Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El pulpo y el expreso

El pulpo y el expreso

Gareth Bale y Sergio Busquets pelean por un balón aéreo. Uno de los deberes de Benítez al frente de la nave blanca era y sigue siendo encontrar una nueva fórmula para su delantera. La de Bale en la derecha, Cristiano Ronaldo en la izquierda y Benzema en punta se dio por agotada con la conclusión sin títulos de la temporada anterior a modo de sentencia. Dicho y hecho, desde el día uno el nuevo entrenador cambió el sistema y la colocación de determinadas piezas, con la nueva situación central de Bale por detrás del nueve como decisión troncal y paradigmática. El galés, un futbolista que desde ahí es capaz de proporcionar a la ofensiva movimientos muy amplios y desmarques incisivos en todas direcciones, iba a ser la llave para revitalizar el movimiento de los delanteros del Madrid. Con la banda derecha más fija, su continua invasión de las zonas de Cristiano y Benzema sería el interruptor que lo encendiera todo cuando los suyos tuvieran que abrir sistemas defensivos cerrado. A la contra, por su parte, pocas arrancadas más poderosas o conducciones más veloces que las suyas. Recibiendo a espaldas del mediocentro rival, la nueva ubicación de Gareth podía resultar devastadora.

A diferencia de Bale, Busquets llegará a la cita del sábado tras una de las mejores líneas de juego que ha tenido su carrera. Si las molestias aparecidas con la selección no revisten gravedad, hablamos de un argumento a favor de los culés como ahora Luis Enrique no tiene más de tres. Sin embargo, en su fortaleza Sergio esconde también su riesgo, pues la octópoda capacidad de robo del canterano, esa que ejerce a una altura muy alta del campo a menudo como el centrocampista más adelantado, si falla, abre la puerta a la recepción de un contrario a su espalda. Afortunadamente para el Barça, hace tiempo que no lo hace y que Sergio es capaz de detener el cuchillo antes de que la punta se clave en el parquet, pero el pasado más o menos reciente nos trae ejemplos que han resultado problemáticos. El de Vietto la pasada temporada se convirtió en uno especialmente hiriente, hasta el punto de que entonces Luis Enrique tuvo que tomar la dolorosa decisión de buscarle un relevo al cinco, dolorosa por el límite que esto supone para el potencial del juego del equipo. Salvo sorpresa mayúscula no será así en el Bernabéu, por mucho que el que pretenderá correr a su espalda vaya a ser El Expreso de Cardiff.

Artículos relacionados:

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.