Apuesta Umtiti

France's defender Samuel Umtiti arrives for a press conference at the Aguilera stadium in Biarritz, on May 21, 2016, during the team preparation for the Euro 2016 European football. / AFP / FRANCK FIFE (Photo credit should read FRANCK FIFE/AFP/Getty Images)

Apuesta Umtiti

Durante el verano de 2014, el F.C.Barcelona se despidió de dos de los futbolistas que habían marcado el ciclo más exitoso de toda su historia. Con Valdés y Puyol, por calidad, por trascendencia y por haber ocupado sus respectivas posiciones en el equipo a lo largo de más de una década, no sólo decían adiós dos mayúsculos futbolistas sino también dos arquetipos. Ser el portero o uno de los dos centrales del Barça, durante mucho tiempo significó ser Víctor Valdés o Carles Puyol. Ellos le dieron forma y contenido a la demarcación. Pero, ¿qué quería decir, en realidad, ser ellos? Anunciada su partida, teniendo que hacer frente a esta cuestión para buscarles un reemplazo, no se titubeó a la hora de trasladársela a quienes mejor podían contestarla: a los propios implicados. Sus respuestas sorprendieron. Contra lo que podía imaginarse, ni Valdés ni Puyol hicieron referencia, en primer lugar, a la gestión de la pelota. Señalaron ambos que el buen trato y sentido con el cuero se podía adquirir, y en su lugar se decantaron por cuestiones a priori más prosaicas como, en el meta, la capacidad de salir airoso del mano a mano contra el delantero, y a la velocidad en el caso del defensa.

«Puyol me ha pedido que el nuevo central sea rápido». Andoni Zubizarreta, marzo de 2014

 

Haciéndole caso a Puyol, aquel verano el Barça fichó a Jérémy Mathieu, y dos temporadas más tarde, ante la necesidad, de nuevo, de encontrar un refuerzo para la misma demarcación, la elección ha seguido la misma línea con la contratación del zaguero del Olympique de Lyon Samuel Umtiti. Central del Barça se puede ser de muchas maneras. La historia, incluso la más reciente, así lo acredita. Frank de Boer, Abelardo, Puyol, Rafa Márquez, Piqué, Abidal, Mascherano… más que un perfil cerrado al que ceñirse, lo que hay son una serie de líneas maestras que deben respetarse. Lo mismo sucede a la hora de formar las parejas, de escenificar la mezcla. Lo habitual es pensar en el juego de equilibrios, en la combinación de un central más dado a la salida y la organización defensiva con un acompañante más apto para la marca, la corrección a campo abierto y el apoyo físico como arma para solventar situaciones comprometidas. Pero también la redundancia funciona, y así lo demostraron, en direcciones opuestas, los primeros títulos de Liga de los ciclos que dirigieron en Barcelona tanto Frank Rijkaard como Pep Guardiola. La decisión, pues, tiene que ver, sobre todo, con las posibilidades y con las especificidades concretas del equipo en el momento en que tenga que introducirse la nueva pieza. Es eso lo que depura a un perfil pautado pero abierto al fin y al cabo.

El Barça actual, por ejemplo, menos dado al control incontestable y cómodo en el ir y venir pese a la evolución innegable de la última campaña, no lo sustenta todo desde el esférico, vive con naturalidad la alternativa. Aquella que en mediocampo se dio al ocupar con Rakitic el que venía siendo espacio de Xavi Hernández, y la que atrás ha cobijado a Mascherano al lado de Gerard Piqué por encima de otras opciones. Con el catalán como pieza fija, incluso Mathieu ha entrado con mayor adecuación al once que centrales de otro cariz como Vermaelen o Marc Bartra. Haciendo una primera descripción a partir de una división por tipologías de central convenientemente simplificada, a Samuel Umtiti cabe incluirlo en la de los Puyol, Mascherano y Mathieu, zagueros de velocidad, corrección, marcaje y capacidad para la cobertura hacia los costados.

El juego de Samuel Umtiti. Cobertura a la espalda del lateral izquierdo.

