Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Messi y el mediocentro alemán

Messi y el mediocentro alemán

Si Argentina consigue no perder contra Alemania, tendrá a Messi para ganar el Mundial. Y, dentro de la acumulación de talento que atesora el combinado de Löw en todas sus líneas, por tipología de equipo, el alemán es del tipo que le puede venir bien a los de Sabella. Llevará la iniciativa de la posesión y dejará espacios a la contra. Además, en la zona Messi tendrá a Schweinsteiger, referencia en la posición en los últimos años sin ser esa su demarcación natural. Aunque de un tiempo a esta parte, de la mano de Pep Guardiola, esto ya no es tan marcado, juega en el mediocentro pero no actúa como uno. Dinámico, profundo, llegador y con aproximaciones constantes al costado, suele dejar su zona vacía para Kroos o Hummels, y en trancisión defensiva no protege su espalda como la protegería Xabi Alonso, Luiz Gustavo o Mascherano. Holanda mandó con él a Vlaar, pero Alemania jugará con línea de cuatro. Messi debería poder recibir en las inmediaciones de la frontal. A un regate, un pase o un disparo de mover el marcador de la Final. La cuestión, sin Di María, es quién le hará llegar el balón.

Mascherano y Biglia le pondrán voluntad pero les falta pie y, sobre todo, velocidad en el gesto. La solución debería pasar por Enzo Pérez, el sustituto natural del Fideo, o por un protagonismo extra como «repartidores» de los dos laterales. La otra opción sería convertir a Leo en el cartero. Jugar con él frente a Bastian, fijar a los centrales con Higuaín y entre los dos separar las líneas alemanas para que bien Lavezzi bien Enzo Pérez, entrando en diagonal, reciban entre líneas, le den tiempo al ataque argentino y permitan a Leo llegar arriba aún empezando abajo. Pocas armas como el regate de Messi para salir, pero eso implicaría alejar al crack del gol. Lo lógico sería que viéramos fases con los dos mecanismos, y que si el Messi mediapunta se termina imponiendo e Higuaín no se acerca al gol que nunca ha marcado, Sabella lo intente una última vez con Agüero. Después de un Mundial decepcionante del Kun, una buena versión del delantero del Manchester City, sería el sueño del seleccionador argentino para llenar todos los escalones de la transición ofensiva de la albiceleste.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.