Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Ser Rakitic en Sevilla

Ser Rakitic en Sevilla

En la operación que llevaría a Ivan Rakitic al interior derecho del Barça, la cesión de Denis Suárez fue el redondeo. Futbolista más importante del Barça B el pasado año desde una redescubierta demarcación de falso extremo izquierdo menos falso de lo esperado, Denis ha llegado a Sevilla para llenar, justamente, el hueco que dejó el croata con su fichaje por el club catalán. El gallego, que por contrato no podía, y por fútbol no debía continuar en el filial azulgrana, da así en un sólo paso, un salto de dos, que lo lleva a ocupar el espacio del jugador más importante del vigente campeón de Europa League.

El gran Sevilla del pasado curso fue el de Rakitic, Fazio y Bacca. Uno para liderar una defensa aculada que convirtió en fortín el área de Beto, el otro para lanzar y salir rápido en transición, y el último de los tres para matar arriba. Los tres armonizados por una idea que los potenciaba, del trío hoy ya sólo queda uno en el Nervión.  Se intuía, viendo las bajas y el perfil de alguno de los nuevos fichajes, que quizás Unai buscaría un cambio en la idea, un giro algo más asociativo y de temple en tres cuartos, en el que, no cabe duda, Denis se sentiría como pez en el agua. El técnico Guipuzcoano, sin embargo, competitivo como pocos, al menos de momento y partiendo de que únicamente llevamos disputadas dos jornadas, parece dar continuidad a la fórmula del éxito.

¿Y cómo afecta esto a Denis Suárez? De entrada le obliga a empezar los ataques desde más lejos, algo que para él -que parecía ir para interior- nunca ha sido demasiado problema ya que su capacidad para conducir el balón y trasladarlo de abajo a arriba es excelente, pero que mezclado con el comportamiento colectivo del Sevilla causa alguna distorsión. El balón siempre viaja más rápido con un pase que con una conducción, cruza el campo a más velocidad por el aire que pegado al pié, y el Sevilla de la pasada temporada era un equipo que atacaba muy rápido, casi sin paradas previas. Rakitic, si la recogía atrás, ponía el balón vertical a Bacca sin prácticamente pausar el juego. Eso Denis, al menos por ahora, no lo tiene, no ya porque tenga más pausa en su juego, sino porque pudiendo ser un pasador casi tan fino como el croata, él siente la asistencia desde la frontal y no desde una posición cercana a la divisoria. Sin ningún impedimento futbolístico para incorporarlo a su repertorio, no parece una tarea excesivamente costosa para Emery. De momento, esa aceleración en transición la está supliendo Bacca, que casi como origen y destino de la misma, recibe más atrás y asume galones dirigiendo la contra. El colombiano se ha hecho más grande, y en parte está cubriendo, también, el espacio de Rakitic.

Por otro lado, también están está notando Denis y el Sevilla, respecto a lo que fue Rakitic en el Sánchez-Pizjuán, que al ex del Barça B le está costando acercarse al nivel de constancia del nuevo 4 del Barça. Ivan siempre estaba, y Denis, con más frecuencia de la que se esperaría, se refugia en uno de los dos costados en una posición en la que, si bien sigue siendo capaz de recibir, lo que desde ahí produce es menos interesante para el conjunto hispalense. Como si la temporada jugando en banda izquierda en el filial blaugrana le hubiese revelado una nueva zona de confort. El salto para el chico es grande, y Emery, aunque se guarda las espaldas con Banega, lo sabe y lo mima. Tras una esperanzadora pretemporada, a Denis le están costando sus inicios en Sevilla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.