– Cobertura de Samuel Umtiti a la espalda de su lateral.-

 

Decíamos que para ser central del Barça y serlo con garantías, más que responder a un retrato robot severamente acotado y restrictivo, se trata de lidiar con una serie de constantes futbolísticas que, estas sí, habitualmente se mantendrán inmutables debido a la idea de juego, no ya del equipo, sino de la propia institución. En este sentido, hay tres difícilmente negociables, como son (1) la habilidad para jugar en una defensa adelantada situada a muchos metros de su guardameta y que, por lo tanto, conceda mucho espacio a su propia espalda, (2) la necesidad de tener que resolver situaciones defensivas en inferioridad e inmerso en escenarios de gran exposición debido a la cantidad de metros que gestionar y a las escasas ayudas, y (3) el imperativo de poder sumar y participar activamente con balón, aunque con él no se marquen diferencias, para darle la oportunidad al equipo de atacar con los once jugadores disponibles para ello. Samuel Umtiti, sobre el papel, cumple con las tres. Es un defensor que destaca por unas virtudes físicas muy pronunciadas: es rápido en el cruce, atlético, potente, ágil y resistente, veloz en la reacción y con una buena capacidad de salto. Características éstas que esculpen un armazón perfecto para amoldarse a jugar en una defensa tan adelantada como la que suele presentar el F.C.Barcelona, y que a lo largo de los años, en el Lyon, ha ido familiarizándose con las particularidades de tener que desarrollar su función a tantos metros del área propia. La parte más novedosa del reto para la mayoría de centrales que emprenden la aventura barcelonista, para Umtiti lo será menos.

 

«Un defensa puede ser bueno en otro equipo, pero hay que saber que aquí, en el Barcelona, se encontrará solo en el fondo la mayoría de las veces, con los laterales subiendo, con todo el equipo adelante y con 30 metros vacíos a la espalda. Entonces la situación será muy diferente a la de otros equipos donde jugará más arropado. Conociendo el cómo, entonces ir a buscar lo que necesitas, pero sin esta base es imposible». Pep Guardiola

 

El juego de Samuel Umtiti. Cobertura a la espalda del lateral izquierdo.

– Cobertura de Samuel Umtiti a la espalda de su lateral con defensa adelantada.-

 

Análisis del juego de Samuel Umtiti

– Respuesta de Umtiti ante un balón a la espalda de su defensa, llegando a la cobertura desde la izquierda a la derecha.-

El conjunto lionés en el que Umtiti se ha ganado el traspaso a un grande, ha venido mostrándose como un conjunto protagonista, de mucha presencia en la mitad contraria, apego por una salida desde atrás controlada y con la costumbre de proyectar con descaro a sus laterales. Jérémy Morel en la izquierda y Jallet o, sobre todo, el ex del United Rafael, son futbolistas a los que el Lyon desplegaba de forma más o menos recurrente para darle amplitud a sus ataques. Un pronunciado carácter ofensivo de los laterales del Olympique que a lo largo de las últimas temporadas ha impulsado y potenciado la que, a día de hoy, seguramente sea la mayor virtud de Umtiti: su capacidad para la cobertura en banda. Hasta el punto que desde la posición de central izquierdo, en ocasiones incluso puede llegar a cubrir la espalda del lateral del lado contrario cuando su compañero en el centro de la zaga ha sido rebasado por un adversario cerca de la raya. El recorrido de Umtiti en el plano horizontal es enorme, y a su familiaridad con las zonas más escoradas de la defensa seguro ayuda la experiencia que acumuló en el pasado jugando en el puesto de lateral zurdo.

En cuanto al vertical, como se ha apuntado al inicio del análisis, se trata de un central habituado a gestionar muchos metros a su espalda, que sabe contemporizar la contra rival aunque sus condiciones le empujen a confiar en la anticipación con más destreza que lectura, que a campo abierto mantiene la referencia del delantero contrario a vigilar y que pese a su apariencia maneja nociones en cuanto a colocación superiores a otros semejantes. Durante las últimas temporadas, la Ligue 1 no ha encontrado en él a un defensor desorganizado. Tampoco con el balón en los pies. No se trata de un futbolista muy creativo con la pelota a la hora de darle salida, pero sí de uno que demuestra buenos conceptos a la hora de iniciar el juego desde atrás, tarea que en el Lyon no sólo no esquivaba sino en la que participaba activamente. Notable técnicamente, de toque tenso y dirigido, sus fuertes en esta fase del juego son tanto el envío vertical superando línea de presión por dentro, la interpretación de las superioridades en el primer escalón del juego, así como su habilidad a la hora de dividir atenciones: conduce hacia adelante retando a la marca de un compañero y cuando ésta salta y abandona a su par, el central descarga hacia el hombre liberado.

El juego de Samuel Umtiti. Salida desde atrás dividiendo atenciones.

