Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las 10 maravillas de Pep Guardiola: 4- Un empate para recordar

Las 10 maravillas de Pep Guardiola: 4- Un empate para recordar

Temporada 2009-10. Cuartos de Final de la Champions League. Arsenal-Barça: 2-2

Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Maxwell;Xavi, Busquets; Pedro, Messi, Keita, Ibrahimovic.

La temporada 2009-10 seguramente sea la de menos nivel del Barça de Guardiola. La caída física de Henry y Márquez, las continuas lesiones de Andrés Iniesta y la llegada de Zlatan Ibrahimovic fueron las claves para explicar el cambio. Los mayores problemas del equipo: la falta de profundidad sin Eto’o ni Henry y la difícil convivencia -futbolística- de Ibra y Messi. Llegado el verano, Guardiola actuaría decisivamente, pero hasta entonces tocaba competir, en la Liga con un Madrid que obligaría a alcanzar los 99 puntos, y en Champions con el horizonte de una final en el feudo del máximo rival. La final del Bernabéu quedó a un paso.

Las soluciones que aplicó Guardiola a los problemas del equipo fueron dos, por un lado un ajuste táctico que pusiera remedio a las carencias futbolísticas, y por el otro proporcionar el escenario más favorable a la mayor individualidad del planeta. Los dos partidos de la eliminatoria contra el Arsenal de Arsene Wenger en los cuartos de final de la Champions, seguramente sean los mejores ejemplos para ver la mejor cara de ambas propuestas. La vuelta, con la impactante e irreal exhibición de Messi anotando cuatro goles en el Camp Nou, y la ida, con los que, hasta entonces, seguramente fueran los mejores minutos de ese equipo.

El Emirates Stadium asistió a la primera hora de juego azulgrana con una mezcla de impotencia, admiración y alivio. Los de Guardiola se pusieron por delante con un 0-2, pero a tenor del juego desplegado, ningún resultado favorable a los culés, por abultado que sea, se podría haber considerado excesivo. El Barça arrolló en posesión, dominio y oportunidades. Los primeros minutos fueron una cascada de milagrosas intervenciones de Almunia o alguno de sus zagueros cuando el balón ya susurraba a la red.

El Barça saltó al césped con el 1-4-2-4 que había ideado Pep para hacer frente a los problemas del equipo. Presencia punzante por ambas bandas para hallar la profundidad con las dobles parejas Alves-Pedro y Maxwell-Keita, utilización defensiva de Xavi a partir de la posesión y espacio en la mediapunta para un Messi situado por detrás de Ibrahimovic. Los azulgranas, encontraron la ventaja en banda, donde encontraron la posibilidad de situar al equipo muy arriba y encerrar a los gunners. Acumular fuera y devolver a dentro, donde la plataforma era enorme para Xavi, Messi, Ibra y un extraordinario Sergio Busquets.

El gol no llegó hasta el primer minuto de la reanudación, obra de un Ibrahimovic que parecía vencer a su particular maldición con la máxima competición del fútbol europeo. El sueco también sería el autor del segundo gol, muy similar al primero, aprovechando que un Song nada habituado a la posición de central, tras la lesión de Gallas, rompía la línea. Más tarde, en los últimos minutos empataría el Arsenal merced a los goles de Walcott y Cesc de penalty. Además, Guardiola perdía a sus dos centrales para el partido de vuelta en el Camp Nou. Pero ese iba a ser el partido de Leo.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.