Casemiro para Luis Suárez

Casemiro para Luis Suárez

Casemiro. Una pieza importante para Rafa Benítez en su Real Madrid.A Rafa Benítez debe gustarle mucho Casemiro. Sus equipos siempre han tenido un mediocentro de un corte parecido, y el madrileño es un técnico que los sabe convertir en estrellas. Sin embargo, la plantilla del Madrid es, grosso modo, muy de Ancelotti todavía. Modric, Isco, Kroos, James Rodríguez, Bale, Cristiano Ronaldo… Desde cada rincón del vestuario sale un futbolista creativo susceptible de jugar en mediocampo o en tres cuartos, a cual más bueno, afines entre ellos y, por lo que respecta a dimensión individual, todos superiores al brasileño. Benítez, que no por nada es considerado un gran técnico, entre cambiarle el alma a una plantilla de artistas o cambiar él, con lógica eligió lo segundo, y siguiendo esa línea empezó a andar el nuevo proyecto del Real Madrid.

Aparecía el 4-2-3-1 donde antes hubo un 4-3-3, pero los encargados de desarrollarlo eran prácticamente los mismos. De mediocampo hacia adelante, Modric y Kroos -ahora formando un doble pivote-, James en la derecha, Bale en la mediapunta, Ronaldo por la izquierda, Benzema en punta e Isco siempre que faltara alguno. Pero llegaron los primeros problemas en forma de lesiones en piezas capitales del engranaje y Benítez, probablemente de forma momentánea, reculó. Esperaría a Gareth, Karim, James o Luka a su manera. Regresó el 4-3-3 -ahora con CR de nueve- y en la medular Casemiro se adueñó de la demarcación de mediocentro. Su opulencia defensiva, sus estadísticas de balones recuperados, sus espectaculares cortes y su fastuoso despliegue físico escondieron en un primer momento que su presencia en el once apartaba de la base de la jugada a Modric y Kroos, algo que en las últimas semanas se está revelando como un inconveniente para que el Madrid puedo ofrecer su mejor cara, pues le supone una dificultad extra a la hora de llevar el balón arriba. Recuperadas ya buena parte de las piezas, no obstante, a las puertas del Madrid-Barça no parece que Benítez vaya a sacar al brasileño del equipo titular, pues en el clásico se juega una batalla en la que Casemiro debe ser el soldado blanco mejor preparado. Y se trata de una batalla que ya decidió el vencedor la última vez que estos dos equipos se vieron las caras.

El último clásico de la pasada temporada no fue de Leo Messi. El argentino estuvo muy bien defendido por el cuadro de Ancelotti tanto a nivel individual como colectivo. No lo pudo dejar en nada porque eso con el 10 no depende totalmente del rival, pero puede decirse que, más o menos, lo tuvo controlado. No así a Luis Suárez, gran artífice junto a Piqué de la victoria final del Barça. En el apoyo el uruguayo se impuso a los centrales madridistas -sobre todo a Pepe- y ofreció siempre una opción a sus compañeros para jugar con él mediante pase directo. A partir de ahí, protección de espaldas a portería y descarga para poner al ataque en velocidad de crucero y al azulgrana que recibía lanzado enfilando el área de Casillas. Cada vez que un culé mandaba un balón hacia adelante encontraba al charrúa, que para colmo forzó la falta que dio origen al primer gol y él mismo anotó el segundo. Para intentar que aquello no se repita, Benítez tendrá a Casemiro, que ya ante Atlético de Madrid, Celta o Paris Saint Germain ha sido importante en funciones parecidas. Cortando por arriba, anticipando por abajo o, si es necesario, deteniendo el ataque con falta, parece un argumento más convincente que el resto para un Madrid que, además, tiende a defenderse arriba posibilitando este tipo de salidas por parte de su rival.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: