Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Pep y su Guardiola

Pep y su Guardiola

La llegada de Xabi Alonso a Múnich no es un fichaje cualquiera. Ni para Guardiola ni para el Bayern. Muy probablemente tampoco para el tolosarra, que seguramente busque en Baviera una experiencia al nivel de las que vivió en Liverpool, Madrid o en su San Sebastián vecino. Tras la penúltima parada de su carrera, el mediocentro vasco habrá pasado por las manos de Benítez, Luis Aragonés, Mourinho o Guardiola. Para el de Santpedor, el nuevo 3 de su equipo es un estímulo y un reto. El primer mediocentro de su estilo que entrenará. Su primer Guardiola.

Por lógico viendo lo que tuvo, no deja de ser curioso que él que fue paradigma del 4, del mediocentro organizador, creativo y director, nunca presentara esa figura en sus equipos. En el mediocampo del Barça, después de unos primeros meses de Iniesta, mandó Xavi, y para acompañar al de Terrassa no existía mejor pareja que Busquets, un mediocentro más acompañante que origen, rápido en el toque y la continuación, hábil en la permuta y generoso a la hora de liberar la base para el movimiento de aproximación del 6. Tanto es así que, durante el segundo verano de Guardiola en Barcelona, Xabi Alonso, entonces en el Liverpool, se puso a tiro y Pep no movió ficha.

El técnico catalán, tras su inolvidable etapa culé, aterrizó en Múnich, donde encontró un paisaje bien distinto. Cuando llegó a Barcelona tenía a Xavi, Iniesta o Messi, y no tenía más que bajar la vista hacia el filial para encontrar a Busquets o Thiago Alcántara. El fútbol que pretende Guardiola es producto de la escuela Barça, de modo que no hay piezas más indicadas para ponerlo en práctica que las nacidas al calor del mismo fuego que en su día encendió Johan Cruyff. En Múnich no había tal cosa. Esperaban grandes centrocampistas como Schweinsteiger, Javi Martínez, Luis Gustavo o Toni Kroos, de nivel incuestionable pero que sentían un fútbol diferente al que sentía su nuevo técnico. Manos a la obra y con Thiago Alcántara bajo el brazo, Pep empezó la conversión. La más exitosa, la de Kroos; la más reveladora, la del hasta entonces lateral Philipp Lahm. Tras perder a Toni este verano, Guardiola ha tenido que volver a forzar  las posibilidades que le daba la plantilla, y durante la pretemporada ha insinuado en David Alaba, un proceso similar al que experimentó Lahm el curso pasado. Tenía que encontrar a sus centrocampistas, y como no los tenía, los creó.

Hasta que Javi Martínez se rompió y, perdiendo el doble rol que ofrecía el navarro, el Bayern tuvo que acudir al mercado. Para cubrir la parte de central de Javitxu, se trajo de Roma a Mehdi Benatia -de quién hablaremos en próxima fechas-, y para la de centrocampista, a Guardiola se le puso a tiro Xabi Alonso, y estavez no dudó en disparar.

https://dailymotion.com/video/kh6LPVGrRGOmhn8NkGo

En Xabi Alonso, Guardiola encontrará al nuevo líder de la medular, un rol que deja vacío el adiós de Kroos y que, además, el guipuzcoano desarrollará a partir de un libreto más cercano al que persigue el técnico catalán. El relevo de Toni a los mandos, y de Bastian en ascendencia. Epicentro de la posesión y actor principal a la hora de imponerle el ritmo deseado, no es dificil intuir que Guardiola va a reservarle al ex-madridista un papel preponderate en salida de balón. Amante de la salida lavolpiana, Alonso es, de la actualidad, el mediocentro más ajustado para ponerla en práctica. Dominador de la base y experto en el primer pase, sabe decidir y orientar el inicio de la jugada, es creativo con el cuero en los pies y, además, posee uno de los rangos de pase más amplios de la actualidad. La única duda es si, a sus 32 años, tendrá físico para sostener a lo largo de la temporada un papel en el que empiece la jugada como último hombre del equipo y la termine recuperando su puesto en mediocampo. Ya le pesó con Mourinho en 2012, y de eso ya hace tres temporadas.

Xabi

También para la parcela defensiva va a encontrar, Pep, soluciones en Xabi Alonso. Y no sólo por la profundidad que pueden dar sus envíos largos a los extremos o el recurso del balón a Lewandowski, ni por que si el equipo ataca mejor partirá con ventaja en transición defensiva. Sino porque, incluso cuando al Bayern le toque defender desde la inferioridad, como Xabi, sin balón, hay pocos.

Xabi1

Su llegada a Múnich, pues, es prácticamente perfecta. Pero implica cambios. Cambios que, si se suceden con normalidad -y a eso la superioridad del Bayern en Bundesliga ayudará- deberían repercutir positivamente en el equipo. Más allá de lo ya comentado en los párrafos anteriores, con el cambio de Kroos por Alonso, el Bayern mueve el foco de su centro del campo del interior al mediocentro. Cambiará, por lo tanto, el rol del segundo, pero también de los primeros, algo que debe beneficiar a los interiores que Guardiola tiene en plantilla. Ninguno estaba listo, a día de hoy, para asumir el relevo de Kroos, pero con Alonso su rol será distinto. De entrada porque el elemento jerárquico de la línea de medios será el tolosarra, y segundo porque, por estilo de futbolistas, les vendrá mejor que el técnico delegue la dirección en él. Al menos de momento. Especialmente Thiago Alcántara, apunta a hacer buenas migas con él.

Artículos relacionados:

Comments:5
  • Johan 9 septiembre, 2014

    Creo que te has equivocado. Xabi se pone a tiro en el segundo verano de Pep que es cuando le ficha el Madrid (ahí tiene a Busi + Touré). Mascherano llega al año siguiente.

    Reply
    • Morén 9 septiembre, 2014

      Tienes toda la razón, ya está subsanado. Gracias y disculpas por el error.

      Reply
  • Johan 10 septiembre, 2014

    Sin problema. Creo que tus posts son espectaculares.

    Reply
  • Quiniela 17 septiembre, 2014

    Xabi Alonso con los primeros partidos no ha dejado indiferente a nadie, no cabe duda del gran fichaje realizado

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.