Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Querer no es poder, pero ya es mucho

Querer no es poder, pero ya es mucho

Ya habrá tiempo para hablar del terremoto Valdés. Cuando la niebla amaine y podamos vernos los pies. Lo que si diremos es que si para alguien ha sido positiva la bomba del cancerbero ese es Alexis Sánchez, que esquivará las portadas y debates sobre su casi cómica relación con el gol por un tiempo.

El chileno, en la que debía ser la temporada de su consolidación, vive una situación de bloqueo. Esto no es nuevo. Nunca ha sido un goleador ni un definidor impecable. Más allá de la calidad, el gol se siente o no se siente, y por eso a jugadores de la talla de Iniesta se les hace la portería tan pequeña y otros como el Chicharito la ven como una piscina. Alexis no es lo uno ni lo otro. Es delantero y eso implica una cierta relación con la red, pero no un jugador de los que se pesan jornada tras jornada en el marcador. Sus puntos fuertes son otros, pero siempre los ha acompañado con un número aseado de goles. 

El escenario actual no es, en ningún caso, la realidad del futbolista, y responde más a parámetros psicológicos que a aquellos estrictamente futbolísticos -si es que puede hacerse tal distinción-. Las rachas en los delanteros son comunes y pocos elegidos se libran de ellas. La necesidad del gol, la ansiedad por acallar la bruma mediática… Una mala racha puntual, en la mayoría de delanteros, excita la necesidad de reivindicarse. La expresión de un deseo más proyectado hacia el exterior que hacia el interior.

Cuando la sequía se dilata y toma los tintes que está tomando la situación con Alexis Sánchez, el escenario difiere. Transita de la necesidad de reivindicares al miedo a fallar. Es la diferencia entre dañar el orgullo o la autoestima. El chileno está en la frontera. El punto positivo es que sigue intentando, quiere. No evita la posibilidad de enfrentar una ocasión de gol, y eso es el gran motivo de esperanza. Da la sensación, eso si, que cada vez más se arrepiente de haberla tenido. El peso de las ocasiones falladas, por ahora, se le manifiesta en el momento de la finalización, cuando pretende asegurar hasta el punto que ya no es seguro, pero no en el juego. Si se mantiene ahí, el cuerpo técnico puede estar más o menos tranquilo.

 

No debería estarlo tanto de llegar el punto en el que prefiera no tener la opción de fallar. Que cuando lea el demarque o la conducción a portería, prefiera reprimirlo anticipando el error. No sería el primero y el F.C.Barcelona tiene un caso bastante próximo.

En su última temporada en el club, Bojan Krkic sufrió jugando -que no es lo mismo que jugó sufriendo-. Era patente cuando el de Linyola saltaba al césped. Su motivo no era el gol sino el juego, y terminó predominando el temor a fallar de nuevo que la ambición por reivindicares. Al primer golpe, al suelo.

Más relacionado con la opacidad ante el gol está el caso de Fernando Torres en el Chelsea. Ahora con Rafa Benítez se permite el optimismo con el ex-colchonero, pero desde su llegada a Londres y hasta el gol que certificó la eliminación del Barça en las semifinales de la pasada edición de la Champions, los números de Fernando sólo dejaban espacio para el desaliento. Partido tras partido marraba ocasiones inexplicables y el ruido a su alrededor, potenciado por la importantísima cifra pagada por su traspaso, crecía. Hasta que llegó al punto de no querer, de evitar la ocasión de gol. Su juego sumaba, pero llegado a la fase del juego definitiva, sus movimientos perdían toda naturalidad. Huía de la oportunidad de enfrentar al portero rival. Se protegía de un nuevo golpe.

Alexis no está ahí todavía. Aún las quiere. Quizá se arrepienta un instante después de ver como ese balón tampoco termina en la red, pero aún las quiere. El Barça debe ser optimista con esto y tratar de que siga siendo así. Si la herida pasa del orgullo a la autoestima será más difícil recuperar al jugador. De momento, la decisión de Valdés despeja de puños el foco y dará una semana más al chileno. Una semana para seguir queriendo, que ya es mucho.

Comments:3
  • Milo 18 enero, 2013

    el dilema es: si futbolísticamente está mejor Villa (hasta antes de lesionarse) por qué no usar a Villa mejor? cuál es la mejor forma de recuperar la tranquilidad mental de un jugador en este tipo de situaciones….porque en el Chelsea….al final…llegó Demba Ba

    Reply
  • Milo 18 enero, 2013

    ahora bien, no se si también la pérdida de gol obedezca a la falta del uso del mismo al haberlo fijado a la banda. Viendo los vídeos del chileno en el Udinese era más vertical, algo que no va tanto con el juego de posición…

    Reply
  • Manué 21 enero, 2013

    Alexis no es mejor que Saviola. La suerte que tenemos ahora es q mientras aquel era nuestra piedra angular en el ataque -y por eso nos comíamos los mocos- el chileno no es ni el 4 o 5 jugador importante en la creación de juego, ni es el estandarte del equipo.

    Si Alexis fuese nuestro crack, nuestro mejor jugador en ataque -por lo q costó y la fama q le precedía no sería tan descabellado- estaríamos comiendo mierda a paladas, viendo como el Atleti hace su segundo doblete.

    No me parece grave que un fichaje salga mal, casi cada año uno de los q fichas no resulta, esto pasa en todos los equipos. Lo que me parece preocupante es que insistas un segundo año pese a las evidencias. Aún asi me sigue pareciendo coherente, viendo su esfuerzo y tesón no voy a quemar a nadie por dar una segunda oportunidad a un futbolista. Un tercer año en plantilla y visto lo visto me empezaría a tocar los cojones, para que negarlo.

    La voluntad de Pedro y Alexis es encomiable y además ahora mismo forman parte importante de los movimientos en ataque, resumiendo mucho trabajo del q se beneficia Messi y los q entran, pero ese es un valor para equipos como el Levante o el Getafe, con voluntad y currelas no partimos la historia del futbol hace 4-2 años. El ataque del barça no puede bajo ningun concepto pretender asaltar la Champions con dos delanteros «que se esfuerzan mucho» por no decir las cosas claras ni ofender a nadie. Ni el barça ni nadie. A mi modo de ver Pedro deberia ser el 4 crack de la delantera, el q le pelea -y le quita, no lo dudo- el puesto a Van PErsie y Neymar, por poner un ejemplo del nivel de los dos delanteros q deberia tener el barça. Y no el segundo mejor despues de MEssi.

    Cada año mediocrizamos la plantilla a marchas forzadas y vaya si se nota sobretodo en eliminatorias donde la calidad individual vale tanto o mas que la táctica del grupo. En liga incluso sin Messi seriamos lideres, porque seamos honestos, esto esta mas tirado q ligarse una colegiala borracha en un after. Pero yo no veo a Alexis -ni a Pedro, pero lo suyo por sueldo y status es otra cosa- resolviendo una eliminatoria champions.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.