de temporada arrollador unido a algunas dudas en los azulgranas, provocaron que para los jugadores del Madrid el partido se viese como la oportunidad de demostrar el cambio de tendencia y demostrar que, ahora, el equipo referencia era el blanco. Seguramente Mourinho supiese que no era así, que ante los de Guardiola el Madrid de la posesión se ve obligado a desnaturalizarse. No obstante, ante unos jugadores hasta hace poco acomplejados por el Barça y que ahora se creían superiores, la recuperación del 1-4-3-3 para jugar «a defenderse», seguramente habría sido un mensaje muy desmoralizador para unos jugadores que ahora si sentían que podían aguantar la mirada al equipo de Guardiola. Mourinho, pues, aceptó enfrentarse al Barça de igual a igual. Quizá porque en su rival todo eran incógnitas: esquema, nombres y posiciones. Si acaso una única concesión, la presencia al lado de Xabi Alonso de Lass Diarra, para sumar trabajo defensivo por detrás de Alonso ante la inferioridad numérica en la media que concedía el 1-4-2-3-1 merengue.

En el Barça, por su parte, los dos fichajes de esta temporada como titulares, y el ya mítico Carles Puyol recuperado por Guardiola para defender a un Cristiano al que, ya desde la final de Roma, tiene la moral ganada. A diferencia de las otras veces que ambos equipos se habían enfrentado, donde Mourinho había planteado el partido como respuesta al juego del Barça, Ronaldo se situó en banda izquierda, por lo que Puyol fue el central diestro del Barcelona, para junto a Alves, ser la doble marca del portugués. Esto permitió liberar al lateral, que a diferencia de cuando por su banda cae Di Maria, pudo correr la banda como en él es costumbre. Si Ronaldo hubiese jugado en la derecha, también Puyol habría caído sobre ese perfil para hacerle el dos contra uno junto a Abidal, dibujando, así, un uno contra uno en la banda derecha de la defensa culé entre Alves y Di María, que en anteriores ocasiones ha atado al lateral brasileño a la línea de cuatro. Se echó de menos en el Madrid ese cambio de bandas de los extremos, más cuando el Barça pasó a defensa de 3: ¿habría pasado Puyol a ser central izquierdo y Abidal el derecho? ¿quien sería, ahora, esa ayuda que el capitán encontraba en Dani Alves en la banda derecha?¿Iniesta? ¿Alexis? Como poco, ese cambio de banda de Ronaldo habría generado dudas en el desarrollo defensivo del Barça.

Dani Alves era el comodín de Guardiola para cambiar del 1-4-3-3 al 1-3-4-3 con el partido en marcha. La novedad estuvo en la otra banda, donde en lugar de situarse Alexis, lo hizo Iniesta. Habíamos hablado en la previa que una de las ventajas defensivas del Madrid era la proximidad entre Xavi, Iniesta y Messi, y el hecho que ambos de concentraran en el carril central. Situando a Iniesta en banda izquierda y a Messi con una mayor tendencia al perfil derecho, Guardiola le estaba proponiendo amenazas al Madrid en los tres carriles. Al mismo tiempo, para estirar también el sistema defensivo blanco hacia atrás y no sólo hacia los lados, en punta se situó un Alexis Sánchez muy profundo y amplio, amenazando constantemente la espalda de cualquiera de los cuatro zagueros del Madrid. Si el lateral blanco salía hasta la media para sumar efectivos en la defensa de ésta línea, el chileno trazaba un desmarque a su espalda, al más puro estilo de los que realizó Cristiano Ronaldo en la final de la Copa del Rey jugando en punta.

Por último, señalar que con el Barça en 1-3-4-3, pudimos ver como Busquets era el hombre corrector que permitía formar con cuatro atrás cuando el Madrid atacaba. Si el Barça tenía el balón, Sergio era mediocentro, cuando perdía el balón, central al lado de Piqué. Se trata de la solución que en su día analizamos en el blog, y que, con Xavi y Cesc en los interiores y, por lo tanto, gestionando la base de la jugada, cobra más sentido que nunca.

Comments:3
  • Cocú 12 diciembre, 2011

    Yo no creo que Pep cambiase a Puyol si CR7 se iba a la otra banda y que creo que el que más daño hace al Barça jugando en la banda es Di María y que Abidal es igual de solvente en la banda izquierda.

    Lo de tener a Alves de comodín si que es un privilegio ya que no dejo que Marcelo atacase y es que Marcelo es un buen arma por parte del Madrid cuando Alonso esta muy tapado y siempre que sube crea peligro.

    Reply
  • Javi J 12 diciembre, 2011

    Si tuviera que emplear una palabra para definir el Barça que vimos el sábado creo que ésta sería «asimétrico».Para ilustrarlo un poco, una imagen genial que vi de alguien por twitter:

    https://twitter.com/#!/OptaJose/status/145641958784774144/photo/1

    Y no era precisamente lo que yo deseaba/esperaba, pues apostaba por 3-4-3 con los extremos muy abiertos fijando los laterales blancos, y Cesc y Messi alternando entre el falso 9 y la mediapunta, el que ejercierciera de lo primero amenazando la espalda de los centrales para impedir que salieran a tapar al segundo.
    De esta forma habría espacio a lo ancho..y también en vertical, un contexto ideal para Xavi,Iniesta y el mediapunta.

    Pero con esta asimetría se consiguió lo mismo, mejor y de manera menos obvia para el rival, más «impredecible».

    Lo de Cesc en la base en sus últimos minutos en el campo fue sublime, su primer pase para iniciar el contraataque es el mejor del equipo en mi opinión.Eso que le sufrimos en el Emirates lo disfrutamos ayer de él.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.