– Umtiti en salida de balón. Conducción, atracción del rival y pase vertical.-

 

En el lado de los contras, los dos que más deben subrayarse tienen que ver tanto con la vigilancia de delanteros de gran envergadura como con su capacidad para orientar los despejes. Sobre lo primero, la Eurocopa ha evidenciado que los progresos que ha realizado Umtiti durante las últimas campañas todavía deben continuar con tal de sufrir y conceder menos cuando le superan en cuerpo, pues ya sea bregando por la posición en disputa como atajando los intentos de salida directa y aérea del contrincante, la suficiencia del francés disminuye en comparación al resto de lances del juego. También cabe señalar, como un campo en el que todavía tiene un apreciable margen de mejora, la destreza del central francés a la hora de orientar sus despejes. Por ahora estas acciones, tanto en sus pies como en su cabeza, habitualmente se convierten en meros gestos defensivos, en formas de alejar momentáneamente el peligro, que no encierran en ellas mismas una posterior continuidad en ataque. Por norma, no son el primer paso hacia una posterior contra ni una ventaja para el compañero que debe controlarlos, sino más bien un entreacto entre una fase defensiva y otra de ataque.

Artículos relacionados:

 

 

– Foto Franck Fife/AFP/Getty Images

Comments:3
  • Miguel 11 agosto, 2016

    Umtiti ha de ser un central que se vaya haciendo al puesto, que se vaya puliendo, me parece una apuesta bien tirada puede salir mal o bien pero por condiciones, precio y capacidades del jugador, creo que es una opción con muchas posiblidades de ser exitosa. Albert crees que encaja en lo que pedias en tu planificacion para el puesto de central?
    Para mi las parejas de centrales que mas podrian cuajar aparte de la Pique-Masche, son Pique-Mathieu y Masche-Umtiti,

    Tras la baja de Vermaelen y la posiblidad de que no se acabe fichando el 4 delantero (por falta de candidatos validos) creo que podria estar bien incorporar otro central como Lemos (Mathieu tiene 33-34 años tarde o temprano perdera velocidad y su rodilla no garantiza muchos años mas ), que podria llegar el año que viene, u otro central que pudiera jugar de lateral derecho como Jedvaj o alguien asi.

    Por otra parte, me sorprendieron las palabras de LE en q decia q esta es la mejor plantilla q ha tenido, en su primer año tenia a Alves, Xavi y Pedro y no veo quien a reemplazado el nivel de esos jugadores, en numero quizas tenga mas jugadores de mas nivel pero en cuanto a grandeza de los jugadores ese año tenia mas cracks, los de ahora prometen pero ahora no son.

    Reply
    • Morén 12 agosto, 2016

      – Es mi duda con Umtiti. Entendiendo que el fichaje del central tenía una doble misión (inicialmente tercer central que mejore los minutos de Mathieu, Bartra y Vermaelen, y con el tiempo candidato a hacerse con un puesto de titular) creo que en cuanto a la primera el francés no debería tener muchos problemas para satisfacerla, pero sobre la segunda no me atrevo a mojarme todavía^^. ¿Estará Umtiti entre los 10 mejores centrales del mundo dentro de 3-4 años? Es una pregunta que yo a día de hoy no puedo responderme todavía.

      – ¿Y la Piqué-Umtiti? Centrándonos únicamente en los perfiles me parece la más complementaria de todas, porque a la mezcla «líbero+corrector» que tiene la Piqué-Mascherano suma la combinación diestro-zurdo.

      Reply
      • Miguel 12 agosto, 2016

        Si, la pareja Pique-Umtiti puede ser la segunda mejor y segunda mas usada pareja de centrales, pero cuando lo escribi, fue pensando en las rotaciones, de los suplentes, quien encajaria mejor con los titulares, Masche-Mathieu no me gusta y por eso puse Masche-Umtiti. y Mathieu con Pique creo que es con quien mejor juega, claro q al darle descanso a Masche, Umtiti es quien mas numeros tiene de jugar porque en teoria es su sucesor y el 3er central, pero Mathieu tiene que tener sus minutos tambien (hay q tenerlo activado) y no me gusta verlo con Mashe, y la ultima opcion el Umtiti-Mathieu al ser zurdos los dos creo q lo vamos a ver muy poco. Todo esto es pensando en partidos donde se puedan dar rotaciones como de Copa ,fase de grupos o algunos de liga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: